Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Los errores de Zidane ante el Manchester City

Los errores de Zidane ante el Manchester City

Escrito por: Quillo Barrios11 agosto, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El entrenador del Real Madrid no aportó soluciones desde la zona técnica

Minutos después de decir adiós a la Champions League 2019/2020, Varane salió ante los medios de comunicación a responsabilizarse de la derrota sufrida en el Etihad. El central francés entendió que sus fallos individuales -dos errores, dos goles- condenaron a un Real Madrid incapaz de recomponerse y engancharse a la eliminatoria. Sin embargo, y pese a la ejemplar actitud de Varane que tan bien retrata Athos Dumas, la debacle europea va mucho más allá de la noche de pesadilla del internacional galo.

Todo empezó en invierno, cuando Zidane decidió que Kroos no tenía cabida en un once que buscaba tener el balón. Aquella ausencia desnaturalizó al Real Madrid y generó comodidad en un Manchester City que no se sintió superado ni siquiera cuando fue por debajo en el marcador -el gol de Isco a pase de Vinicius puso en ventaja al conjunto blanco-. Aquel ataque de entrenador -dicho con respeto aunque parezca lo contrario- todavía resuena en la cabeza de muchos madridistas que entienden la eliminatoria como un recorrido de 180 minutos, no un accidente de hora y media. El actual campeón de Liga fue de más a mucho menos y en la segunda parte terminó por naufragar. El City remontó sin demasiadas dificultades y dejó muy cuesta arriba el envite. Además, De Bruyne, la gran amenaza de Guardiola, campó a sus anchas hasta el punto de someter al Real Madrid una vez superada la primera hora de juego. Es decir, Zidane falló sentando a Kroos y también al ser incapaz de incomodar a De Bruyne. La dirección de campo, tibia y tardía, contrastó con la acertada y agresiva de Guardiola. El 1-2 final no sorprendió a nadie. De hecho, se llegó a tomar con cierto conformismo el resultado debido a la manifiesta superioridad del City en la segunda parte.

En el Etihad, y tras un sprint casi perfecto tras el confinamiento, Zidane entendió que la remontada pasaba por el caduco centro del campo formado por Casemiro, Kroos y Modric -la pieza del croata es la que chirría si no añades una pieza más en esa zona-. De los cuatro centrocampistas de la ida -sin Kroos- al ya débil 4-3-3 de la vuelta. Esquema más arriesgado, sin duda, y también entendible, dicho sea de paso, ya que había que buscar, como mínimo, dos goles. El problema estuvo en la elección de los integrantes -volvemos a un Modric que lleva tiempo pidiendo a gritos un contexto con cuatro centrocampistas- y la lectura táctica, ya que De Bruyne volvió a exhibirse y el Manchester City encontró en el pasillo central una zona virgen por la que poder cabalgar con insultante comodidad. Hasta el propio Walker -lateral derecho- rompió líneas varias veces apareciendo por dentro. Varane y Casemiro hicieron el peor partido en años, sí, y el propio Hazard estuvo a años luz de lo que se espera de él, pero Zidane volvió a errar y no aportó soluciones desde zona técnica. No apostar por Vinicius -único futbolista de la plantilla capaz de sobrevivir a cualquier sistema y contexto- es inexplicable a todas luces. Darle minutos a Jovic tras un año en el ostracismo, más de lo mismo. Cambios que no llegaron o lo hicieron mal y tarde. Gestión para olvidar.

Ahora toca pararse y reflexionar, preguntarse qué rol quiere Zidane para jugadores tan importantes como Vinicius o Fede Valverde y analizar lo que se ha hecho mal -vender al lateral derecho suplente y vivir a base de parches- o lo que se ha dejado de hacer -meter en dinámica a ciertos futbolistas-. El técnico francés es el máximo responsable del éxito en Liga, pero también el que debe asumir el fracaso -perdón por el término- en Copa y Champions. Toca tomar decisiones, muchas de ellas tan dolorosas como necesarias. Hágase.

 

Fotografías Getty Images.

 

Quillo Barrios
Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

20 comentarios en: Los errores de Zidane ante el Manchester City