Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
En buena lid: Su Majestad la Champions

En buena lid: Su Majestad la Champions

Escrito por: Daniel Vila García15 febrero, 2024
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Señoras y señores, esto es la Champions. Su Majestad volvió por todo lo grande y nos recordó su verdadero significado.  El estadio Zentralstadion Leipzig presentaba un aspecto mágico. Y el encuentro estuvo a la altura de unos octavos de Champions. Fue un partido disputado de noche grande. Por si alguien había olvidado qué es el fútbol de élite, el partido del martes se lo recordó. El R. B. Leipzig es un hueso duro de roer que jamás retrocede y tiene por bandera un fútbol vertical agotador. El equipo germano arrancó con un ritmo endiablado y nos tuvo encajonado los primeros minutos. Rápidamente el Madrid se recompuso desde la defensa. Genial la vuelta de Nacho Fernández. Me gustó muchísimo la dupla que conformó junto a Aurélien Tchouaméni. Necesitamos del vigor de ambos pues debemos solventar la baja de Antonio Rüdiger con todas las garantías posibles.

Hay noches que consolidan una carrera. El partido tuvo dos protagonistas: Brahim Díaz y Andriy Lunin. El mediapunta malagueño cuajó otro partido sobresaliente. Gambeteó todo lo que pudo, apareció en huecos imposibles e hizo varios rotos a la defensa rival. Su gol en el minuto 48 ya pertenece a la memoria de todos los aficionados. De nuevo, providencial. Aún necesitamos volver a ver la jugada porque no entendemos cómo logró zafarse de los defensores ni cómo arrancó la jugada tras una tarascada y todo acabó en un final feliz de los que dejan con la boca abierta al aficionado más desapasionado. Sea como sea, consiguió sacarse de la chistera un golpeo maravilloso que colocó con la suficiente maestría para dejar anonadada a toda Europa. Por su parte, Lunin se coronó. El meta de Krasnohrad tuvo nueve intervenciones casillescas. Demostró el porqué fue fichado en su día por el Madrid y se reafirmó como el guardameta titular de la plantilla. Estuvo acertado en todo, incluso en los balones aéreos.

Lunin

El Real Madrid llegaba al partido contra el R. B. Leipzig con los deberes hechos. Tras deshacerse cómodamente del Girona Fútbol Club, su perseguidor por el título de Liga y el equipo de moda en nuestro campeonato, las sensaciones eran muy positivas. A pesar de todas las bajas, maldición bíblica que ha jalonado toda la temporada, el equipo transmite ser un bloque sólido a prueba de bombas. Si bien es cierto que el Leipzig está quinto en la Bundesliga, es un equipo con más resortes de los que parece. Jugadores como Openda, Sesko o Baumgartner completan con Dani Olmo una propuesta de juego de presión alta, buena posición y juego vertical.  En la rueda de prensa previa, Ancelotti destacaba el juego aéreo de los germanos y las rápidas transiciones en fase ofensiva. Y así fue. Victoria por la mínima pero importantísima para la vuelta en casa el miércoles 6 de marzo.

 El Real Madrid tiene todas las cartas sobre la mesa. En Liga la cosa está bastante encarrilada. Y en Champions, el baile acaba de empezar

Uno de los fenómenos más fascinantes de la naturaleza es la carrera del salmón. Al parecer, el salmón es el único pez capaz de remontar el río contra la corriente. Entre octubre y noviembre, los salmones adultos regresan a las aguas donde nacieron para desovar remontando cursos de agua dulce con una precisión inexplicable. Pues bien, el Real Madrid también posee esta cualidad. Tras las bajas de Nacho Fernández, ya recuperado, y Antonio Rüdiger, se suma la de Jude Bellingham. El internacional inglés tiene un esguince que le tendrá fuera de los terrenos de juego tres semanas. El apartado de lesiones en esta temporada obedece al terreno de lo paranormal. Como bien señalaba Ancelotti en la rueda de prensa tras el partido del Girona, el sábado pasado batimos un récord en la historia del fútbol mundial: jugar un partido sin centrales naturales. Y para colmo, en un encuentro glorioso del equipo, sufrimos una baja más: la de Bellingham. El parte médico del club era claro al respecto: «Tras las pruebas realizadas hoy por los Servicios Médicos del Real Madrid a nuestro jugador Jude Bellingham se le ha diagnosticado un esguince de alto grado en el tobillo izquierdo. Pendiente de evolución».

Bellingham frente al Girona

El sábado el Madrid consiguió dar un paso de gigante para la consecución del título de Liga. No en vano, supo zafarse de su perseguidor con una goleada de campeonato. Apremiado por las urgencias atrás, el equipo salió concentradísimo y serio como si se tratase de una final. Dicen que lo importante es el viaje, no el destino. Y así está siendo esta temporada. Vinicius Júnior abrió el marcador con un golazo marca de la casa. El brasileño ganó una carrera y en plena internada decidió sacarse de la chistera un disparo preciso e imparable para el meta rival. Para el recuerdo, el pase con el interior que dejó solo a Bellingham que se zafó del guardameta con un regate propio de Ronaldo Nazario. El tercer gol vino de otra jugada espectacular de Vinicius que acabó dejando un rechace a placer para Bellingham. Y el cuarto, tras un robo de Vinicius, Rodrygo hizo uno de sus goles preferidos que consiste en ir dejando atrás a rivales y disparar ajustadísimo a portería para batir a un Paulo Gazzaniga que salió del Bernabéu con cuatro goles.

El Real Madrid tiene todas las cartas sobre la mesa. En Liga la cosa está bastante encarrilada. Y en Champions, el baile apenas ha comenzado. Si bien es cierto que la victoria en Alemania nos da un empujón importante para afrontar la vuelta y encauzar nuestro pase a cuartos. El R. B. Leipzig es un rival serio al que tenemos que vencer en el Bernabéu con todo nuestro ímpetu. Señoras y señores, ocupen su localidad porque el espectáculo acaba de empezar.

 

Getty Images.

3 comentarios en: En buena lid: Su Majestad la Champions

  1. Eso de "genial la vuelta de Nacho" ...... Me va usted a perdonar, pero Nacho lleva ya un tiempo que no es el Nacho que conocemos y que todos queremos que se quede aquí hasta que su nieto le dé el relevo

  2. Me gustan las celebraciones de Bellingham, mucho. Pero la encogida de hombros de mi paisano como diciendo, si yo solo pasaba por aquí, esa, esa es sublime.
    Ains, cuánto nos van a hacer disfrutar estos dos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Se pasó ocho años @antoniohualde despotricando de Bale porque no hablaba español. Ahora le parece que Bellingham en cambio bien... aunque tampoco habla español.

Sin embargo, creo que le entiendo, aunque no comparta su texto.

Estamos ante un escenario -en fútbol y baloncesto- que puede hacer de 2024 el mejor año deportivo de nuestras vidas.
Concentración, humildad y ¡a por ello!
¡VAMOS REAL!

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram