Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
1-2: Se acabó el invierno

1-2: Se acabó el invierno

Escrito por: Quillo Barrios6 marzo, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El PSG se tiró semanas calentando el partido como si fuera a recibir a un novato de la competición. Los días previos al encuentro se parecieron a aquellos en los que Munich vería arder sus árboles. Y acabó de forma casi idéntica, con la afición local congelada y el Real Madrid alzando los brazos en señal de victoria. Los de Zidane estarán en cuartos de final tras demostrarle al mundo entero que la Champions League no tiene nada que ver con la Liga. Escuchan el himno y todo cambia. No podía ser de otra manera en París y el día que el club cumplía 116 años de gloriosa historia.

Vimos un partido maduro y muy serio del Real Madrid, con Cristiano demostrando que es el Rey de Europa y Zinedine Zidane superando de principio a fin a un Unai Emery al que se le ha acabado el crédito. Zizou apostó por Casemiro, Kovacic, Lucas Vázquez y Asensio por detrás de Cristiano y Benzema y la jugada le salió redonda. Se vio un Madrid rápido, eléctrico, solidario e incisivo. Corrieron todos y supieron en todo momento hacia dónde correr. El trabajo de Zidane en esta eliminatoria ha sido magnífico. Hasta Kovacic, que se intuía como la gran duda en una noche de alto voltaje, brilló con luz propia, especialmente en una primera mitad en la que, gracias al ancla de un imperial Casemiro, se soltó y ofreció su mejor versión. El croata se doctoró con la Torre Eiffel de fondo. Nunca lo olvidará.

Fue un encuentro tan perfecto del Real Madrid que ni siquiera en los primeros minutos hubo sobresaltos. El PSG estaba más preocupado por alimentar el ambiente bélico que por jugar al fútbol. Casemiro selló su zona desde el principio y el resto del equipo acompañó con generosidad y altas dosis de calidad. La salida de balón era limpia y en cada arrancada blanca se intuía peligro. Mención especial merece Lucas Vázquez, cuya exhibición en París ha estado a la altura de su monumental 2018. Se vació en la presión y estuvo muy acertado en ataque. Maravilloso su centro a Cristiano Ronaldo en el 0-1.

El 0-1, de hecho, llegó cuando empezaba a desesperarse un PSG que, sin Neymar, no encontraba ese desequilibrio necesario ante una defensa perfectamente posicionada y trabajada. Las travesuras de Mbappé -gris durante toda la eliminatoria- no bastaban para incordiar. En pleno mar de dudas, Asensio retrató a Alves con un caño delicioso para que Lucas asistiera a Cristiano, que congeló París y apagó las bengalas de una afición que, un año más, llora por ver la fase decisiva de la Champions League desde la barrera.

Tras el gol, el Real Madrid bailó al PSG. Pudo golear, pero los palos y la mala suerte impidieron un resultado escandaloso. Verratti se autoexpulsó con una segunda amarilla muy infantil y el campeón de Europa sintió que todo había acabado pese a que el gol de Cavani subió algo la temperatura. Entraron Kroos, Bale e Isco para bajar el telón, aunque fue Casemiro, con fortuna, el que firmó el 1-2 y dejó a los madridistas tan buen sabor de boca que lo que más apetece ahora es repetir. Los cuartos de final se jugarán en primavera. Se acabó el invierno.

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios