Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El final del concepto BBC

El final del concepto BBC

Escrito por: Antonio Hualde16 agosto, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Hubo un tiempo en que cada verano el Madrid traía uno o dos fichajes de campanillas. Dicho tiempo pasó, por pura lógica: no era necesario. Mejorar la columna vertebral del primer equipo -Keylor, Ramos, Modric y Cristiano- era poco menos que imposible, y para traer por traer ya están otros. Sin embargo, el panorama ahora es distinto. Con Cristiano fuera y Bale y Benzema en plan Rain man toca replantearse un concepto hasta hace nada inamovible: la BBC.
4 goles en liga. 4 tristes goles. Es verdad que Benzema se asocia -se asociaba- con Cristiano como nadie, así como también que su aportación al equipo las dos últimas temporadas ha sido paupérrima. Sus destellos de calidad se han quedado en eso, destellos, cada vez más intermitentes. Su periplo judicial extradeportivo es tan conocido como poco ejemplar, y es un hecho que la selección francesa no le ha echado de menos a la hora de ganar el Mundial.
Bale, por su parte, se salió en la final de la última Champions. En todos los sentidos. E igual que en el caso de Benzema, sus dos golazos en Kiev -se habla sólo del de chilena, pero el otro también lo fue, con independencia de la “aportación” de Karius- han sido lo mejor de dos años bastante grises. A nivel endógeno, cuando no está lesionado -aspecto poco frecuente- su aportación al juego del equipo es manifiestamente mejorable, como le hizo notar el propio Cristiano en el vestuario más de una vez. Y es aquí, en el vestuario, donde radica otra de sus carencias: su palmaria falta de integración. Apenas se relaciona con sus compañeros -llegando a no celebrar goles si estaba en el banquillo-, sólo habla con la prensa británica, y en 5 años ha sido incapaz de hablar públicamente en español o de mostrar el más mínimo interés por la ciudad donde vive. Los que solo hablan de Kiev quizá deberían recordar lo mucho que ha lastrado al equipo en liga y copa.
Sin embargo, lo más irritante del tema Bale es la beligerancia de su club de hooligans, incapaz de encajar una sola crítica del galés. Cuando Isco, Ramos o Marcelo hacen algo mal se dice -con bastante crudeza, por cierto- y ya está. Pero Bale no. Él tiene patente de corso, incluso para aguar la celebración de la última Champions humillando a sus compañeros al exigir -en inglés, claro- que o volvía a la titularidad por decreto o se chivaba a su agente para que le buscara acomodo. Pero en esto último, lo de las declaraciones extemporáneas, se lleva la palma Cristiano.
El portugués ha sido el jugador más determinante en la historia del Madrid, lo cual es mucho decir en una institución donde han estado Di Stefano y Paco Gento. Basta echar un vistazo a lo que ha conseguido el club durante estos 9 años gracias a él…y viceversa. La diferencia es que el Madrid seguirá adelante sin Cristiano, mientras que Cristiano no volverá a ser el mismo sin el Madrid. Su ego descomunal y sus salidas de tono verbales no pueden, sin embargo, obviar a un buen tipo dentro y fuera del campo, querido por compañeros y afición y que sin duda sentirá mucha añoranza en breve. Quiso venir en su momento, y ahora ha querido irse. Hacienda fue la causa -que no la culpable-. Punto. Igual que en el caso de Pepe, es mejor recordar su excelso fútbol en lugar de su agria despedida.
Lo cierto es que a día de hoy el Madrid no tiene un jugador franquicia stricto sensu. Y quiera Dios que el que venga no sea Neymar. Respetando mucho a mis compañeros de La Galerna, no creo que el llamado proceso de chamartinización pueda servir con el brasileño. Por bueno que sea -que lo es- su comportamiento dentro y fuera de los terrenos de juego deja mucho que desear. Es una bomba de relojería para cualquier vestuario, amén de exponerse a sus continuas veleidades. No ha sido nunca el Madrid un club de vedettes, ni debería empezar a serlo ahora.  ¿Podría otorgarse galones a Bale y Benzema? Podría, aunque creo que la solución va por otro lado. Permutar el modelo BBC por otro de “más equipo” donde corran 11 y defiendan 11 -incluidos Bale y Benzema; habría que enseñarles cómo se hace- sería una apuesta interesante. Y si además, en la medida de lo posible, se dejan de lado las urgencias de siempre y se permite a Lopetegui trabajar con paciencia, los resultados llegarán.
Abogado,historiador en ciernes,investigador en Fund.Ortega y Gasset.Escribo en Diplomat in Spain,El Imparcial,Actuall,La Galerna. Radio Internacional.Scout

24 comentarios en: El final del concepto BBC