Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Lisboa: el gol de Ramos... y el de Bale 

Lisboa: el gol de Ramos... y el de Bale 

Escrito por: Jesús Bengoechea24 mayo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
El símbolo demanda completitud. No tolera compañeros de viaje. El símbolo es un depredador de atención. Por eso, y por otras razones que aunque intento entender se me escapan, me he quedado prácticamente solo defendiendo que el gol de Bale en la prórroga de la Final de Lisboa, que hoy celebramos, merece una reivindicación muy seria, sin que la misma suponga hacer de menos al gol de Sergio, uno de los más importantes de nuestras vidas, también de la mía, por supuesto. Es solo que me gustaría hacer hueco para el gol de Gareth en la vitrina imaginaria de la gloria lisboeta que el madridismo lleva en el corazón.
“Bueno, hombre, es que ese gol iba a llegar en cualquier caso. El éxtasis corresponde al de Ramos porque lo dábamos por imposible”. El éxtasis corresponde a los dos, digo yo, y lo mantendré mientras los goles haya que marcarlos y no caigan por su propio peso nunca, como parece creer el madridista medio que al parecer dio por hecho el gol de Gareth Bale en la prórroga. Yo me pregunto cómo puede darse por hecho un gol, y menos uno tan importante como para deshacer las tablas en la segunda parte de la prórroga de una final de la Copa de Europa.
“Una vez que Ramos nos llevó a la prórroga, todos sabíamos que ganaríamos ese partido”, me espetan por WhatsApp, refractarios a concederle al slalom del Fideo y el remate del galés la gloria que merecen. Ustedes perdonen, pero yo no. Yo no lo sabia. Lo intuía. Lo deseaba. Lo veía muy factible. Pero no lo daba por hecho, tal vez porque soy un escéptico que no da nada por hecho nunca, pero sobre todo porque la posibilidad de que el Atleti hubiera aguantado toda la prórroga sin encajar no se me antoja tan fantasiosa como a todo el mundo. De hecho, el gol de Bale no llega hasta cerca de los 20 minutos de tiempo añadido. El Atleti se quedó a diez minutos de forzar los penaltis. Ningún madridista se estremece ante esa idea. Yo sí. Soy el único. Todos los madridistas del planeta reconocen que temblaban ante la posibilidad de perder el partido en tiempo reglamentario, posibilidad que titánicamente abortó el cabezazo de Ramos. A lo mejor es porque soy un alarmista nato, o porque las resacas del sufrimiento me hacen sufrir tanto como el sufrimiento mismo. El caso es que yo nunca di por hecho que ese gol en el tiempo extra caería del cielo, y el que al final cayera no solo ese gol sino dos más (Marcelo y Cristiano de penalti) no atenúa un ápice mi pavor retrospectivo. Lo repito: el Atleti estuvo a diez minutos de llevarnos a los penaltis.
Se dirá que era altamente improbable que los del Cholo aguantaran la prórroga en cualquier caso. A eso opongo yo un argumento que tiene algo de esotérico y mucho de impepinable, a mi juicio: si el Atleti había llegado a ir ganando SIN HACER ABSOLUTAMENTE NADA hasta el minuto 93, quién dice que no podían haber aguantado toda la prórroga sin encajar? Una cosa no es más increíble que la otra.
yo nunca di por hecho que ese gol caería del cielo, y el que al final cayera no solo ese gol sino dos más (Marcelo y Cristiano de penalti) no atenúa un ápice mi pavor retrospectivo. Lo repito: el Atleti estuvo a diez minutos de llevarnos a los penaltis.
Los penaltis no son una lotería, como suele decirse. Pero sí son un ejercicio psicológico de frialdad y autoconfianza que suele ganar quien llega a ellos con esta variable más desarrollada. Para el Atleti, en el contexto de esa prórroga, habría sido una hazaña forzar los penaltis, y por esa razón habría llegado a ellos henchido de moral y, por tanto, con muchas opciones de llevárselos. Envidio a los madridistas que dicen que nunca sufrieron ese vértigo. Yo sí lo sufrí, justamente hasta que Gareth cabeceó el rechace de Courtois para mandarla a la red. Y si me apuráis, también, hasta que Marcelo y Cristiano remataron la faena.
Por eso venero como el que más el remate de Sergio sobre la bocina. Representa la esencia del Real Madrid más que ningún otro lance de su historia contemporánea. Pero no me olvido del camino de Di María que algún día recorreré como tantos peregrinos recorrieron el de Saint David, que muere en la bellísima catedral del mismo nombre en la punta más occidental de Gales, provincia de Lisboa.
Editor de La Galerna (@lagalerna_). @jesusbengoechea

17 comentarios en: Lisboa: el gol de Ramos... y el de Bale 

  1. Pues yo cuando marcó Ramos tuve el convencimiento de que esa final la ganaríamos. También pensé que no tardaríamos en adelantarnos en el marcador y sin embargo tardamos más de lo que yo creí cuando empatamos, es verdad que no llegué a sentir el vértigo de los penaltis porque confiaba en que acabaríamos marcando.

    Dicho todo esto, yo siempre he concedido muchísimo valor al gol de Bale porque fue el que nos dio la victoria y nos ahorró el sufrimiento de los penaltis y una posible