Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Queréllese, señor Munuera

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Queréllese, señor Munuera

Escrito por: La Galerna26 octubre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Aquí venimos a comentar, y sin embargo hay ocasiones en las que comentar supondría una falta de respeto a la inteligencia y el buen gusto del lector. Hay cosas que vienen ya comentadas de casa, no precisamente por la excelencia que las adorna, sino porque perder un solo minuto en desbaratar su lógica, sus presupuestos o sus supuestas conclusiones supondría humillar al receptor de esas explicaciones. Hay afrentas a la ética y a la estética tan vergonzosas que afanarse en desbaratarlas supone entrar en el juego de quien las expone y, tras mucho pensar el tono que debíamos emplear en el portanálisis de hoy para dar cuenta de la portada de Sport, hemos decidido directamente, por primera vez en la historia de esta sección, que no se trata de una primera plana comentable.

El monumento miserable y rancio a la caspa más catedralicia que estamos a punto de mostraros se desbarata solo, y lo hace además sin dar ocasión a la chanza o la burla, por cuanto apareja una difamación que alcanza no solo al árbitro del partido del sábado, sino que se vale de sus lazos familiares para dar por hecho una filiación que el interesado no tiene por qué profesar. Pero la calumnia ya está ahí, el mal ya está hecho y hoy, más que comentar, lo que nos pide el cuerpo es simplemente alentar al colegiado Martínez Munuera para que se querelle contra estos Woodward y Bernstein de chichinabo.

Portada Sport

¿Qué os parece? No nos lo digáis, por favor. No puede uno ni reírse de esto. "Sport en Benidorm", nos sueltan, como quien dijera "la CNN en Afganistán". Esta portada es al periodismo una especie de terrorismo de baja estopa que nos recordaría al de los yihadistas de la película británica Four Lions si no fuera porque esa película es graciosísima. Los chicos de Sport suelen deparar aparatosas cimas del desdoro, pero hoy se revelan como una suerte de binladens butifarreros.  Esta portada y este reportaje no dan ni para una sátira porque son sus propia sátira aunque sin gracia, por cuanto tienen  la gracia en el culo y el culo de vacaciones (en Benidorm).

El autor de la pesquisa, que seguramente se cree un periodista de investigación de los de verdad, de los de raza, se llama Iván San Antonio, y ha hecho un vídeo también, que han colgado en la cuenta de Twitter de Sport, señalando con el dedo el local del padre del trencilla Munuera, no parece precisamente que en ademán de invitar a sus lectores culés a que se pasen por allí a tomar unas cañas.

Al personaje le sucede como a la portada, que él solito ya te cuenta todo lo que necesitas saber de él, y si no asomaos un momento con nosotros a su cuenta de twitter, es decir, a su medio de comunicación personal. Estos fueron algunos de sus trinos durante el transcurso del Clásico. Aunque no habléis catalán, os dará para calibrar la estatura moral y la sobria elegancia del sujeto.

Nuestro favorito, por supuesto, es el que nos informa de la relación entre su pene (el pene de Iván) y la verdad, la verdad respecto a que el penalti de Lenglet lo fuese o no. Agradecemos la cruda franqueza, pese a que el pene del tal Iván nos produce el mismo interés que sus reportajes levantinos. Por fin alguien ha explicitado (no hacía falta que fuera tan descarnadamente) lo que ya leíamos entre líneas, es decir, que no se trata de que el VAR imparta o no justicia, sino de que no se la imparta al Madrid. Es así como un acierto del VAR y del árbitro, que por fin señaló a instancias del primero lo que debió haber hecho al filo del descanso, es convertido no ya en un error del colegiado, sino en un escándalo mayúsculo. Por eso. Porque hizo justicia pero a favor del Madrid, que es -díganlo ya sin ambages- muchísimo peor que hacer injusticia.

Esta portada que habéis perpetrado hoy, Sport; este reportaje que te has sacado de lo que tanto te suda en Benidorm, Iván, pobre hombre, es el equivalente a lo de Mournho y el Canillas o Bale y el golf, una página negrísima de periodismo (?) acosador y mendaz, solo que en este caso cuestiona abiertamente la honorabilidad de una persona y señala de paso a un familiar directo. Las redes sociales culés (sí,culés) hervían ayer de indignación con el incalificable reportaje de Iván, el del níspero sudoroso. Hay muchos culés cabales que se han sentido asqueados ante esto.

Munuera, acepte nuestro consejo y queréllese.

¿No os queda un ápice de vergúenza, Sport, un resto mínimo de decencia?

Portada Mundo Deportivo