Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Hernández Hernández (Vidas de santos, III)

Hernández Hernández (Vidas de santos, III)

Escrito por: Hank10 abril, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hemos pensado que era necesaria una sección que glosara la obra y milagros de aquellos árbitros, presentes y pretéritos, que con sus designios han influido en la trayectoria deportiva del Real Madrid. En “Vidas de santos”, autores galernautas componen la hagiografía de estos ilustres colegiados que han ascendido al santoral de la ignominia.

El texto que se narra a continuación fue hallado en una cámara cerrada cuya ubicación no nos es permitido compartir por motivos de seguridad y confidencialidad. Y aunque desde La Galerna ponemos la mano en el fuego por la discreción de cada uno nuestros lectores, hemos preferido no seguir el ejemplo del FC Negreira y hemos decidido respetar las normas impuestas.

 

Este capítulo versará acerca de la vida y obra de uno de los colegiados actuales que más suspicacias levanta entre el madridismo. De hecho, es más que probable que si se hiciera una encuesta entre la afición blanca preguntando por el árbitro que consideran más antimadridista, el doble apellido más repetido sería el que protagoniza este evangelio: Hernández Hernández, actor principal indiscutible de varios de los episodios negros más recientes de la Biblia Blanca y seguramente el receptor de la mayor cantidad de improperios jamás recibida por parte de algún colegiado en el Santiago Bernabéu. Por fortuna, en los evangelios apócrifos de Hernández Hernández, su vida, obra y milagros se encuentran perfectamente conservados y los hechos están narrados por el autor de una forma totalmente neutra (bueno, a ver, se hizo lo que se pudo), de manera que el lector pueda decidir por sí mismo en qué creer.

Hernández Hernández

Alejandro José Hernández Hernández fue uno de los principales colegiados que predicó en el colectivo arbitral durante la época del Negreirato. Colegiado por el Comité Canario, Hernández Hernández nunca tuvo reparo en mostrar su barcelonismo desde muy joven para que nadie tuviera a bien dudar de la honestidad de su trabajo. Por este motivo y no por sus negreiros arbitrajes fue perseguido y martirizado por el madridismo de la época. Que el joven trencilla ascendiera velozmente en el comité canario que presidía su señor padre no es más que una muestra de las buenas capacidades que tanto se ha preciado de tratar de encontrar el CTA durante la época de Negreira.

Hernández Hernández niño

Una vez salió del ala de su padre, le costó más la promoción en las competiciones inferiores españolas. Estuvo cinco años y 103 partidos en Segunda división hasta que en el año 2012 recibió, emocionado como acostumbraba cuando la ocasión lo requería, la llamada del señor, que le comunicó su ascenso a La liga , dónde por fin pudo predicar libremente su palabra.

Hernández Hernández llamada Negreira

Una vez en primera división, el apóstol Hernández Hernández se soltó, dando rienda suelta al don más preciado que le concedió su señor. Ya saben ustedes que hay personas con determinados dones espirituales, como el don de lenguas o el don de la profecía. Hernández Hernández poseía el don de la visión. Sus ojos veían cosas que a la mortal vista humana se le escapaban. Por ello, muchas de las decisiones que hoy sabemos que formaban parte del Plan Superior de nuestro señor del CTA fueron en su momento incomprendidas, discutidas y señaladas. Antes de abordar sus obras más destacadas, es pertinente señalar las estadísticas de los partidos en los que Hernández Hernández predicó su palabra tanto al FC Barcelona como al Real Madrid.

Que el joven Hernández Hernández ascendiera velozmente en el comité canario que presidía su señor padre no es más que una muestra de las buenas capacidades que tanto se ha preciado de tratar de encontrar el CTA durante la época de Negreira

Hernández Hernández arbitró en 31 ocasiones al Real Madrid, de los cuáles el equipo blanco perdió en 8 ocasiones (un 26%). Al Barcelona le arbitró en 33 partidos, de los cuáles los azulgrana sólo perdieron 3 (un 9%). En cuanto a las tarjetas rojas, Hernández Hernández también realizó aquí su particular milagro de los panes y los peces, multiplicando las de los rivales de los culés. Mientras que el colegiado canario mostró 4 cartulinas rojas al equipo blanco y sólo 2 a sus rivales, al FC Barcelona le mostró 3 tarjetas rojas y 10 a sus rivales. Alabada sea su obra.

De manera similar a lo que sucedió con nuestro primer santo, Iturralde González, la palabra de Hernández Hernández no caló igual en el extranjero que en el país de la sangre y los toros. Pese a ser internacional desde el año 2014, apenas si predicó como árbitro principal en 8 partidos de Champions League en los 9 años posteriores, ninguno de ellos de reseñable importancia. Incomprendido en tierras ajenas, en 2023 aún no había llegado pitar un solo partido de mundial o eurocopa.

Hernández Hernández incomprendido

Pero quedarnos en las engañosas estadísticas supondría únicamente contar menos de la mitad de la historia y, por tanto, faltar a la verdad. Pecado que no hace justicia a la vida y labor de Hernández Hernández, que bien merece ser contada no por sus números sino por sus obras. ¡Y qué obras!

La fe que no hallaba en Europa sí la encontraba en el CTA de España, donde desde su ascenso y pese a las reticencias de los órganos europeos a concederle partidos de alto valor o dificultad se le designó para arbitrar en 6 clásicos en escasos 5 años, siendo el árbitro que más pitó en este período. Ya saben, las designaciones del señor del CTA son inescrutables. En ellos se desató el apóstol, impartiendo la escuela que venía mamando desde que era un benjamín, y en los que dejó que su don de la infinita visión arbitrara por él.

Incomprendido en tierras ajenas, en 2023 Hernández Hernández aún no había llegado pitar un solo partido de mundial o eurocopa

En sus dos primeros clásicos expulsó a Ramos (en el segundo de ellos por una entrada dura en la que el defensa blanco no llegó a tocar a Messi, pero el ojo divino de Alejandro vio el peligro que entrañaba aquella entrada y mostró la roja directa al sevillano, que acabó por decantar el encuentro para satisfacción del señor). En ese mismo clásico, tampoco tuvo a bien señalar un penalti de Umtiti sobre Cristiano Ronaldo. Al fin y al cabo, sólo le dio con la puntera en la espinilla. Si la visión mística de Hernández Hernández no consideró aquella jugada susceptible de pitar penalti, ¿quiénes son el resto de humanos para dudar del mismo, pues?

 

En el clásico de mayo de 2018, se vivió una de las mayores exhibiciones del profeta canario. Hernández Hernández no señaló un penalti aparentemente claro de Jordi Alba sobre Marcelo. Donde todo el mundo vio una patada del lateral catalán, Alejandro acertó a vislumbrar una repentina corriente de aire que golpeó la espinilla del defensa brasileño provocando una onda expansiva que le hizo caer dentro del área. En este partido, los madridistas pidieron las expulsiones de Messi o Rakitic por duras entradas a destiempo sin intención de jugar el balón, pero Hernández Hernández estaba ahí para promulgar la palabra de su señor y resultó que ese día la prédica trataba del perdón, razón por la cual, hay que decirlo todo, tampoco expulsó a Bale por una dura entrada con los tacos sobre la pantorrilla de Jordi Alba. Alabado sea el perdón siempre equitativo del CTA. También se criticó que concediera un gol de Messi tras una clara falta de Suárez sobre Varane. En esta ocasión, Hernández Hernández lo vio también, de ahí que se llevara el silbato a la boca, pero recordó en ese momento el plan divino de su señor, del cual ese partido era una parte vital, e hizo también oídos sordos de lo que le dijo su cuarto árbitro y
dejó seguir la jugada.

Falta Suárez Varane

La polémica que rodeó a este clásico hubiera bastado para mandar al colegiado que estuvo al mando del mismo a la nevera o al menos para impedir que volviera a arbitrar un partido de similares proporciones, pero la confianza del CTA en el don de este colegiado era ilimitada y tan sólo un año más tarde se le designó de nuevo para arbitrar un clásico. En esta ocasión no fue uno sino dos los penaltis que Hernández Hernández no consideró punibles. Tampoco su compañero De Burgos desde la sala VOR, ya instaurado el videoarbitraje en la competición española. Agarrones hay muchos, debió pensar Alejandro, y no se pueden pitar todos o los partidos se jugarían desde el punto de penalti. Tampoco mostró amarilla a Varane por el duro muslazo que asestó sobre los tacos de Lenglet, en un arbitraje en el que el colegiado canario se mostró piadoso con los blancos. No expulsó a Ramos aquel día, al fin y al cabo.

Penalti Varane Barça Penalti Varane Barça

También desde el VAR predicó nuestro profeta, cuando en el clásico de octubre de 2018 avisó a su hermano Sánchez Martínez de un penalti de Varane a Suárez del que no se había percatado el murciano. No vio necesario, en cambio, llamarle desde la sala VOR para sancionar al bueno de Luis Suárez tras este pisotón a Nacho. Donde cualquiera podría ver una acción de riesgo en la que el uruguayo pudo lesionar de gravedad al madrileño, el canario sólo vio un lance del juego y permitió al culé seguir divirtiéndose en el campo, campando a sus anchas. Cosas de la divina providencia.

Pisotón Suárez Nacho

Se tiende a tirar en exceso de la falacia cuando se habla de un cambio de paradigma en la carrera de Hernández Hernández. Los detractores de su palabra suelen sacar a colación el momento televisivo del colegiado isleño en el cual, ante las cámaras de canal plus y a corazón abierto y desgarrado, confesaba todo el dolor que le produjo el fallo cometido por su asistente al no conceder un gol fantasma del Barcelona ante el Betis. Por supuesto que Alejandro había visto aquel balón dentro, pero por respeto a su asistente, decidió dejar que este tomará la decisión final. Es una pena que Alejandro no pudiera en aquella ocasión resarcirse y disculparse por los graves errores de juicio que pudiera haber cometido y que afectaron al resto de equipos, como sin duda hubiera querido hacer el colegiado de Arrecife, pero ya saben cómo va esto de los programas de televisión, que a veces no da tiempo a todo y al final Hernández Hernández tuvo que escoger aleatoriamente uno de sus errores y dio la feliz casualidad de que fue aquel.

Perdón Hernández Hernández al Barça

Es cierto que las estadísticas avalan esta teoría, ya que previamente a estas palabras el porcentaje de victoria del Real Madrid con el canario era del 77% y tras estas declaraciones bajó al 25%, mientras que el equipo de la ciudad condal pasó de un 43% de victorias en 7 encuentros con Hernández Hernández a perder sólo uno de los 15 posteriores al reconocimiento de este error ajeno que tanto persigue en sueños al árbitro canario. Sin embargo, como se dijo anteriormente, con Hernández Hernández no hay que quedarse sólo con las estadísticas, sino contemplar sus obras.

Ya en 2016 su clásico había sido turbulento, con la típica expulsión a Ramos de toda la vida para desequilibrar el encuentro y una acción que cerca estuvo de marca más aún el devenir del partido. Un gol de cabeza de Gareth Bale que ponía el 1-2 para el Real Madrid, ya con diez, y certificaba la remontada. Ni corto ni perezoso, Hernández Hernández vio lo que nadie más aquel día y anuló el gol por falta del galés al saltar más alto que un Jordi Alba ya superado. Aquí pueden ver con la misma nitidez que lo hizo el canario la dura agresión del galés sobre el lateral catalán en el salto.

Gol anulado a Bale Barça

Independientemente de si hubo o no un cambio en su arbitraje, lo cierto es que tras aquel episodio, el señor del CTA debió quedar complacido con la humildad que demostró Hernández Hernández tras su profundo y sincero arrepentimiento y fue creciendo exponencialmente ese variable factor de corrupción (perdón, de corrección) arbitral sobre el colegiado de Lanzarote, pues fue designado en innumerables ocasiones para arbitrar a culés y merengues y el canario y su ojo mágico no decepcionaron.

En septiembre del 2017, en un Madrid-Levante que acabó en empate a uno, mostró la roja a Marcelo y dejó sin señalar un penalti sobre Theo Hernández. Aquí se aprecia la ausencia de contacto entre al jugador levantino y el francés.

Penalti no pitado a Theo Hernández

Un mes más tarde, el Girona gana 2-1 al Real Madrid en un partido en el que Hernández Hernández no vio penalti aquí (y por tanto no lo hubo) y concedió este gol en fuera de juego. Fuera de juego a ojos de mortal. El ojo de Hernández Hernández, en cambio, vislumbró con su infalibilidad habitual cómo debía de haber algún jugador blanco al fondo de la banda que lo habilitaba, aunque desgraciadamente las escrituras no parecen ponerse de acuerdo en esto último. De nuevo, es preciso realizar un acto de fe y confiar en la pericia del canario.

Penalti Girona Gol fuera de juego Girona

En marzo de 2021, Hernández Hernández protagonizó uno de sus episodios más célebres al ser llamado desde el VAR tras no ver en el campo una mano de Felipe que impidió un remate limpio de Casemiro. Hasta ese día, en cada ocasión en la que el canario había llamado por la sala VOR había cambiado su decisión. Aquel día, Alejandro mantuvo firme su decisión de no pitar penalti. En esta ocasión, la desgastada letra del evangelio en este episodio no permite determinar qué vio Hernández Hernández en aquella ocasión, pero algunos acólitos afirman que el apóstol pudo observar cómo, justo en el momento en el que iba a golpear el balón en el brazo de Felipe, una polilla de gran tamaño se cruzó en la trayectoria del mismo, impidiendo así que finalmente llegara a tocar el brazo del rojiblanco. Es una historia por confirmar, por supuesto, pero difícilmente se puede uno poner a dudar a estas alturas de Hernández Hernández y su negreiro juicio.

Mano Felipe

Es llamativa esta decisión en particular (a ojos de los mortales, claro está), ya que escasos dos años más tarde, en un partido de Champions League entre el Manchester City y el RB Leipzig, desde la sala VOR, el trencilla llamó al árbitro de campo a revisar una acción calcada. Los impuros como Courtois y el resto del madridismo clamaron ante esta presumible diferenciación de criterio frente a la misma jugada, pero sólo Hernández sabe lo que vio.

Mano City Leipzig

En cuanto a las obras del isleño en sus partidos arbitrados al Barcelona, destaca entre otros un encuentro ante el Valencia en el que facilitó que los culés alcanzaran el mensaje de su señor, expulsó con roja directa a Mangala en la primera parte y pitó un penalti para los azulgranas, que ganaron 4-2 aquel encuentro. Todo fuera por acercar a más adeptos la palabra del CTA.

Tras esto, llegamos al punto de lectura que todo galernauta ya anticipaba al comienzo de este texto: ese partido ante el Eibar en el que, con la liga en juego y el Barcelona cayendo derrotado por 1-2 en el Camp Nou, Hernández Hernández rescató a los blaugranas con dos penaltis que sólo un ojo experto como el del canario fue capaz de apreciar. Si en el de Neymar ya era difícil creer, para el de Jordi Alba hay que realizar un auténtico salto al más profundo de los vacíos que ni los más devotos harían.

 

En abril de 2019, el Villarreal se enfrentaba al Barcelona en su estadio. Tras remontar el 0-2 inicial y lograr el 4-2 en el minuto 80, los amarillos se las prometían muy felices, pero no contaban con el show de Hernández Hernández. En el 85, sacó roja a Álvaro por en una entrada normal en la que algunos dicen que Suárez fingió haber sufrido una agresión, pero al final es la palabra de unos pocos impuros contra la sagrada palabra y visión del profeta canario, que sirvió también una falta en la frontal del área para que Messi acercara la remontada. El partido acabó 4-4.

Pero no sólo en las jugadas polémicas es dónde destacó Hernández Hernández, como pudo apreciar el Mallorca en su encuentro ante el Real Madrid en casa en 2023, cuando el equipo mallorquín realizó casi 30 faltas, más del doble que el Real Madrid. Ambos equipos vieron la misma cantidad de cartulinas amarillas en un encuentro especial para el canario, en el que su selectiva visión permitió toda clase de faltas y agresiones contra el jugador del Real Madrid, Vinicius Jr, demostrando así que no sólo se podía predicar el mensaje de su señor desde las tarjetas rojas o penaltis, sino también desde los arbitrajes sibilinos, capciosos y cargados de doble rasero en las jugadas rutinarias. Después de arbitrar ese encuentro, Hernández Hernández también volvió a quedarse “tocadísimo”, afirmando ante Javier Herráez que había sido el partido más complicado de arbitrar de toda su carrera.

Javier Herráz Hernández Hernández Mallorca

Hasta aquí la vida y obras de Alejandro José Hernández Hernández que fueron encontradas en los evangelios y ha podido ser traducida hasta el año 2023. No se sabe con certeza qué más pudo deparar al porvenir de dicho profeta y la competición en la que impartía cátedra, pues el resto de los pergaminos quedaron dañados o borrosos. Sólo podemos pronosticar que probablemente siguiera usando su don para ayudar a las diversas aficiones a comprender el mensaje de su señor.

 

Getty Images.

 

Capítulos anteriores:

  1. Iturralde González (Vidas de santos, I)
  2. Rigo (Vidas de santos, II)

2 comentarios en: Hernández Hernández (Vidas de santos, III)

Regístrate y comenta

Deja una respuesta

Tweets La Galerna

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram