Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
La mili de Achraf

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

La mili de Achraf

Escrito por: La Galerna25 mayo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. A fin de medir los posibles despendoles del futbolista, siempre tentado por placeres que puedan alejarle de la exigible profesionalidad, se miraba mucho con quién iba. Eso era antes del Covid. Ahora basta con saber con cuántos va. “Dime con cuántos vas y te diré quién eres” es la nueva normalidad del refranero español, al menos la tocante a ese dicho. Los peloteros no son una excepción.

En lo que nada ha cambiado de antes del Covid a ahora es que Banega sigue metido en todos los fregaos extradeportivos Es un perejil de todas las salsas, con independencia de que a esta última salsa le sobren por lo menos un par de ingredientes. En esta fase de la desescalada no se puede exceder de diez personas por reunión, y varios jugadores del Sevilla se han mostrado un fiestuqui demasiado multitudinario y encima lo han colgado en Instagram. Les ha faltado ponerlo en twitter mencionando la cuenta de la Guardia Civil y la de Salvador Illa (Illa Illa, Juanito Maravilla). Y es lo que antes decíamos: en este caso no importa la naturaleza de los fungibles consumidos ni la virtud de las acompañantes, que no dudamos es intachable. Lo que cuenta es que había demasiada gente ahí conforme a la ley de salida del desconfinamiento. Los chicos ya se han disculpado pero a Marca le ha faltado tiempo para ponerles una portada ejemplarizante. El juego de palabras (“desFASE”) estaba servido, aunque no tiene ninguna pinta de desfase como tal el ágape: sol, carpa, bebidas fresquitas, mucha niña mona pero ninguna sola (como decía Mecano) y un ambiente que a priori se antoja de lo más sano. Pero claro, eran más de diez, y eso no puede ser.

Vaya también desde aquí nuestro tirón de orejas para el grupo, aprovechando para ello las del propio Éver Banega, sin ir más lejos, por razones que en esto también tienen más que ver con la cantidad que con la calidad.

En su faldón superior, Marca nos trae las recreaciones que Valdebebas admiró ayer del gol de Ramos en Lisboa, del que se cumplían 6 años. Modric tiró el córner y Ramos lo remató otra vez, como entonces, como en Lisboa. Bravo. Qué emoción cada vez que recordamos aquello, amigos. No sabemos si, con el objetivo de brindar aún más credibilidad a la recreación, llevaron a Valdebebas a Juan Carlos Rivero para que dijese lo de “Al Atleti le empatan en el último minuto pero todavía nos queda la prórroga”, el equivalente a aquel “Se nos va la Liga” de Carlos Martínez.

El gol de Ramos a (cosas de la vida) Courtois es tal vez someramente reproducible en un campo de entrenamiento, pero nunca podrá siquiera acercarse a la emoción infinita de las cosas tal cual fueron. Para que todo resultase más realista, nos cuentan que quisieron llevar a Simeone para que tratase de pegar a Varane al final, pero se negó el Cholo aludiendo que el pibe ya anda crecidito, ché.

Entre las conversaciones que se dieron durante el guateque de los Banega, De Jong (el sevillista) y compañía es casi inevitable que hubiera muchas de fútbol. Sin duda los allí presentes habrán visto algún que otro partido de la ya reanudada liga germana y habrán flipado en colores (ellos lo habrán dicho así) con el nivel estratosférico de Achraf. Los colores en los que habrán flipado serán el amarillo y negro del Dortmund, aunque como bien apunta As el año próximo se fundirán en ese blanco totalizador que no en vano es la amalgama de todos los colores. Desde La Galerna aplaudimos a manos llenas la posibilidad de que Achraf, cedido en Alemania, pueda volver a la primera plantilla a fin de competir lealmente por el puesto con otro hombre que también hizo la mili en tierras teutonas: Dani Carvajal.

Achraf, que se está hinchando a meter goles y dar asistencias pese a no ser un delantero, puede además desenvolverse perfectamente en el otro lateral. Su polivalencia también le avala. Es un jugador en quien ya confió Zidane antes de mandarle a hacer esa mili a Alemania (una mili que todo indica debe tocar a su fin para que se dé la vuelta a casa) y con quien el público fue inmisericorde. Podemos estar tranquilos en ese aspecto: no habrá público en el Bernabéu en mucho tiempo.

A veces nos acordamos y nos da el bajón.

La portada de hoy de Mundo Deportivo está llena de costumbrismo exótico. Dembélé aparece acompañado por dos miembros de su familia, ataviado de forma tradicional, en celebración del fin del ramadán. Lo llamativo es el contraste con el titular: “La Juve pregunta por Dembélé”. La sensación es que la Juve ocupa la posición del espectador y entrevista a los tres agraciados.

-Disculpa, Ousmane. Se podrían retirar estos dos señores? Esto es una entrevista de trabajo.

-Ellos van donde voy yo. No creo que haya nada en contra. Somos tres, cuatro contándole a usted. No llegamos a diez.

-Hombre, visto así...

Donde se juntaron más de cuatro y más de diez, muchos más que en la fiesta de Banega... Donde se juntaron miles y miles cuando ya la pandemia estaba desatada fue en Liverpool, en el partido que dio el pase al Atlético de Madrid a la siguiente ronda de la Champions. La
responsabilidad de la UEFA y las autoridades británicas al respecto es brutal. Ese partido nunca se debió jugar, como se advirtió en los portanálisis de la fechas:

Es una mancha ignominiosa sobre el fútbol europeo. Un estudio científico acaba de estimar en 41 el número de muertes causadas por la celebración de ese encuentro. 41 shots, como la canción de Springsteen. Sport es el único de los cuatro diarios que trae a portada, en pequeñito, la noticia.

El nivel de culpa que arroja la locura que supuso la celebración de ese partido no es medible. Shame on them.

Pasad un buen día si podéis.