Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El honor de Xabi Alonso

El honor de Xabi Alonso

Escrito por: Mario De Las Heras27 noviembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Siempre hay un lugar donde los caballeros acaban reconociéndose. Uno puede haber creído ver a un caballero toda la vida, a un hombre, y luego descubrir que no era tanto. Esto pasa a menudo. Lo que no sucede casi nunca es la certificación de la caballerosidad, de la hombría, entendida como ese honor antiguo. El honor del que ya no se habla, ni se escribe, pero que en algunos hombres todavía está presente.

Xabi Alonso ha sido absuelto de la acusación de delito fiscal, acusación por la cual otros futbolistas pactaron con la Hacienda española el pago de una cantidad a cambio de la retirada de sus imputaciones. Desde aquí parece un arreglo sencillo, pues no debe de ser un problema muy grave para un millonario desembolsar una cantidad importante si de ese modo desaparece la inquietante amenaza de la cárcel.

Desde aquí parece un arreglo sencillo, pues no debe de ser un problema muy grave para un millonario desembolsar una cantidad importante si de ese modo desaparece la inquietante amenaza de la cárcel.

Porque era una amenaza real, aparte de que debía de ser un procedimiento recaudatorio estupendo. Hubo un tiempo en que a uno le parecía escuchar, al leer las noticias, el constante ¡cling! de la caja registradora del erario, al que yo imaginaba gordo y sonrosado como un acaudalado tendero de la vieja Little Italy que hubiese encontrado un filón sobrevenido de negocio.

Veo a todos esos futbolistas imaginándose una mano negra extenderse hacia sus dineros, los cuales desembolsaban sin pensarlo con tal de borrar de su cabeza la imagen viva del escarnio y de la prisión. A nadie pareció importarle entonces la virtud del honor, quizá nublada por horribles visiones del castillo de If. Sólo le importó a Xabi Alonso, que se negó a aceptar la acusación y a transigir con el acuerdo.

A nadie pareció importarle entonces la virtud del honor. Sólo le importó a Xabi Alonso, que se negó a aceptar la acusación y a transigir con el acuerdo.

Yo pienso en Xabi Alonso como en Edmundo Dantés y me cuadra. Esa barba rubicunda y cerrada de Alonso sin afeitar durante años tiene que ser una barba de conde de Montecristo, pero no quiero irme por las Dumas, por mucho que piense en sus asesores como en el abate Faria, bajo cuya dirección contable el ex jugador madridista constituyó la sociedad investigada.

 

Hasta cinco años de cárcel (y multa de cuatro millones) se llegó a pedir al principio del procedimiento. Los fiscales de Delitos Económicos de Madrid no vieron indicios y rechazaron seguir con la causa. Fue la Fiscalía General del Estado la que decidió continuar pese a todo. Qué casualidad que eran los tiempos rulfianos en los que a Messi lo aclamaban a las puertas del juzgado.

Según el diario El Mundo, por fuentes recogidas de la propia Fiscalía, la entonces Fiscal General, Consuelo Madrigal, habría “hecho valer el carácter jerárquico del cuerpo para no dar la impresión de que el Ministerio Público hacía distinciones entre el Real Madrid y el Barcelona”. Esa fue la impresionante razón, al parecer, por la que se mantuvieron las acusaciones por tres presuntos delitos cometidos por Xabi Alonso.

la entonces Fiscal General, Consuelo Madrigal, habría “hecho valer el carácter jerárquico del cuerpo para no dar la impresión de que el Ministerio Público hacía distinciones entre el Real Madrid y el Barcelona”

Dichas acusaciones consistieron en que Alonso había creado una sociedad en Madeira para ceder simuladamente sus derechos de imagen mientras residía en Liverpool, y la mantuvo cuando ya era residente en España. La sociedad no estaba en ningún paraíso fiscal ni se había transmitido gratis como sí sucedía en los demás casos de futbolistas, pero aún así se forzó el proceso de igual modo.

Se podría decir que era una tarjeta apremiadora del árbitro para compensar, o así se deduce de las fuentes de El Mundo. Una tarjeta tributaria para igualar este presuntamente vergonzante partido fiscal cuyas normas, además, fueron cambiadas en mitad del juego, a las que todos los futbolistas imputados se plegaron menos Xabi Alonso, consciente, conocedor y responsable de sus actos (desafiando con esa vieja hombría a la amenaza del escarnio y de la prisión), al que ahora (a él y sólo a él) la Audiencia Provincial le restituye casi de manera romántica (y legal) el honor.

Ha trabajado en Marca y colaborado en revistas como Jot Down o Leer, entre otras. Escribe columnas de actualidad en Frontera D. Sobre el Real Madrid ha publicado sus artículos en El Minuto 7, Madrid Sports, Meritocracia Blanca y ahora en La Galerna.