Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El bistec de Woody Allen

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El bistec de Woody Allen

Escrito por: La Galerna8 mayo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. “Tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor / El que tenga esas tres cosas / que le dé gracias a Dios”. Qué sabio el tango. Luego ya se puede discutir cuál sería la prelación justa entre esos tres conceptos, es decir, en qué orden las podríamos en función de nuestras prioridades. Woody Allen, por ejemplo, siempre ha opinado que la más determinante es el dinero, porque es la única de las tres que te puede proveer de un bistec cuando más lo necesitas. “No tengo efectivo para pagarle, señor carnicero, pero llevo 30 años de feliz matrimonio con mi mujer y una analítica perfecta. Mire, mire qué presión arterial más intachable”. No. El carnicero no nos va a dar el filete a trueque de ninguna de esas dos cosas. No deja de ser contradictorio que Allen, uno de los mayores hipocondríacos que en el mundo han sido, priorice el dinero por encima de la salud.

-Las dos palabras más hermosas de esta mundo no son “te quiero”; son “es benigno”.

Parafraseando esta última cita de Allen, podemos decir que nuestra palabra favorita del fútbol va a dejar de ser “gol” para pasar a ser “negativo”, que es lo que ha salido en sus análisis del Covid a todos y cada uno de los integrantes del Barça.

Nos alegramos mucho de que ningún componente de la primera plantilla blaugrana esté enfermo de Coronavirus. Ya que el Barça no tiene dinero ni para comprar el bistec de Woody Allen, nos parece altamente positivo que por lo menos en la entidad reine un estado de salud inmejorable. De amor no andan mal tampoco si por amor entendemos deseo, deseo fichajil en este caso, y si no mirad al vecino Sport, que vuelve por los fueros de Lautaro con un desahogo que es muy positivo también, sobre todo si lo certifica un oxímetro.

Sí, amigos: dinero no hay, pero a cambio hay salud y mucho amor por Lautaro. Esta portada de Sport es verdaderamente antológica por cuanto parece el cartel de un vodevil, con Lautaro señalando en direcciones opuestas como si llevara puesta una camisa de fuerza, como si le estuvieran haciendo la picha un lío con los hipotéticos intercambios con los que querría abonar Bartomeu su contratación.

-Tú tranquilo, chaval. Al Inter le damos a Vidal, Semedo, Júnior Firpo y un señor de Granollers a quien se ve con frecuencia por La Masía, y que nadie sabe quién es, y se quedan encantados.

-Os agradezco los ánimos, pero recuerdo que Moratti ha dicho que el único trueque al que accedería sería por Messi.

-Qué cerrazón la de ese señor. Muy mal. Este quiere que vayamos directamente a la desescalada fichajil descrita por Pepe Kollins en La Galerna. Pero no. No es tiempo de Pedri aún. Vamos a seguir dando pábulo a lo tuyo un rato.

-Pero si no tenés plata, Barto. Sí tuviste que hacer un ERTE a las mucamas y a los que ponen las remeras, viste.

-Hombre de poca fe. Vas a fichar por el Barça porque Leo ha dado su visto bueno y nadie puede por tanto negarse a dejarte ir. Todibo y Rafinha serán moneda de cambio y al final todo el mundo tan contento, ya verás.

-Pero cómo Todibo y Rafinha, carajo... el único to’ divo que quiere Moratti es Messi, y si Messi se va al Inter no veo por qué supone un aval el que Leo me quiera a su lado en el Barça. No tiene sentido. Sí él no va a estar, ché. Sí voy yo, será porque nos hemos cruzado.

-Déjate. Moratti es un romántico, de verdad. Entre el amor a la causa nacional catalana para la que jugamos y el dinero, para él no hay color. Moratti se parece un poco a Roures, si te fijas, físicamente. Roures, otro romántico que acumula dinero a base de no importarle, de manera que qué puede salir mal.

Nada puede salir mal, según las autoridades futboleros (y también sanitarias) de varios países. Es por ello que incluso algunos (Alemania) tienen ya fechas para retomar sus campeonatos.

Es evidente que dichas autoridades, en la vieja dialéctica entre salud y dinero, parecen inclinarse por lo segundo, o al menos por asumir algunos riesgos en materia de Covid con tal de no despeñarse por el abismo ruinoso que supondría una no reanudación de las Ligas europeas 19/20. Se trata de un equilibrio sumamente peliagudo entra las dos variables de la canción. En cuanto a la tercera, el amor, os dejamos como ejemplo del mismo la decisión del Getafe de dejar gratis el abono de la 20/21 (donde aún no sabemos si habrá fútbol con espectadores) a sus abnegados seguidores. Ovación y vuelta al ruedo, que en este caso es rectangular.

Pasad un buen día.