Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Banda sonora del Real Madrid 2022-23 en canciones de Elton John

Banda sonora del Real Madrid 2022-23 en canciones de Elton John

Escrito por: Pablo Rivas8 junio, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

En la Galerna hemos querido realizar el ejercicio de ponerle una banda sonora a la temporada de nuestro equipo. Este Madrid 2022-23, con chispazos de alegría y metal y a la postre ahogado en la orilla de una semifinal, nos deja el habitual final abierto de siempre, pero esta vez con un cariz más agridulce que la felicidad sin contrapartidas que suelen destilar sus desenlaces. El declive de algunos futbolistas ha sido evidente, y además se ha acabado confirmando alguna marcha realmente dolorosa. Este poso de melancolía, sumado a la nostalgia inevitable por los últimos coletazos de varios queridos veteranos de la plantilla, nos ha convencido para adornar a los jugadores con temas de Sir Elton John. Esperamos les guste.

 

COURTOIS – Someone saved my life tonight

 

“And someone saved my life tonight, sugar bear”

 

Existen diversas teorías acerca de si la letra de la canción se refiere a un intento de suicidio o a la ruptura del compromiso de Elton con Linda Woodrow. ¿Acaso el supuesto salvador aludido se trataba de Long John Baldry? Sea como fuere, al asociar el tema a Thibaut, la lectura del título no puede ser otra que la literal. En incontables ocasiones, y no solo esta temporada, la figura que en la noche crucial salvó nuestras vidas fue la del arquero belga. Hasta tal punto que estoy dispuesto a defender donde se quiera que es ya el mejor portero de la historia del Madrid. Ahí me las den todas.

Las notas del Chelsea, 0 - Real Madrid, 2

LUNIN – Too low for zero

 

“I’m too low for zero. I wind up counting sheeps. Nothing seems to make much sense. It’s all just Greek to me”

 

La vida del portero suplente es complicada y siempre propicia para el existencialismo. Evitar la desidia y mantener la ilusión pueden convertirse en objetivos realmente difíciles de cumplir. Especialmente si, en las escasas oportunidades que el destino te reserva, no consigues demostrar todo lo que llevas dentro. Lunin es un excelente proyecto de 24 años que de momento parece conservar la ambición por permanecer en el Madrid, pese a la espigada sombra de Courtois. No obstante, quién sabe si en una de sus experiencias solipsistas no acaba por concluir que no sabe bien qué hace aquí.

 

CARVAJAL – Daniel

 

“They say Spain is pretty, though I’ve never been. And Daniel says it’s the best place he’s ever seen”

 

Sin duda España y la selección española deben de ser muy bonitas, pero Carvajal debe evitar ponerlas por encima de la camiseta blanca. Así como mejorar esa dinámica irregular, tan de torneo internacional, de rendir excepcionalmente un par de meses y flojear el resto del año. Y, por favor, Daniel, my brother, you are older than me, de modo que trata, por el amor de Dios, de corregir esos puntuales arrebatos de ira que te llevan a regalar penaltis o tarjetas absurdas.

 

MILITAO – The bitch is back

 

“I entertein by picking brains. Sell my soul by dropping names”.

 

A pesar de sus puntuales faltas de concentración por verse tan superior físicamente a sus pares, este año de nuevo ha resultado un espectáculo sobrecogedor ver cómo devoraba a la mayoría de sus rivales, sin despeinarse.

Militao Celta

ALABA – Friends

 

“With a friend at hand you will see the light. If your friends are there, then everything’s alright”

 

El año en que ciertas lesiones nos privaron de él en alguna racha nos ha hecho valorarlo más. Se trata de un jugador cuyas características lo hacen heterodoxo en cualquiera de las demarcaciones en las que podría ser alineado: central, lateral o mediocentro. Hay quien no soporta su manía de dejar botar los balones en el área, pero incluso estos coincidirán en que, cuando el equipo juega bien y hacia delante —disculpen el pleonasmo—, sus virtudes lo convierten en un catalizador. O, dicho de otra manera, en un amigo.

 

NACHO – Sacrifice

 

“It’s a human sign when things go wrong...”

 

Tras los escasos minutos jugados esta temporada, no me extrañaría que a Nacho se le haya pasado por la cabeza la letra de esta canción. Porque, en efecto, es un rasgo humano que la tentación de marcharse aparezca cuando las cosas van mal. Confiemos en que la seductora oferta de la capitanía le haga replantearse dónde va a estar mejor que aquí y, en consecuencia, no estropee su impoluta carrera de one club man.

 

RÜDIGER – Live like horses

 

“I can’t control this flesh and blood. That’s wrapped around my bones”

 

Resulta difícil controlar ese torrente de energía. Para bien y para mal. Tras una temporada de menos a más, en el último tramo Antonio ha sabido encauzar su potencia, con un duelo con Haaland en la ida de las semifinales que nos da esperanzas acerca de su futuro rendimiento. Puede que no estemos condenados, finalmente, a vivir como caballos silvestres.

Las notas del Real Madrid, 1 - Manchester City, 1

MENDY – Runaway train

 

“Love is lost like a runaway train. Oh, I’m out of control and out of my hands”

 

Otras temporadas se podría haber recurrido al verso de “correr por delante de mis días”. Al fin y al cabo, cualquier alusión a la anarquía cuadraría con las carreras caóticas tan características de Mendy. Pero la elección de esta parte de la letra no es baladí: “el amor se pierde como un tren fuera de control”. La relación de Ferland con el club no parece pasar por el mejor momento, e incluso su nombre ha aparecido en la quiniela de las salidas. El futuro dirá si vuelve a subirse al expreso blanco.

 

TCHOUAMÉNI – Levon

 

“And he shall be Levon, and he shall be a good man, in tradition with the family plan”

 

Este tema gira en torno a las expectativas familiares: Levon tiene un plan para su hijo, quien no parece estar dispuesto a seguirlo. De inmediato uno piensa en la última figura paternal que abandonó el vestuario, Casemiro, y en su supuesto heredero, Tchouaméni, que ha protagonizado una temporada bastante discreta. Aunque sea pronto para realizar pronósticos y nuestra confianza en él continúe incólume, su gris debut impide adjudicarle una canción más optimista.

 

CAMAVINGA – Rocket Man

 

“And I think it's gonna be a long, long time till touchdown brings me around again to find I'm not the man they think I am at home. Oh, no, no, no, I'm a rocket man”

 

En La Galerna ya consagramos a otro madridista como “el hombre cohete”, si bien es cierto que la mejor —atrévanse a negarlo— canción de Elton John encaja perfectamente en nuestro ojito derecho Edu. Joven, prudente, obediente, aplicado a la hora de echar una mano en un puesto que no le corresponde —and all this science I don't understand, it's just my job five days a Week—... Seguro que alguna vez se ha sentido solo en medio de la inmensidad del espacio que le mandaban cubrir.

Camavinga Chelsea

KROOS – Don't let the sun go down on me

 

“Don't let the sun go down on me. Although I search myself, it's always someone else I see”

 

Habrá un día en que miraremos al centro del campo del Bernabéu y no estará Toni Kroos. Mientras llega ese traumático instante en que nos diga que no puede iluminar más nuestra oscuridad, nosotros seguimos implorándole que continúe ordenando nuestro caos e impidiendo que el sol se oculte.

 

MODRIC – Crocodile rock

 

“Well, Crocodile Rocking is something shocking, when your feet just can't keep still”

 

Tras la histórica temporada 2021-22, este año Luka ha dejado ver por primera vez algunos signos de desfallecimiento. De inmediato, la reacción natural es la de refugiarse en la nostalgia de esta letra: “oh, aquellas noches en las que nunca lo conocimos mejor, ni nos conocimos mejor”. Es humano, si bien al mismo tiempo injusto. Desde luego Luka ha jugado ya sus mejores partidos, pero eso no lo convierte en un tótem al que rendir pleitesía sin esperar nada. Modric se ha ganado seguir no solo por sus méritos pretéritos: bien gestionado, aún hoy puede dejar algunas gotas decisivas de calidad. Un último baile repartido en pequeñas dosis.

Modric Chelsea

VALVERDE – Don't go breaking my heart

 

“Oh, honey, if I get restless...Baby, you're not that kind”

 

Algún malintencionado no querrá renunciar al chiste de que, visto lo visto, cualquier día nos encontramos en las redes sociales a Fede y a Mina interpretando el dueto entre Elton y Kiki Dee. Más allá de la broma, la irregularidad en la temporada de Valverde nos empuja a tararear el estribillo. Su primera mitad del año nos hizo soñar con alguien capaz de superar a Steven Gerrard, para posteriormente permanecer en un discreto segundo plano después del Mundial. Le rogamos que no nos rompa el corazón y que las —para mí fundadas— expectativas que tenemos en su potencial acaben consolidándose. Personalmente, confío mucho en ello.

 

CEBALLOS – Can you feel the love tonight?

 

“And can you feel the love tonight? It is where we are. It's enough for this wide-eyed wanderer”

 

Elegir para Ceballos la banda sonora del Rey León puede servir para subrayar la condición de sueño infantil que debió de tener para él su llegada al Real Madrid. Ignoro a estas horas si esa ilusión va a hacer que decida continuar con la elástica blanca, aún en un rol secundario, en lugar de aceptar otras ofertas más tentadoras. En cualquier caso, y siguiendo con la letra, si se queda debe aprender que el caleidoscopio retorcido nos mueve a todos a la vez, también en el Bernabéu, así que tendrá que hacer un esfuerzo por asentar su juego sin que se pierda en inconcreciones.

 

LUCAS VÁZQUEZ – Your song

 

“I know it's not much, but it's the best I can do”

 

Un vestuario necesita de este tipo de perfiles. Futbolistas entregados al colectivo que, con mayor o menor acierto, siempre están dispuestos a echar una mano. Si Elton John pedía disculpas a la destinataria —o destinatario— de esta canción porque no podía recordar si sus ojos eran azules o verdes, nosotros hacemos lo propio con Vázquez, pues ya no sabemos si es extremo, volante o lateral derecho. Puede que Lucas nunca sea escultor, hacedor de pócimas o Balón de Oro, pero, sin ápice de ironía ni de condescendencia, también ha sido pieza clave en muchos momentos para engrasar la marcha del equipo. Y seguro que lo seguirá siendo el tiempo que le quede de blanco.

Lucas Vázquez

HAZARD – Sorry seems to be the hardest word

 

“What have I got to do to make you love me? What have I got to do to make you care?”

 

Parafraseando a Gil de Biedma, de todas las historias de la historia del madridismo, la más triste es la de Eden, porque termina mal. Nos duele a nosotros más que a él, porque lo consideramos un buen chico. La realidad es que una serie de infortunios y de errores nos ha impedido disfrutar del que fuera por unos meses mejor jugador de la liga inglesa. Tristemente, lo mejor que se ha podido hacer es ponerle fin al esperpento —it's a sad, sad situation, and it's getting more and more absurd—. Que tenga mucha suerte.

 

ASENSIO – A step too far

 

“Always half a step behind”

 

La carrera de Asensio en el Madrid nos deja un sabor agridulce. Un debut tan fulgurante nos hizo soñar con el más alto de los techos, pero fue él mismo quien le echó agua al vino, con aquella condenada entrevista y con una irritante actitud excesivamente contenida en demasiados partidos. Como dice la canción, se mostró casi formal, demasiado respetuoso, never takes romantic leads. Cuando pudo, no quiso del todo; y al final, cuando ha querido, no ha podido hacerse con esa titularidad, tan disputada que ni siquiera con el cañón de su zurda ha logrado conquistar. Se va con la incómoda sensación de haber estado siempre un paso por detrás de lo que podía.

 

RODRYGO – Tiny dancer

 

“Hold me closer, tiny dancer

 

Empezó la temporada un punto ansioso, sabedor de que este año estaba llamado a ser el de su consolidación. Verse negado de cara al gol durante muchas jornadas de liga lo afectó. Sin embargo, como ha hecho desde que aterrizó en Madrid, en los momentos calientes de las competiciones del K.O. dio el do de pecho. Se ha ganado por sus propios méritos ser el ojito derecho de muchos. Su capacidad para bailar en una baldosa, excepcional en el regate corto, constituye una cualidad muy valiosa para tantos encuentros en los que el rival coloca el autobús. El día en que desarrolle un poco más su físico y consiga aguantar mejor el cuerpeo con el defensa, nuestro tiny dancer terminará por convertirse en el gigante que promete.

 

MARIANO – Return to paradise

 

“It's paradise here where the sun meets the sea. There's nothing to fear and much to be”

 

¿Alguien podría catalogar como algo distinto a un paraíso la vida de Mariano en el Bernabéu? Un sueldo cuantioso y una vida en Madrid a todo confort, manteniendo a su familia. Y la alternativa que se le ha ofrecido ha sido mandarlo a Hamburgo o a Lyon. Qué quieren que les diga, yo entiendo al muchacho. Hasta siempre.

 

VINICIUS JR – I'm still standing

 

“And did you think this fool could never win? Well, look at me. And don't you know I'm still standing better than I ever did? Looking like a true survivor, feeling like a little kid”

 

La elección de canción más sencilla de todas. Cuando Vinicius llegó a España se originó una desproporcionada corriente de burlas, a veces condescendientes y a veces chocarreras pero siempre crueles, reforzada por ese amplificador de mentiras y maldades que son las redes sociales. Al mismo tiempo, multitud de listillos, catedráticos en ese “otro fútbol” que tan buena prensa tiene, trataron de combatir su desborde con intimidaciones antideportivas. Y, como si de un relato de Stephen King sobre el acoso escolar se tratase, los desprecios y maltratos —dejo aparte ahora el racismo— lo han reforzado en lugar de achicarlo. El antimadridismo que quiso destruirlo ha creado un monstruo destinado a devolvérselas todas juntas. Porque, pese a todo, Vinicius sigue ahí, de pie, dispuesto para una pelea cuyos decibelios no le asustan.

Vini, Modric y Alaba

BENZEMA – Candle in the wind

 

“And it seems to me you lived your life like a candle in the wind // Your candle burned out long before your legend ever did”

 

Se marcha el jugador y nace la leyenda. Incluso los que creíamos —o deseábamos— un último vuelo del fénix antes de la despedida hemos de reconocer que no es mal momento para el final. Con el recuerdo aún fresco de la mejor temporada de nuestras vidas, liderada por el que tantos años había aceptado un papel de escudero de lujo. El jugador que, como dijo alguien, nos quitó la venda de los ojos y se la puso en la mano con la que nos señaló de nuevo el camino de la gloria. La soledad fue el papel más difícil que muchas veces tuvo que interpretar. Pero los que lo vimos jugar nos encargaremos que la vela de su recuerdo jamás se apague.

Elton John en el nuevo Bernabéu

Getty Images.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

«Confiad en María Auxiliadora y veréis lo que son milagros».

Recurre @jesusgospa al santoral para hablarnos de las efemérides del 24 de mayo: la Octava, la Décima... y su cumpleaños. Aprovechamos para felicitarlo, aunque sea con un día de retraso.

👇👇

Pancho Puskas le hizo media docena de goles al Real Betis en 1961. La mejor actuación goleadora de un jugador del Real Madrid en partido oficial en toda la historia y el único que alcanzó los seis tantos.

Lo cuento en @lagalerna

➡️ https://www.lagalerna.com/que-jugador-metio-6-goles-al-betis-en-un-partido/

Lo hemos vuelto a hacer, otra final europea. F4 Glory.

Ayer el @RMBaloncesto se marcó un sirtaki en Berlín ante Olympiacos que ríase usted de Zorba.

#Portanálisis

👉👉👉https://tinyurl.com/jxn8cduy

¿Qué jugador del @realmadrid metió 6 goles al Betis en un partido?

Si no lo sabéis, leed @albertocosin. Y si lo sabéis, también.

👇👇👇

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram