Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Un Balón de Oro para tapar vergüenzas

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Un Balón de Oro para tapar vergüenzas

Escrito por: La Galerna4 diciembre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Y dorados. Muy dorados. Y felices. Extremadamente felices. No porque un jugador del Real Madrid haya ganado el Balón de Oro, sino por quién lo ha ganado. Luka Modric merecía una noche como la de ayer. Y merecía el Balón de Oro. El centrocampista que cambió la manera de entender el fútbol ha sido premiado con total justicia. La diferencia en cuanto a votos/puntos fue abrumadora:

1- Luka Modric (753)
2- Cristiano Ronaldo (478)
3- Antoine Griezmann (414)
4- Kilian Mbappé (347)
5- Leo Messi (280)

El segundo clasificado, un Cristiano Ronaldo que está ahí por lo que hizo con el Real Madrid, está a casi 300 puntos de distancia. Griezmann, que contó a su favor con la bochornosa campaña de la prensa española y ha dejado todo tipo de declaraciones intentando que su verbo llegase donde no llegó su fútbol, queda a casi 350 puntos. Diferencias más que importantes como para asumir que Modric mereció más que nadie el Balón de Oro.

El croata ha roto el binomio Cristiano-Messi y ha terminado por enterrar la persecución a la que se vio sometido nada más aterrizar en el Real Madrid. Modric escuchó y leyó todo tipo de barbaridades desde que José Mourinho consiguió que luciera la elástica blanca. Una de las más grandes fue, sin duda, la que mostró 'Sport' en la mejor portada de todos los tiempos.

No sólo fue 'Sport' el único medio cataculé en el que nacieron burlas y críticas despiadadas hacia Modric. Sus vecinos de 'Mundo Deportivo' también apostaron por mofarse del centrocampista con un inexplicable sentido del humor que, todavía hoy, no alcanzamos a comprender.

Un tal Óscar Zárate se atrevió con un artículo pobrísimo en el que ya destacaba, para mal, el titular elegido.

En agosto de 2012, Alfredo Relaño, el hombre que lleva casi una década intentando vaya usted a saber qué -y que nunca conseguirá-, puso su particular etiqueta al fichaje de Luka Modric por el Real Madrid. Para el periodista, el actual Balón de Oro no fue más que un capricho de José Mourinho. Capricho innecesario, por supuesto. Un jugador que venía de la Premier League a aportar entre poco y nada. Hoy lo luce casi con orgullo en su portada porque hay que vender, pero no es la portada que Relaño quería, más que nada porque él votó en primer lugar a Griezmann y en segundo a Mbappé. Lástima, Alfredo.

2012-2018. Años de guardar silencio por parte del madridismo y del propio Luka Modric. Años de paciencia. Años en los que, curiosamente, empezaron a caer Champions League con una atronadora continuidad. Años en los que la figura de Modric se fue haciendo gigante poco a poco. Y ahora, casi en 2019, toca recoger lo que se sembró en su momento. Toca recordar aquel odio, aquellas burlas, aquellos chistes sin gracias. Porque el fútbol y, sobre todo, el tiempo, te devuelve la bofetada tarde o temprano.