Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Bailaré sobre tu tumba

Bailaré sobre tu tumba

Escrito por: Antonio Valderrama20 septiembre, 2022
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Y Vini bailó. Danzó sobre la ciénaga, bailó sobre el filo de las hachas, que le buscaron todo el tiempo la tibia y el peroné. Vini puso a bailar a todo el cementerio, como Michael Jackson en el videoclip de Thriller: enterró a la famélica legión de los frustrados, que es la gente más ruidosa de España. Digo bien lo de cementerio porque el estadio Metropolitano es un lugar donde no puede florecer la alegría. Por eso querían arrancar a Vini, como arrancarían cualquier milagro de color blanco que osara cegarlos aunque fuera por un instante. Es como si fuera gente nacida con la lamentable imposibilidad de amar: sus amores son reactivos, aman odiando, se cuentan a sí mismos a la contra. Debe ser muy pesado. Sobre todo debe ser muy triste. Lo que ha ocurrido con Vinicius a lo largo de esta semana pasaría a los anales de la infamia periodística y social si en España esos anales no fueran ya más extensos que la Crónica del reinado de Ramsés II. En un programa de televisión, por rellenar horas de absurdo contenido, se le puso una diana y a partir de ahí empezó a burbujear esa charca mefítica que es la opinión publicada en torno al Atlético de Madrid. Los miasmas infectaron todo el aire y aunque Carletto dijo que no, sí que terminaron afectando a Vinicius, quien no obstante en su peor partido de la temporada, descentrado por la cacofonía del Metropolitano, fue decisivo en un gol y provocó siempre peligro. Lo que ha quedado claro, por encima de toda la espuma, es que el chaval es ya el heredero absoluto de Cristiano Ronaldo: el antimadridismo ha terminado de ungirlo con sus coprolíticos santos óleos.

Vinícius e Íñigo Martínez

Vini cayó sobre el antiguo Wanda como un paracaidista al que sueltan desde un avión. El Wanda, cuando lo ves desde la carretera, tiene forma de cazuela, de perol extraño. Está erigido sobre la inmensa escombrera sedimentada que rodea Madrid y uno puede ver las ondulaciones irregulares que forma el terreno por esa parte de la capital, unas afueras cuyos montículos han crecido conforme iban siendo amontonadas toneladas de restos salidos de las entrañas de la tierra a medida que crecía urbanísticamente la ciudad. La sensación es un poco lunar, pero sin el romanticismo de lugares como el Mont Ventoux. Todo evoca la decrepitud suburbana del arrabal perdido de la mano de Dios. Allí, el domingo por la noche, era como si todo estuviera listo para cocinar a Vinicius. La caldera la habían ido alimentando toda la semana. Cada chef echó en ella un ingrediente, cada uno el suyo, cada uno según su jaez y su estilo personal. Simeone y Koke, por ejemplo, añadieron ambigüedad, amenazas veladas y victimismo solapado. Todo contribuyó. Pero Vinicius es un toro de casta. Como tal, se creció con el castigo y ayudó a canalizar hacia él el exceso de testosterona de los rivales, como hacía Cristiano en su día. A picar al equipo de Simeone, vamos, como si fuera el tercio de varas de una corrida. Eso liberó al resto del equipo pero sobre todo fue el engaño con el que el Madrid de Ancelotti toreó al Atlético, llevándolo a su terreno desde el principio.

Toda la España amargada y mojigata se ha pasado una semana pidiendo a Vini “moderación”. La España vinagre fue la primera que torció el gesto cuando Vinicius llegó aquí

Toda la España amargada y mojigata se ha pasado una semana pidiendo a Vini “moderación”. La España vinagre fue la primera que torció el gesto cuando Vinicius llegó aquí. El Madrid no lo sabía pero acababa de fichar a Cristiano Ronaldo justo después de que Cristiano Ronaldo se fuera. En su debut con el Castilla un canterano del Atlético de Madrid (cómo no) le pegó un bocado en la nuca tras derribarlo como a una vaquilla del Grand Prix. Hubo muchos que aplaudieron. En eso Vini ha tenido desde siempre la cualidad bendita de hacer que los tontos se señalen. La semana giró en torno al “debate” idiota del ya consabido sí pero no: Vini puede celebrar como le dé la gana, faltaría más, pero. Siempre el pero, la adversativa más reveladora que ha creado el lenguaje humano. A Vinicius se le pide “que se centre” y que “se deje de tonterías” pues por lo visto al fútbol hay que jugar con sotana. Hemos asistido al último grado de moralización del deporte, lección impartida precisamente por los sultanes de la amoralidad que pululan en torno al juego más famoso del mundo. Pero no es una historia nueva. Pasó lo mismo con Ronaldo.

Vini ha tenido desde siempre la cualidad bendita de hacer que los tontos se señalen. A Vinicius se le pide “que se centre” y que “se deje de tonterías” pues por lo visto al fútbol hay que jugar con sotana

El asunto de Vinicius y sus bailes han puesto a España frente al espejo del mundo. Una reacción global de solidaridad con el brasileño sepultó de pronto el mugido rencoroso que se había alzado contra Vini con la pretensión de silenciarlo, de acallarlo, de domesticarlo. En el fondo es eso, lo que ha sido siempre: que el Madrid tenga que pedir permiso para todo, que el Madrid tenga que explicarse a cada paso, que no pueda hacer nada y mucho menos expresarse desacomplejadamente. Es decir, expresar su superioridad desacomplejadamente. No era sólo por Vinicius pero Vinicius es el estandarte de un campeón de Europa que disfruta del puñado de muchachos más prometedores, brillantes y ganadores que hay ahora mismo en el panorama internacional. Vinicius, Valverde, Rodrygo, Camavinga, Tchouaméni, son la alegría y el descaro del mejor, la superioridad efébica y olímpica que esa España de cerrado y sacristía no puede tolerar. ¡Y menos en el de siempre, en el Madrid! Al otro lado de esa raya, más allá de ese país feliz donde los niños sueñan con las gambetas de Vinicius, con los goles de Rodrygo y con las galopadas de dibujitos animados de Valverde, sólo está el Cholo haciendo aspavientos como un perturbado, junto a la banda, agitando los brazos ante miles de tipos de rojiblanco cuya única reacción es chillar desaforadamente e insultar. Ante la evidencia del desaire acude la brigada oficial de los equidistantes al rescate del equipo del pueblo, aunque el equipo del pueblo de verdad es el Madrid, cuyo corazón late en cada palmo de tierra del territorio nacional. Y el jugador del pueblo es Vinicius, que corre, salta y quiebra cinturas de contrarios como sólo los demás, los que nos levantamos los lunes por la mañana muy temprano, podemos únicamente soñar. El affaire Vinicius ha puesto a España y a su prensa deportiva cobarde y mediocre, intelectualmente zafia y más plana que la tabla de una mesa, ante un espejo. La realidad, a veces, es demasiado dura para soportarla. También por eso se inventó el Real Madrid.

Vinícius en el Metropolitano frente al Atleti

Vini no podía bailar porque ofendía a Koke y a la ilustre afición del Atlético de Madrid, por lo visto. Qué apoteosis de la tristeza, Virgen Santa. Lo peor es la certeza de que si esto le hubiera pasado a algún jugador inglés de la Premier los mismos que disimulaban malamente su odio visceral hacia lo madridista (que es lo que está en el fondo de todo el asunto) buscando excusas tan viles como ridículas habrían sido los primeros en perder el culo por subirse a la ola global de rechazo “al racismo”. Pero no hay racismo si el negro insultado juega en el Madrid, ya lo comprobamos hace diez años con Marcelo. Entonces Busquets le llamó mono a la cara y como era un chico bueno de la Selección que había ganado el Mundial (y como todos aquellos chicos buenos eran santísimos querubines, sobre todo “los catalanes”) pues pelillos a la mar y si te he visto no me acuerdo. España, además, es un país empeñado en querer hacer de los tigres, gatos domésticos. También es un país donde muchos mentirosos tienen un micrófono delante para esparcir sus mentiras. El Atlético goza de la suerte de contar con un número no menor de mentirosos con micrófono y cuenta en Twitter encargados de blindar tanto a la institución como al equipo. La única “exigencia” aplicable a ambos es un supuesto (y telúrico) compromiso pasional de estos para con una afición que el estamento mediático no cesa de calificar como grandiosa y resulta raro pues las pruebas de cómo la familia Gil les birló la propiedad del club están a la vista de todo el mundo desde hace bastante tiempo y sin embargo el hincha atlético, en la opinión publicada, sólo es un ser que siente mucho. Y que sufre. Un mártir al que mantienen por toda la eternidad en un limbo de niñez, al que no se le presupone inteligencia ni espíritu crítico, cuya naturaleza es “animar” y, como digo, “sufrir”.

El asunto de Vinicius y sus bailes han puesto a España frente al espejo del mundo. Una reacción global de solidaridad con el brasileño sepultó de pronto el mugido rencoroso que se había alzado contra Vini con la pretensión de silenciarlo, de acallarlo, de domesticarlo

Todo este martirologio y toda esta sacralización machirula de “los valores” es la esencia de lo que actualmente se conoce como Atlético de Madrid y en realidad vale menos que el peor de los regates que pueda hacer Vinicius. En eso consiste todo y ahí radica la abismal diferencia entre el Madrid y todos los demás, pero especialmente entre el Madrid y su vecino de La Peineta. Son dos formas de vida distintas, dos estadios diferentes de la evolución de las especies. Conceptualmente hablando el entendimiento es imposible pero el Madrid, como entidad, suele estar lento de reflejos cuando se trata de poner por delante sin ninguna duda y con la firmeza de un bloque de mármol lo suyo. Y lo suyo es Vinicius, síntesis de cómo ha caminado siempre el Madrid por el mundo: con la cabeza alta, con el talento y la alegría como bandera que no empaña y con ese punto de chulería y seguridad en sí mismo que sólo da la conciencia casi siempre delirante y suicida del elegido, del iluminado. Eso se tiene o no se tiene y si se tiene uno camina por encima del agua del mar. Esto por supuesto resulta intolerable en un país mezquino que lleva más de cien años acostumbrado a mirar hacia abajo, con la vista gacha, habituado ya a trotar como los bueyes. Miguel Hernández, el pobre, escribió un poema maravilloso que ya en España sólo aplica al Madrid, que es el animal varón que toda la Creación agranda. El resto, especialmente la cabaña del Civitas Metropolitano, medran como bueyes en los páramos de España.

 

Getty Images.

Foto del avatar
Madridista de infantería. Practico el anarcomadridismo en mis horas de esparcimiento. Soy el central al que siempre mandan a rematar melones en los descuentos. En Twitter podrán encontrarme como @fantantonio

23 comentarios en: Bailaré sobre tu tumba

  1. La cacería contra Vinicius ya ha tomado tintes grotescos. Hoy, martes 20, en el diario ABC (edición impresa), se publica un artículo sobre ajedrez (uno diría que no está especialmente relacionado con el fútbol) perpetrado por un tal Federico Martín Bellón en el cual, hablando sobre Hans Niemann, aparece el párrafo que transcribo literalmente: "También ha demostrado un nivel de chulería excesivo. Incluso se le podría comparar con Vinicius".
    Parece que cualquier contexto es válido para atizar a un chaval que ha sido (y está siendo) permanentemente menospreciado, insultado, agredido... e incluso mordido. Pero, exclusivamente por llevar la camiseta más gloriosa de deporte mundial, el malo es él.
    Se hacen muchas cosas bien en el Real Madrid. Afortunadamente, la mayoría. Pero el departamento de comunicación (o estamento equivalente del Club) hace tiempo que claudicó ante el p*to relato de los co*ones.
    Valió ya, *oder.

    1. Me quedo flipado con el extracto del artículo en el Abecé. Qué vergüenza, qué asco. ¿Se le podría comparar con Vinicius? ¿Pero qué ha hecho el pobre chaval, aparte de bailar, ha hecho trampas alguna vez en su pta vida para que le compare con un (supuestamente, no vayan a ofenderse algunas) tramposo?
      Valderrama, gran artículo.

    2. Es lógico, el jefe de deportes del diario A.B.C., nombrado hará unas pocas semanas, es D. José Miguelez, reconocido forofo y ultra atlético, que además de emborronar y deslucir las paginas del otrora periódico líder de la prensa española, se dedica a malmeter contra el Madrid, para colmo es habitual en las tertulias radiofónicas de El Primer Palo, programa deportivo de la cadena de emisoras ES. Radio.

  2. Gran artículo Antonio!
    Hay que empezar a ir de la mano, tanto equipo, institución y afición. Denunciar desacomplejadamente la bazofia hipócrita que nos rodea, sin olvidar que somos una mayoría silenciada por unos cuantos listillos y garrulos envidiosos.
    ¡HALA MADRID COJONES!

  3. Es duro. Hay que entender la frustración. Otra cosa es que lo paguen con el chaval . Eso es indigno. Hay que pensar durante la semana en meter goles , no en lo que van a hacer los del equipo contrario cuando te los meta. Eso no es digno de un capitán.Planificar sobre la futura derrota , no gracias.
    No ha hecho más que empezar esto y si no es por las palancas estaríamos cruzando a toda pastilla el desierto del Sáhara . A ver quién se iba a tragar los partidos españoles en ese plan . Con Lewandosky , por lo menos hay suspense. Esperemos que siga así.
    Al final tiene sentido, pero cuando se jubile el sensacional polaco esto va a ser infumable.
    Laporta ha salvado la Liga.

  4. Artículo absolutamente imprescindible. Entre los "equidistantes" quiero resaltar a Valdano, que escribió lo de "que le aticen está mal, pero...". Sobre los aficionados filo-nazis del equipo del pueblo, nada de nada.
    En fin, nosotros a lo nuestro: ganar, ganar y ganar!

  5. Tal cual, Fantantonio. Claro y sin peros. En toda esta BAZOFIA en que se ha y lo han convertido al deporte (fútbol en particular) desde hace excesivo tiempo, como la RFEF, LALIGA, los diversos comités (árbitros, competición, apelación, etc.), CSD y toda la basura política con sus infames alianzas y dirigentes y actores mentirosos, hipócritas y prevaricadores, sin olvidar a casi toda la prensa deportiva de este país. En toda esta selva no hay que olvidar que lo que verdaderamente motiva todo este escarnio es la camiseta blanca del REAL MADRID, motor real de todo este tinglado, que como jauría de perros rabiosos muerden la mano que les da de comer. ¿ De qué viviría la liga y prensa sin el Real Madrid?.
    #Baila, Vini Jr. HALA MADRID Y (más que nunca) NADA MAS.

  6. ¡Sublime, de lectura obligatoria para antis acomplejados, madridistas alienados y despistados en general. Compartamos estas líneas como si fueran santas escrituras. Muchas gracias, así se defiende al club más importante del mundo!

  7. Magnífico artículo.

    ……
    ……

    Yugos os quieren poner, gentes de la hierba mala
    Yugos que habéis de dejar rotos sobre sus espaldas
    Crepúsculo de los bueyes, está despuntando el alba

    Los bueyes mueren vestidos de humildad y olor de cuadra
    Las águilas, los leones y los toros de arrogancia
    Y detrás de ellos, el cielo ni se enturbia ni se acaba
    La agonía de los bueyes tiene pequeña la cara
    La del animal varón, toda la creación agranda

    Si me muero, que me muera con la cabeza muy alta
    Muerto y veinte veces muerto, la boca contra la grama
    Tendré apretados los dientes y decidida la barba

    Cantando espero a la muerte, que hay ruiseñores que cantan
    Encima de los fusiles y en medio de las batallas.

  8. Fue morirse Antonio Escohotado y descubrir al mismo tiempo su madridismo y La Galerna. Desde entonces no hay día que pase sin leer todo lo que aquí se publica. Muy pocas veces encontré motivos para discrepar, casi siempre estoy de acuerdo con los articulistas, pero lo de Antonio Valderrama de hoy (Fantantonio leo por aquí que cariñosamente le llaman), me parece lo mejor que he leído en mucho tiempo. ¡Ya está bien! ¡Hay que salir en defensa de Vinicius sin ambages! ¡Aquí no valen ni tímidos ni equidistantes! O somos o no somos, no se puede consentir que sigan atizando a un chaval que lo único que hace es jugar primorosamente y deleitarnos con un fútbol alegre y vistoso como hacía tiempo no se veía en el estadio Santiago Bernabéu. A modo de desagravio propongo que en el próximo partido a disputar en nuestro campo se le tribute una gran ovación. El chico se lo merece ampliamente.

  9. Es una gozada leer la Galerna y leer artículos como este. Entre otras muchas cosas, difíciles de enumerar, son una defensa del periodismo que tantos muchos denigran. Muchas gracias.

  10. Grandísimo, Antonio.¡Bravo!
    Luego , aún hay que aguantar gente que se dice madridista criticando si la reforma tal o la planificación deportiva pascual . Como si no hubiera prioridades. No llega el momento en que me lo imagine. Ojalá pudiéramos dejar las competiciones domésticas y focalizarnos en Superliga y demás competiciones ,internacionales.

  11. Aún caliente el cuerpo sin vida de Javier Marías, me viene a la memoria un artículo suyo, creo que del año 1994 (ya ha llovido) que con el título de ¿Porqué no nos odian? respondía a la pregunta que en aquellos momentos se hacían los
    seguidores del Barca, que no podían creerse que no fuera recíproco en los madridistas el odio que ellos sentían hacia todo lo blanco. La respuesta es bien sencilla: Se odia lo que se envidia y nada hay que envidiar de los demás equipos, mucho menos de los vecinos que antes acampaban al lado de río y ahora lo hacen rodeados de antiguos vertederos.
    Por lo tanto si no hay envidia no hay odio, pero ello no quiere decir que tengamos que seguir poniendo estoica y permanentemente la otra mejilla. Hay que contraatacar y la mejor arma para ello serían artículos como el que acaba de firmar D. Antonio, fenomenal torpedo a la línea de flotación de tanto buque antimadridista como navega en el mar revuelto de la prensa deportiva que padecemos.
    ¡Enhorabuena!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tweets La Galerna

Mañana vuelve a jugar el @realmadrid 🙌

Vamos a ir abriendo boca con las estadísticas, datos y curiosidades que rodean al partido frente al @Osasuna de la mano de @RMadridDatos.

https://www.lagalerna.com/previa-del-real-madrid-osasuna/

Tim Burton, de golpe y porrazo, se ha convertido en uno de los directores favoritos de @AthosDumasE.

A que no adivináis por qué.

https://www.lagalerna.com/el-madridismo-de-tim-burton/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram