Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Campazzo y la vuelta del hijo pródigo

Campazzo y la vuelta del hijo pródigo

Escrito por: Pablo Rivas26 junio, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Lucas 15: 21-24

Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.

 

A falta de un comunicado oficial que ratifique lo que ya es vox populi —siempre hay que tener extremo cuidado para no convertirse en el periodista de la curva: “en ese fleco me maté yo”—, Facundo Campazzo estaría a escasos días de convertirse en la última incorporación de la plantilla madridista. Algo que, unido al resto de movimientos de entradas y salidas, pretende consolidar a la sección blanca en su posición de dueña del cetro del baloncesto europeo, lograda de manera relativamente inesperada el pasado mayo, y poco después parcialmente cuestionada con la liga arrebatada por el Barcelona. El plantel corregiría con Facu un déficit evidente en el puesto de base y quedaría casi redondo, a expensas del acierto en dos piezas deseadas: un exterior y un cuatro que logren aumentar la amenaza desde la línea de 6,75.

El Madrid corregiría con Facu un déficit en el puesto de base y quedaría casi redondo, a expensas del acierto en dos piezas deseadas: un exterior y un cuatro que logren aumentar la amenaza desde la línea de 6,75

Deportivamente el fichaje tiene poca discusión. En los duelos directos contra el Barça, su físico sin duda ayudará a contrarrestar el estajanovismo de los muchachos de Saras. Pocos jugadores son capaces de aguantar como él el desgaste que provoca la insistencia culé en el contacto constante a la hora de defender, siempre estirando todo lo posible los límites del reglamento. Por otro lado, en el otro aro, su capacidad para castigar con su anticipación el bote del rival asegura una incomodidad perenne para los bases adversarios. Por no hablar del poder destructor que tendría una buena compenetración con Tavares y Poirier. De hecho, a menudo se ha acusado al Madrid de este año de cierta simpleza ofensiva, consistente en aportar balones al pívot y dejar que él se pegase de tortas contra todos en la pintura. Esta situación, que terminó con el predecible agotamiento del caboverdiano, se vería atenuada gracias a la versatilidad de Campazzo. La resolución de la jugada, en manos del argentino, podría incluir perfectamente tanto una penetración como un tiro exterior o, incluso la posibilidad de encontrar un pase inesperado al lado débil, además del habitual avituallamiento de las torres blancas. Valentía y diversidad de opciones, una combinación valiosísima.

Campazzo

Sin embargo, y a pesar de que un amplísimo sector del madridismo desea su retorno con los brazos abiertos, hay algunas voces críticas sueltas. Las de aquellos que consideran que su marcha en el instante menos oportuno y las posteriores peticiones desmesuradas de su anterior agente constituyen unos agravios suficientes como para rechazar este postrero regalo. Es decir, no esgrimen razones deportivas, sino que señalan, como el hermano del hijo pródigo de la parábola cristiana, que la lealtad resulta un valor principal en el grupo madridista y que los actos deben tener consecuencias, con la boca repleta de metáforas navales acerca de los barcos y la honra. Existe un perfil de aficionado merengue que, acostumbrado a que su club siempre se erija como la cima más elevada, lleva fatal que la mayoría de los jugadores releguen al baloncesto europeo a un papel secundario en comparación con la NBA. Y, dado que esa tendencia no cambiará salvo inclusión de los blancos en la liga americana, prefieren que la actitud a seguir con los retornados se resuma en otro episodio bíblico, esta vez correspondiente a Sansón: muera yo con los filisteos.

Es posible defender el acto del perdón no solo como un mero ejercicio de lucidez, sino como una de las mayores fortalezas

Por más que esta posición demuestre una absoluta falta de pragmatismo, no conviene desdeñar el espíritu que la avala. Al fin y al cabo, en incontables ocasiones el orgullo —no siempre bien entendido— ha supuesto el inesperado combustible que ha llevado al Madrid a obtener la gloria; muchas veces, incluso desde la manifiesta inferioridad. De modo que, en lugar de despreciar a los hinchas más dolidos con una mirada de prosaica soberbia, quizá quepa hacer un esfuerzo didáctico, a la manera del padre de la parábola, y convencerlos de que no hay desdoro en la generosidad ni deshonra en asumir las limitaciones competitivas. Más bien al contrario, es posible defender el acto del perdón no solo como un mero ejercicio de lucidez, sino como una de las mayores fortalezas.

Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas. Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.

Bienvenido de vuelta, Facu.

 

Getty Images

3 comentarios en: Campazzo y la vuelta del hijo pródigo

  1. La vuelta de Campazzo nos va a dar un salto de calidad, pero si seguimos con la colección de carcamales en el juego exterior y Sergio Rodríguez va a ser el segundo base, entonces tenemos un problema.

  2. El artículo expresa muy a las claras , en mi opinión, lo mollar del asunto.
    Sin embargo, si hacemos hincapié en lo que se refiere, en el amplio sentido de la palabra, a los "contactos" físicos de los culers con los "àrbitres...ainss. Ni que traigamos a Bryant (Efes) y Juancho Hernán-Gómez. El espíritu de ne(gre)yro sigue deambulando por la ACB y la Euroliga. El mérito de haber conseguido esta última es inmenso, visto lo visto.

    Indignadamente cansado de que nos hayan guindado la liga ACB. Y ya van unas cuantas.
    Los muy caraduras , luego, te vienen con el cuento de que si Antonio Martín y/o Jorge Garbajosa (el del Atleti) jugaron en el Real Madrid.

  3. Como cristiano, ante todo, y, a años luz, madridista, me encanta la médula evangélica de este artículo: ¡la parábola del hijo pródigo! Estos ecos cristianos, que no son raros en La Galerna, son directamente inexistentes (o casi) en otros medios, y ello habla muy bien de este hogar madridista y de quienes lo dirigen. Me siento orgulloso de formar parte de La Galerna por este motivo. Y bienvenido don Facu. Espero que esta vez no se vaya como desangrándose... Si me leyera el argentino, me entendería. Gracias por el artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

@lagalerna_ Guardiola es como Julio II, que según Erasmo de Rotterdam, cuando murió le daba consejos a Dios sobre cómo administrar el Paraíso; al final lo acabaron expulsando por brasas y dijo que se construiría un Paraíso mejor y más bonito.

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram