Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Jóvenes madridistas: Un caudal de calidad inigualable

Jóvenes madridistas: Un caudal de calidad inigualable

Escrito por: Pepe Kollins18 junio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La presentación de Rodrygo Goes, hoy a las 13h en el Bernabéu, supone la reafirmación del eje de la política deportiva que el Real Madrid ha trazado desde el fichaje de Martin Odegaard en 2015: la acumulación de la mayor la cantidad de talento posible a edades tempranas. El objetivo pasa por no dejar escapar a aquellos posibles balones de oro del futuro. El riesgo de la estrategia radica en que requiere de tiempo, de un plan para que todos los jóvenes fichados dispongan de un contexto de evolución adecuado y la conciencia de que muchos no llegarán al objetivo esperado. No importa que así sea, basta con que uno de cada cinco promesas termine cuajando para que la apuesta resulte rentable.

Muchos ven en dicho plan una réplica de lo que ya viene haciendo el club en su sección de baloncesto cuyas categorías inferiores suponen una especie de selección mundial que acapara la casi totalidad de títulos cada año. El largo recorrido llevado a cabo por Alberto Angulo ha permitido superar la desconfianza que todavía pende sobre esta misma apuesta en la sección de fútbol. La consolidación de los que hoy son estrellas de talla mundial como Mirotic o Doncic ha permitido que la gente no solo avale el plan, sino que ya esperen con ansias la promoción de las siguientes remesas (Garuba, Nakic, Tisma…) al primer equipo.

La irrupción de Vinicius Jr la temporada pasada ha sido la primera piedra para consolidar esa confianza. El ex jugador del Flamengo fue tras Karim Benzema el mejor jugador del Real Madrid desde que Solari comenzara a contar con él a principios de año. Más allá de su falta de acierto de cara a gol (que la maduración le hará controlar puesto que dispone de un excelente golpeo), pocos jugadores podemos encontrar en el panorama actual que pueda hacer saltar por los aires cualquier sistema defensivo como Vinicius. Los quebradores de cabeza a los que sometió a equipos como el Barcelona, el Atlético de Madrid o el mismo Ajax, dan cuenta de ello. Lamentablemente, el resto de sus compañeros – a excepción de su “padrino” francés – no le acompañaron.

Posiblemente sea ese mismo impacto el que esperen a partir de hoy los aficionados madridistas de Rodrygo. Si bien disponen de características diferentes - como ya se explicó en el análisis que publicamos sobre su juego - calidad no le falta al ex del Santos para poder seguir los pasos de su compatriota. Ocupará a priori la banda derecha, aunque puede actuar en todo el frente del ataque, inclusive como falso nueve, donde ya ha jugado en categorías inferiores con Brasil. Una síntesis muy básica de su perfil remite a dos diferencias fundamentales con Vinicius: Rodrygo no dispone de su potente físico (aunque ha ganado corpulencia este último año) pero resulta más sutil en el golpeo.

De su nivel da cuenta el haber quedado cuarto clasificado en el Trofeo Kopa, al mejor jugador sub 21, otorgado por la revista France Football, a votación de todos aquellos premiados como balón de oro (ganado por Mbappé) o su elección como candidato al premio Golden Boy 2019, candidatura que comparte que algunos compañeros como el propio Vinicius, Lunin o Brahim. Un elenco que confirma la cantidad de grandes proyectos que aúna el Real Madrid a día de hoy.

Si Brahim Diaz supuso una de las pocas noticias ilusionantes de la triste temporada pasada, con un puñado de actuaciones, en el tramo final, tan esperanzadoras como para ganarse el elogio público de su entrenador, quien no acostumbra a regalar halagos a las jóvenes promesas, Martin Odegaard dio el definitivo puñetazo en la mesa que hace tanto se esperaba de él. El noruego ha cuajado una temporada fabulosa en la liga holandesa, donde ha sido elegido en el once ideal del campeonato, ofreciendo una exhibición tras otra, tanto desde la posición de extremo derecho, como más retrasado, jugando de interior.

También en el reciente Mundial sub 20, disputado en Polonia, ha destacado Andriy Lunin, cuya selección, se ha proclamado campeona, logrando, además, el guardameta ucraniano el trofeo ‘Golden Glove’ como mejor portero del campeonato.

Por último, ayer debutaba con la selección de Japón en la Copa América, Takefusa Kubo, recientemente fichado por el club blanco. Pese a la derrota contra Chile, cualquiera que viera el partido daría cuenta de las razones por las cuales el chico partió como titular con tan solo 18 años (cumplidos hace dos semanas). La diferencia de calidad entre él y el resto de sus compañeros era muy notable. De retorno a su país – después de haberse criado en la cantera del Barça que tuvo que abandonar tras la sanción al club catalán por el fichaje de menores – Kubo ha sido la sensación del campeonato nipón pese a sus 17 años. La manera con la que suele llevar pegado el balón de los pies hace inevitable asociarlo a un jugador al que preferimos no recordar los madridistas.

En definitiva, tras Vinicius comienza hoy su andadura blanca Rodrygo, la confirmación junto a Brahim, Lunin, Odegaard, Kubo, Valverde o Achraf de que no hay ningún equipo en el mundo que reúna tal caudal de calidad de cara al futuro.

 

 

 

Pepe Kollins
Redactor jefe de La Galerna. Nombre: Javier Alberdi @JavierAlberdi. Antaño participé activamente en Ecos del Balón, El Asombrario y The Last Journo. Coordinador y coautor del libro "Héroes": https://bit.ly/2JC6kwx

12 comentarios en: Jóvenes madridistas: Un caudal de calidad inigualable