Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Antonio Esteva: "El gol de Cristiano es de los más grandes de la historia"

Antonio Esteva: "El gol de Cristiano es de los más grandes de la historia"

Escrito por: Jesús Bengoechea5 abril, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hay subtramas pintorescas en toda historia épica. El cantar de gesta es aquí el de Cristiano y su ya legendario gol a la Juve. La anécdota en paralelo, para contar a los nietos, es la de dos periodistas poniendo a prueba la conexión telefónica Tokyo-Turín a cuenta de la hazaña. El primer periodista está de vacaciones en Japón, pero un periodista nunca está de vacaciones. El segundo acaba, como quien dice, de vivir en primera persona un trozo de la Historia del fútbol, y se las ha apañado además para contarla en directo a sus espectadores de Antena 3. En la voz de Antonio Esteva aún vibra la emoción cuando, después del partido, logro contactar con él.

P: ¿Cómo lo has vivido?

R: Ha sido algo inenarrable. He perdido la voz cantando el gol. Era muy difícil sustraerse a la emoción del saber que acabábamos de ver algo histórico. "Dios mío, Cristiano, ¿qué has hecho?", grité. La secuencia fue parecida a la que experimenté cantando el gol de Zidane en Glasgow. Al principio casi no reparas en la excelencia estética de lo presenciado. Solo eres capaz de interiorizar que has vivido en directo algo absolutamente único. Cuando a Zidane le baja del cielo ese balón de Roberto Carlos en la final de la Novena, no se te ocurre que la va a empalmar. Piensas que la va a controlar, porque ¿cómo demonios se le va a ocurrir intentar eso (no digo ya lograrlo, digo intentarlo siquiera)? Con el gol de Cristiano pasa lo mismo. Cómo se te va a ocurrir que Cristiano va a cazar de espaldas a puerta un balón que alcanza los 2,20 metros de altura?

P: Estás hablando de dos goles extraordinarios y muy importantes en la Historia del Madrid que has tenido el privilegio de cantar en directo, y te tengo que preguntar con cuál te quedas...

R: En rueda de prensa, en tono de broma, Zidane se jactó de que el suyo fue más bonito. Hay que poner cada gol en su contexto. El de Zizou llega en una finalísima de Champions después de que Lucio anulara en un córner la ventaja inicial del Madrid con el gol de Raúl. El Madrid no se amilanó ante aquel Leverkusen y el acoso merengue al término del primer tiempo desembocó en la proeza del marsellés. El escenario de este gol sideral con el que Cristiano acaba de asombrar al mundo no se queda muy atrás en términos de importancia y dificultad. Ten en cuenta que hablamos de un estadio en el cual el Madrid no había ganado en ninguna de las cuatro eliminatorias anteriores de Champions. Qué mejor manera de despedazar ese récord negativo. Es además el encuentro del linaje, de la dinastía. Difícilmente puedes poner frente a frente a dos escuadras con más solera en Europa que Juventus y Real Madrid. Entre los equipos (bien uno, bien otro, bien los dos a la vez) han disputado 26 finales de la Copa de Europa, más de un tercio de las mismas, casi la mitad. Hablamos de tradición. Hablamos de legado. Son equipos cuya historia les mantiene siempre prestos para la lucha hasta el final, porque por Historia se sienten campeones. Y es en ese contexto donde Cristiano regala al mundo esta obra de arte. Es un gol que está a la altura de los más soberbios de la Historia del fútbol, no solo del Madrid. A la altura de lo de Maradona ante Inglaterra, o del empalme de Van Basten con Holanda.

P: Da la sensación, por seguir con la comparación zidanesca, que en el gol del francés en Hampden Park hay más de improvisación, de rapto de inspiración. Cristiano, en cambio, lleva años intentando meter este gol.

R: Así es. Años. Y fíjate el marco en que ha ido a marcarlo. En cuartos de Champions y ante unos italianos que (por mucho que ahora se pretenda, increíblemente, descalificar como equipo en decadencia) han jugado dos de las últimas tres finales de la máxima competición continental. Es verdad que en el gol de Zidane hubo menos de entrenamiento y más de rapto repentino de inspiración. De hecho, cuando en RMTV hicimos el especial "En el corazón de la Novena", tratamos que repitiera el remate a puerta vacía y con las cámaras, y lo cierto es que le costó mucho. Hubo que repetir la toma varias veces.

P: La sensación auditiva, desde casa y a través de las imágenes de televisión, es que la respuesta del público es efectivamente impresionante ante el gol del portugués. Tú lo viviste in situ desde tu cabina de comentarista. ¿Fue tan abrumador como parece?

R: La reacción del público fue impresionante. Es ese señorío de gran enjundia que caracteriza a las aficiones de los más grandes, como sucedió en el propio Bernabéu cuando Ronaldinho fue aplaudido, o en Old Trafford cuando se hizo lo propio con Ronaldo Nazario. En Turín, Cristiano les regaló un instante para la Historia y los tiffosi supieron premiárselo con caballerosidad. Eso tiene mucho mérito, porque hablamos de un campeón con el orgullo herido. Hay un instante de silencio estupefacto tras entrar el balón en la portería de Buffon, y luego, espontáneamente, comienzan los aplausos, que son masivos. Es muy de destacar la réplica del propio Cristiano a esos aplausos, agachando la cabeza con la mano en el corazón, casi pidiendo perdón, en un gesto de gran humildad que probablemente no se le reconocerá como se debiera.

P: Bueno, ¿pero es que se le reconoce algo a Cristiano y al Madrid? Tú mismo has saltado durante la retransmisión con un comentario similar a este. Falta reconocimiento.

R: Efectivamente. Es curioso, porque yo no veo en el madridismo problemas a la hora de reconocer la magnitud descomunal de Messi o de otros rivales. Pero no detecto algo recíproco por parte de los no madridistas cuando corresponde ponderar al Madrid.

P: ¿No te parece que la dimensión antológica del gol de Cristiano ha eclipsado otras cosas del partido, como la inenarrable intervención de Keylor ante Higuaín?

R: Sin duda. Es normal que todo quede en sombra ante lo de Cristiano, pero se trata de una parada de las que yo llamo ganadoras. Dybala lanza una falta lateral y el remate del Pipita, a quemarropa, es salvado por los reflejos del tico, que es el amo en esa línea. Espectacular.

P: volviendo a Cristiano y para terminar, ¿cómo contextualizas este gol en este momento de su carrera?

R: Es el golpe supremo a todos lo que le intentan enterrar profesionalmente. Cristiano se reinventa cada día, y este gol ha sido su máxima refundación. Ahora es el gran goleador al primer toque.

Lo ha dicho Buffon: "Nunca había visto un goleador con ese instinto". Es voraz. Es insaciable. Y nos acaba de regalar la más gloriosa muestra de su apogeo.