Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
De héroes británicos y hacer de la necesidad virtud

De héroes británicos y hacer de la necesidad virtud

Escrito por: Pablo Rivas3 septiembre, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Cuando uno busca apoyo para afrontar una decepción, a menudo se topa con una caricia en el lomo acompañada de la sempiterna muletilla supuestamente reconfortante: “No te preocupes, que lo que sucede, conviene”. Hay que reconocer que, momentáneamente, la frase funciona; durante un instante el problema queda relegado a un segundo plano, puesto que la preocupación principal pasa a ser cómo contener la oleada de furia que te insta a golpear el bobalicón rostro del original consolador. Bromas aparte, es cierto que resulta una estrategia inteligente superar un chasco valorando las virtudes que aún se conservan y buscando el lado positivo al enfrentamiento con la frustración. De modo que quizá pueda servir de ayuda a ese sector del madridismo que anda aún desilusionado con el hecho de que Mbappé, de nuevo, se haya resistido a imitar a Jacques Brel entonando el Ne me quitte pas y arrastrándose ante Florentino, mientras suplica perdón por su cobardía.  

En mi caso particular, ya confesé muchas veces que para la felicidad plena no necesito más que el retorno de ese acompañante vital que es el Madrid, sin requerir de otros estímulos adicionales ni sentir amargura por ninguna ausencia. Sin embargo, haremos un esfuerzo y, siguiendo el mandato del mentado latiguillo, intentaremos hallar razones para el optimismo, para así amparar a los madridistas menos estoicos. Aunque tampoco es que se precise demasiada imaginación, en esta ocasión. En las primeras jornadas del campeonato de Liga ha emergido ante nuestros ojos una figura colosal, que estoy seguro servirá de alivio incluso hasta a los espíritus más torturados. Hablo, por supuesto, de Jude Bellingham.

Jude Belllingham

Existe otro tópico por ahí que alude a la dificultad que tienen los jugadores británicos para adaptarse fuera de las islas. Se suele hacer caricatura de las palabras, ignoro si reales o apócrifas, de aquel Ian Rush que se dejó caer por Italia. Habría que aclarar, en todo caso, que esta condición no suele afectar a los británicos que aterrizan en el Bernabéu. Antes de que algún avispado lector trate de ganar méritos sacando a colación los nombres de Owen y Woodgate —en realidad, incluso sobre Michael y Jonathan habría mucho que discutir—, procedo a sepultar cualquier objeción bajo un alud fáctico: Cunningham,   McManaman, Beckham, Bale. Y añado: tiene pinta de que, si las lesiones y el azar no intervienen cruelmente, el bueno de Jude va a superar a todos los anteriores. Puede parecer desmesurado, pero las apuestas hay que efectuarlas cuando toca.

Somos los que somos, y estamos los que estamos. Y tenemos a Jude. Pero una cosa es hacer de la necesidad virtud, y otra muy distinta el hacer, de la necesidad, vicio

Combina Bellingham una técnica fuera de lo común con una inteligencia exquisita para la ocupación de los espacios. Además, no tiene miedo a arremangarse y a echar una mano en defensa, sin que la actitud solidaria haga mella en el componente estético de su juego. Estética que, por cierto, no solo abarca su relación con la pelota sino que se proyecta en todo su abanico gestual y hasta verbal. Sus declaraciones hasta ahora han sido respetuosas y comedidas, frente a las acusaciones de altanería que publicaban los de siempre. Por otro lado, sus celebraciones abriendo los brazos ante una grada entregada contribuyen a construir el imprescindible vínculo emotivo con la hinchada, sin caer, de momento, en tribunerismos excesivos. Representa así una rara mezcla entre la fría elegancia inglesa y el arrebato emocional, tan ligado literariamente —seguramente de manera exagerada, como todos los cuentos de la identidad— a lo español. No hace falta ser Peter Weir para evocar de inmediato al capitán Jack Aubray tocando al violín o al cello la Música nocturna de las calles de Madrid. Por su parte, el Bernabéu ya ha plasmado musicalmente esta unión hispanobritánica en el Hey, Jude de los Beatles. Dada mi teoría acerca de la precisa identificación del Madrid con los Stones, yo propondría negociar un punto intermedio, acaso The Who. Al fin y al cabo, el estilo descarado de Bellingham, junto al matiz desgarrado de su expresión facial, podría encajar bastante bien con la letra de Baba O’Riley.

The Who

Sea como fuere, cuestiones menores. Probablemente, a estas alturas ni siquiera hace falta que me afane en rebuscar más argumentos para devolver la ilusión a la afición madridista. Somos los que somos, y estamos los que estamos. Y tenemos a Jude. Con estos mimbres vamos a pelear la liga frente a todas las dificultades que aparezcan en el camino, cuya magnitud es opinable según se escuche más a Xavi Hernández o a la Benemérita. Eso sí, le rogamos a Florentino que, por si acaso, tenga mirado algún delantero en el catálogo del próximo verano. Pues una cosa es hacer de la necesidad virtud, y otra muy distinta el hacer, de la necesidad, vicio.

 

Getty Images.

3 comentarios en: De héroes británicos y hacer de la necesidad virtud

  1. Puestos a hacer de la necesidad virtud y si en vez de jugar un 4-4-2 con un centrocampista de mediapunta y dos delanteros que muchas veces no será Joselu (que es el único nueve que tiene el Madrid) por qué no mejor jugar con dos mediapuntas con movilidad total (entre Vinicius, Rodrigo, Brahim y Güler) y una referencia arriba que sea Bellimgham o Joselu? Eso sería jugar con un 4-3-2-1 que además es la táctica que usaba Ancelotti en el Milan creo recordar.

    1. Resulta que, modificar completamente la estrategia de juego para meter a un Kroos que cambió el partido y adelantar por la izquierda a Alaba, acogotando y embotellando al Getafe, es defenestrar a un jugador nuestro… curioso, sí. Carlo Ancelotti, ¡qué bueno que viniste! Resulta que ha igualado el número de triunfos de Zidane, en muchos menos partidos ¡y sin Cristiano, Bale, Casemiro ni Sergio Ramos!

Regístrate y comenta

Deja una respuesta

Tweets La Galerna

Respondemos a Gil Marín como merece.

O puede que nos quedemos cortos.

#portanálisis

👉👉👉 https://www.lagalerna.com/gil-marin-y-negreira-amigos-para-siempre/

Muchas gracias, amigos de Sport, por reflejar lo dicho por @juanjmaqueda en la entrevista a @lagalerna_.

Dijo también algunas cosas sobre el Barça y Negreira que, por lo que sea, no habéis considerado de interés editorial.

⚽️2-0: Victoria tranquila del @realmadrid

✍️La CRÓNICA de @Ramon_AlvarezMM

https://www.lagalerna.com/2-0-victoria-tranquila/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram