La prensa y la Grada Fans

29

Manuel Matamoros es mi amigo. Conviene empezar por ahí antes de tomar posiciones sobre una persona (y su obra) cuyo nombre no significa mucho para el madridismo planetario pero está sujeto a cierta polémica en el seno del madridismo madrileño. Si uno dice que su amigo es cojonudo sin empezar por confesar esa amistad, corre el riesgo de que se atribuya al afecto por el sujeto esa declaración. Confesando que le tengo en muy alta estima no desactivo la hipótesis, ya lo sé, pero al menos impido que quien la esgrima se haga el listo. Sucede además que causa y efecto juegan con frecuencia al equívoco y yo no digo que Manuel sea un hombre extraordinario porque sea mi amigo, sino que es mi amigo porque.

No solo y sí en compañía de otros, pero siendo él destacadísimo ideólogo, Manuel ha posibilitado que el Real Madrid tenga una Grada de Animación que anima, como su propio nombre indica, pero siempre bajo la premisa de la ejemplaridad. Lo hacen muy bien y nunca, nunca dan razones para el sonrojo, seas de derechas, de izquierdas o las dos cosas para tener más votos. Nadie en los medios ha ponderado suficientemente al Real Madrid por desterrar la violencia (física y conceptual) del Santiago Bernabéu, dotando al club de una animación apolítica y sana donde caben todos mientras se comporten como es debido (caben incluso quienes no siempre se comportaron como es debido pero acrediten ser capaces de hacerlo de aquí en adelante, pues no solo en la legión debe aplicarse el lema “nada importa tu vida anterior”), de manera que, igual que los medios se resisten a aplaudir a Florentino ese mérito, la más atomizada opinión del madridismo madrileño tuitero se resiste a otorgar a Manuel el reconocimiento que merece como uno de los artífices de este éxito. No todos los tuiteros que opinan sobre la cuestión social en el madridismo son así, claro. También está el que está a favor y el que no sabe no contesta, pero el que está en contra hace más ruido, un ruido no siempre ajeno al insulto que ha desaparecido del Bernabéu para refugiarse en nicks iracundos, un ruido no siempre renuente a caer en la más burda amenaza y en la intimidación.

Manuel y los suyos han sufrido eso en las redes sociales (insulto, intimidación y amenaza) más que nadie que yo conozca. Su delito es haber dejado fuera del mapa de la animación en el Bernabéu a sujetos que no hacen más que dar la razón a Manuel y a los suyos con su ominoso acoso 2.0. En su reacción al quedarse fuera dan la razón al hecho de que estén fuera, por mucho que cobardemente se escondan bajo sobrenombres y se parapeten tras fotos de aguiluchos o esqueletos. Es posible que, en este proceso de limpieza, hayan pagado algunos justos por unos cuantos pecadores. Es fácil, imagino, excederte en la criba cuando trabajas en el marco de una coacción que potencialmente (y a veces de facto, hay casos) afecta a tu integridad física. No ilustraré esta exposición con ejemplos reales para no dar ideas.

Si el madridismo madrileño tuitero ha sido injusto (y en algunos casos criminal) con la Grada de Animación, qué decir de los medios madrileños. Para dichos medios, la Grada de Animación es en lo social lo que Bale es en lo deportivo: un sujeto pasivo al que propinar patadas cuyo destinatario último es el culo de Florentino. Sucede que tanto la Grada como Bale se están hartando a ganar Copas de Europa, lo que obliga a sus detractores (los de ambos) a hilar finísimo en sus críticas. El lector más o menos avezado habrá deducido sin dificultad que donde dice “hilar finísimo” debe leerse “batir registros históricos en la emisión de sandeces y mentir sin decoro”.

En su afán por hundir la Grada (y en el afán último de hundir a Florentino) no debería extrañar pero extraña que los medios se hayan dado la mano con el madridismo madrileño tuitero más salvaje. Supongo, o más bien quiero suponer, que destacados prohombres de Prisa como Relaño o Robinson no apoyan la violencia física ni verbal per se, lo que no les ha impedido hacer guerra común con quienes preferirían un Bernabéu donde solo animasen los de siempre y en el que animaran como siempre, con las consignas políticas de siempre. Son consignas que sobre el papel no deberían gustar a Relaño o Robinson, pero uno puede -vuelvo a suponer- pasar por encima de remilgos éticos y estéticos cuando el trofeo que aguarda al final es la cabeza de nuestro hombre. Hay que corregir a Churchill: lo que hace extraños compañeros de cama no es la política (aquí debería deshacerlos), sino el ataque a la Grada de Animación del Real Madrid, ahora llamada Grada Fans.

la Grada de Animación es en lo social lo que Bale es en lo deportivo: un sujeto pasivo al que propinar patadas cuyo destinatario último es el culo de Florentino.

Primero, aunque seguro que en rigor no fue lo primero, llegaron aquellas manifestaciones despectivas de Michael Robinson respecto a la falta de espontaneidad de la Grada Fans, reforzados por editoriales de Relaño que por pura casualidad (?) coincidieron en el tiempo. La Grada, que lo hace muy bien, tiene la falta de espontaneidad que manifiesta cualquier grupo humano que sigue las indicaciones de una persona a cargo de su tarea, pues no de otro modo se anima. Hay un señor con un altavoz. Hay un jefe de columna. ¿Qué quiere Robinson que haya? ¿Un colegio Montessori donde cada niño va descubriendo por sí mismo los caminos de su creatividad? A lo mejor Robinson prefiere que cada uno cante lo que quiera y a destiempo. A lo mejor prefiere que canten cosas relativas a la cámara de gas, como pasaba antes. Aun en el supuesto de que la Grada adoleciese de falta de espontaneidad, y aun en el supuesto de que ese fuese un problema, me parece a mí que lo que su existencia ha posibilitado (y desterrado) compensaría con mucho ese inconveniente, pero qué voy a decir yo si soy florentinista y amigo de Matamoros.

Estas acusaciones, elevando al grado de gravedad lo que deberían ser cuestiones de segundo rango, a fin de tener algo que criticar, son el equivalente en lo social al golf de Bale en lo deportivo, a saber: memeces como pianos de cola esgrimidas para socavar la resistencia de la presa (la próxima y la última).

Ocurre, como decíamos antes, que cuando las acusaciones sobre cuestiones opinables se quedan inevitablemente cortas no queda otra salida que la de invención, la de acusar con mentiras, a menos que uno quiera deponer su actitud de acoso. Pero no quiere.

Así, hace ya tiempo que muchos medios, yo diría que con Prisa y Cope al frente, propenden a acusar a la Grada Fans de pitadas a determinados jugadores del Madrid que cualquier persona que haya asistido al partido habrá escuchado procedentes de diferentes zonas del campo y no desde una en concreto, no desde luego desde la Grada Fans. Manolo Lama, por ejemplo, pero sin ser el único exponente, acusó al club de orquestar a través de la Grada pitos contra Casillas, y parece obstinado en seguir una política de insidias en esa línea. Lo hizo entonces y lo hace ahora.

En el último partido de Liga en el Bernabéu, frente al Valladolid, se escucharon silbidos contra Sergio Ramos. Fueron, como siempre que el Bernabéu tiene la fea costumbre de abuchear a los suyos, manifestaciones espontáneas y dispersas de desaprobación (y de estupidez, si nos atenemos a la pírrica ayuda que para un jugador propio puede suponer el ser silbado por madridistas). Lama volvió a señalar a la Grada, y el que Manuel Matamoros compareciese esa misma noche en el programa de EsRadio de Juanma Rodríguez para negar que fueran silbidos llevados a cabo desde ese fondo por encargo del club no ha servido para que nadie se retracte. Más bien al contrario: otros periodistas siguieron la línea marcada por Lama, asumiendo como un hecho incontestable la autoría física de los abucheos por parte de la Grada Fans, así como la autoría intelectual del palco. Lo dicho: cuando la realidad es demasiado trivial como para hacer mella, solo cabe mentir. Esto, siguiendo el paralelismo deportivo con Bale, ya no es como lo del golf. Esto ya es como lo de la hernia.

Lo que yo he venido hoy a contar aquí es lo que mis oídos (estaba en ese partido y sé que la música de viento contra Ramos no venía de ese sector), mi lógica y mi información me dicen, a saber: que la gente pita espontáneamente a quien quiere y cuando quiere, que a veces esos pitos se dirigen a jugadores que constituyen (cuando juegan con la Selección española) la única posibilidad de acceso a la noticia por parte de los medios, y que cuando sucede esto último los propios medios no pierden un segundo en atribuir a la Grada Fans el ataque. El objetivo de la insidia es doble: ganar puntos de cara al jugador para el logro de eventuales entrevistas y/o primicias (defendiéndole enfáticamente) y erosionar la imagen de la propia Grada y de quien se supone que esta detrás de los silbidos: el mefistofélico Florentino Pérez. Y da igual que Manuel Matamoros aparezca en esRadio o en la CNN negando que la Grada tenga nada que ver con esa espontánea manifestación de descontento. Las cosas son como Manolo Lama dice que son y no como son, que para eso asiste a Manolo Lama el derecho a no revelar la identidad de sus fuentes, como asiste a los periodistas que le siguen en la calumnia el derecho a no revelar que su fuente es Manolo Lama.

A mí, por lo demás, me asiste el derecho a proclamar que las fuentes de Manolo Lama son inexistentes (en este tema desde luego, como mucho malicio que también en otros). También me asiste el derecho a opinar que Manuel Matamoros, con ayuda de otros, entre ellos el propio club, ha concebido y desarrollado una Grada Fans que debe ser un orgullo para el madridismo y que se dedica de hecho a tapar con sus cantos de ánimo los silbidos de otros madridistas. Incluso aquellos madridistas que parecen incapaces de enorgullecerse del palmarés reciente de su equipo deberían, al menos, llevar la frente bien alta respecto a lo logrado por su club en lo social.

Dicho esto, voy a aprovechar que estoy en Madrid para tomar una cerveza con Manuel, que para eso me precio de pocas cosas pero sí de tener el mejor gusto a la hora de elegir a mis amigos.

29 COMENTARIOS

  1. ¿Se imaginan a Robinson hablando de “falta de espontaneidad” de cualquier otra afición de cualquier otro estadio? ¿no, verdad?. Pues eso.
    Supongo que Relaño, Robinson y el antimadridismo en general nunca perdonarán a Florentino que les haya quitado la posibilidad de calificar de “ultras” a los aficionados del Bernabeu.

    Y sobre lo de la animación, en TODOS los estadios los grupos de aficionados (la mayor parte de ellos con nombres bastante bélicos, por cierto) siguen en sus cánticos y coreografías a un tio con un megáfono o a unos ‘directores de orquesta’. Es lo que tiene cantar o gritar a coro.

    • Un tipo que ha jugado , y es seguidor del Liverpool esta moralmente incapacitado para calificar a ninguna aficion despues de la tragedia de Bruselas. Hay que ser muy desahogado para hacerlo.

      • 39 muertos… él no estuvo aquella temporada (creo que la anterior o la siguiente sí) pero para él es el modelo del que hace provenir su “autoridad” para opinar del tema.
        Pena que nadie le sacara el tema a colación cuando pontifica de la grada fans.

  2. Por otra parte, el antepenúltimo párrafo del artículo del señor Bengoechea debería ser memorizado por todo el madridismo. A ver si alguno se cae definitivamente del guindo.

  3. Totalmente de acuerdo con su artículo, sr. Bengoechea.
    Yo también estuve en el estadio el día del Valladolid, y puedo asegurar que los pitos a Ramos, que empezaron con el primer balón que tocó, eran muy minoritarios, y desde luego no procedían de la grada de animación, sino de distintas zonas del estadio. Supongo que cada uno que pitaba, tendría sus propias razones para hacerlo.
    Sobre la “espontaneidad” de los cánticos, o sobre su falta, que disgusta a Robinson y a otros próceres de la información, ¿no recuerdan que a los ultras sur los dirigía un tío con un megáfono? ¿Echan de menos aquellos cánticos tan “espontáneos”?
    Sobre cánticos puedo aportar mi propia experiencia en el estadio. Hay en una zona próxima a mi localidad, en la que se situa un pequeño grupo de exiliados del antiguo fondo sur, que se la tienen guardada a Florentino. Supongo que porque el club los colocó, tras la creación de la grada de animación, en la otra punta del estadio.
    El día del partido de vuelta de la eliminatoria contra el Wollsburgo, había que remontar un dos a cero en contra, que traíamos de la ida en Alemania. Pues bien, cuando subía a mi localidad, llegaba también un grupo de esos madridistas que iban cantando “Florentino dimisión”. Todavía no había empezado el partido. ¿Cabe un comportamiento más estúpido? Luego Cristiano marcó los tres goles del 3-0, pasamos la eliminatoria, se tuvieron que tragar los cánticos, y fuimos otra vez campeones de Europa.
    El día del Valladolid, tras el segundo chut al largero del Valladolid, volvieron con lo de “Florentino dimisión”. Llegó la carambola de Vinicius, y otra vez a tragarse el sable. Pero ese día, la situación estaba tan caldeada, que un pequeño grupo pudo llegar a arrastrar a buena parte del estadio con sus protestas. Y eso está espereando buena parte de la prensa anti Florentino.
    La cosa no puede ser más absurda si uno lo analiza friamente. “El Valladolid chuta al largero, luego Florentino debe dimitir”. Sin embargo, en el ambiente tenso, pasional e irracional que viene de varios malos resultados, la mecha puede prender, y llegar al resultado que se busca, la segunda salida de Florentino.
    Ni siquiera después de haber ganado cuatro de las cinco últimas copas de Europa, el club esta libre de estas convulsiones. Siempre habrá algo que reprochar, incluso que no gusta que todos los de la grada de animación vayan de blanco.
    Saludos.

  4. Robinson debe considerar mejores las payasadas de la afición del Nou Camp, mosaicos vergonzosos, lacitos estúpidos, pitadas a autoridades, banderas o himnos, no digamos celebrar el minuto y los segundos que emulan el año en que el primer Borbón les enseñó a llorar como mujerzuelas. O sus boixos neofascistas montando peleas por toda España. A veces creo que el brexit es precisamente para que gentuza como él regrese a su tierra ya.

    Y ahora que ya he soltado mi veneno contra ese pirata británico, solo decir que la grada blanca es un ejemplo para otros clubes y un orgullo para el madridismo, y que a mí también me gustaría compartir cañas con su sufrido organizador.

  5. Se habla mucho de Florentino moviendo hilos y tal. Pero yo me pregunto quién mueve los hilos de estas marionetas (Relaño, Lama, Robinson, etc) y qué es lo que persigue realmente, porque no puedo quitarme de la cabeza que detrás de esta gente hay un designio político de largo alcance (lo siento, pero no creo que el odio ni el poder de Relaño puedan ser tan grandes y consistentes como para, por sí solos, movilizar en bloque a toda la prensa cada vez que él da una indicación). En mi opinión (sin información) el objetivo final no es derribar a Florentino (eso es un medio necesario) sino hacerse con el control del Madrid, el orgullo de España (con perdón) para desactivarlo y convertirlo en una comparsa.

    La estrategia defensiva del club de adaptarse hasta el último detalle a los modelos políticamente correctos que hoy se exigen, pero sin renunciar ni un milímetro en su autonomía, me parece excelente. La grada fans es uno de sus mejores frutos. Enhorabuena al señor Matamoros y mi apoyo incondicional.

    • “Mi candidato” a ese muñidor en la sombra por quien se pregunta de llama Roures. Tiene influencias políticas (“patrocinó” lo del 1-O en Cataluña, consiguió de Soraya concesiones que ningún otro grupo ha conseguido…), intuyo que debe tener influencias económicas puesto que mantiene funcionando medios de comunicación privados pese a que año tras año dan perdidas y por algún motivo controla RMTV. Para mí es un personaje siniestro que está detrás de muchas de las tropelías acaecidas en España en los últimos 15 años.

      • +1.
        Un tipo que acumula millones, contratos televisivos, quiebras de medios de comunicación y rescates y prebendas varias por parte de políticos que deberían estar radicalmente contra él. Da miedo.

  6. Soy socio desde hace más de 35 años. Desde entonces he ido al Bernabéu a no menos del 85% de los partidos de mi equipo y, ocasionalmente, a algunos fuera. La Grada Fans es de las mejores cosas que le ha pasado al Real Madrid en la vertiente social, al menos desde que yo soy socio. No es extraño que los que critican por sistema la gestión del club vayan contra ella, del mismo modo que lo hacen contra la reforma del campo, cuando se ficha y cuando no se ficha o invocan el espíritu de Juanito con la ouija (sic). Hablar de fuentes de información en relación a esos medios es una broma de mal gusto.
    En relación a los madridistas, creo que la mayoría de los que vamos al campo nos sentimos orgullosos de la Grada Fans. Más allá de los colores, yo he sentido vergüenza ajena ante ciertos cánticos, símbolos y comportamientos que tanto en el Bernabéu como fuera de él, mostraban ciertos seguidores de mi equipo. Creo que como club somos mejores ahora que hemos dejado claro que eso no nos representa de ninguna manera.
    El fútbol es pasión, por supuesto, pero por encima de todo es una fiesta en la que disfrutar con amigos, hijos, amigos, o el tío del asiento de al lado al que abrazas un par de veces al año extasiado e ignoras el resto del año. Yo me siento orgulloso de que la Grada Fans me represente como aficionado del Real Madrid y, como dice Jesús, ellos no fueron los (pocos) que silbaron a Ramos el día del Valladolid. Yo también, como casi siempre, ese día estaba en el campo

  7. Los ultras nunca la tomaron con Florentino cuando eran los dueños de la grada (de hecho Floper les devolvió al fondo sur desde el destierro del gallinero). Cualquier crítica de su parte suena a despecho y tan “oficialistas” eran ellos como puede serlo ahora la grada fans. No querían morder la mano que les daba de comer.

    Cualquier otro presidente (el mismo Laporta, sin ir más lejos) sería ensalzado por desterrar la violencia, pero todo vale para atizar a Florentino. En esta su segunda etapa (ya mas larga que la primera) van contra él a calzón quitao.

    Por buscar algo más de fondo a la critica, la verdad es que el público del Madrid nunca ha sido apasionado, de cantar 90′ porque sí, siempre ha sido más de dejarse llevar por el equipo. Quizá por eso lo de la grada pueda sonarnos algo impostado. Y sí, los ultras tambien lo hacían pero el público nunca comulgó con ellos, un sevillista aunque no sea radical te va a defender siempre a los biris, o los atleticos al frente por ejemplo, pero el madridista en general nunca simpatizó con ellos. recuerden los pitos cada vez que sonaba aquel “ul-ul-ultrasur”.

  8. Para esta prensa deportiva cateta que tenemos, el fin justifica los medios. Y su fin no es la verdad, sino el atizamiento y desprestigio continuo a su enemigo para rellenar. Por eso, jamás se retractarán ni pedirán perdón por el abuso del altavoz mediático que influye en las masas.

    Los Lama, Pulido & cía., los potentes altavoces que son la Cope, SEr, ondacero, radiomarca, mediaset, etc., llegan a más aficionados, usuarios, ciudadanos que estos reductos como La Galerna y forjan, alumbran , generan opiniones y ya sabemos cómo son estas (el RM siempre lo hace mal), que además, se forjan desde la mala leche, desde la premisa falsa, desde comentarios sacados de contexto y exagerados de forma vehemente para dar más dramatismo y gravedad. Elevan tontadas a categoría de noticia y los comentarios sobre ello son insidiosos o burlones, de tal manera que siempre hay manchas.

    La Grada Fans debería ser el paradigma mundial de cómo tratar la violencia en los estadios de grupos exaltados y cómo crear un gran ambiente festivo de animación sin insultos, sin ultras, sin violencia. La prensa debería exaltar el funcionamiento y la creación de la Grada Fans para que sirva de ejemplo de lo que hay que hacer, sin embargo, es todo lo contrario. ¿Por qué? Porque al enemigo ni agua. Y no van a conceder a Florentino ni un gramo de acierto. Y por eso atacan la Grada Fans desprestigiándola.

    El problema es que si fuéramos un país serio, este comportamiento canalla de la prensa tendría réplica en los medios con la misma relevancia que se propala la mentira, la inquina y el desprecio, pero no se hace periodismo de periodistas, porque eso es cargarse el tinglao que está montado: como no tengo noticias relevantes para rellenar todos los días con el Realmadrid, especulo y sobre ello discuto mientras le sigo pegando palos por si dice blanco o por si dice negro, aunque el club no diga nada y son meras especulaciones.

    El pecado de este periodismo deportivo obsesivo, ignorante, amoral, insidioso, cizañero es su descarado doble rasero: solo lo hacen con el Realmadrid. Cuando toca hablar del Atleti, todo es mesura, quitar hierro y en Cholo we trust. Si es el Barça parece como si con ellos no fuera la cosa y aceptan de buen grado lo que les diga el periodista culé.

    Llevan tantos años así que se han creído sus propias estupideces y que su forma de hacer es la correcta. Confunden, ya sea por ignorancia o adrede, lo habitual con lo correcto. ¿Cómo se combate esto? Poniendo de relieve este mal proceder, dejarles en evidencia en sus contradicciones y sus fobias, con la misma repercusión que ellos tienen. Algo que se está muy lejos de ocnseguir porque ellos controlan el cotarro mediático y no van a consentir que se les ponga en evidencia a ellos en su mismo programa o casa, así que, hasta que sitios como LaGalerna, ElRadio y otros refugios de internet tengan la misma capacidad de penetración en la sociedad que el enemigo (la prensa dueña del poderoso altavoz mediático), hay que conformarse con la labor que cada uno haga para difundir estos oasis madridistas que ponen de relieve que el enemigo está en los medios, que eso que dicen no se basa en la verdad o la realidad.

    Se trata del periodismo especulativo, ese que imagina, deduce, interpreta, sospecha, cree que es así o asá, pero no tienen ni idea de la verdad o sí, pero no lo quieren decir porque eso es echar flores al enemigo, y el fin justifica los medios, así que, si hay que cometer un fraude y estafa al oyente, espectador, aficionado, usuario, ciudadano al darle gato por liebre, especulación por hecho, se hace sin miramiento.
    Y sus mensajes llegan y hacen mella, se los creen y repiten sus letanías falaces como si fueran propias porque tienen sentido dentro de ese mundo que pintan.

    Jesús, cuando estés en los medios, para hablar de Bale o de lo que sea, debes aprovechar y hacer hincapié en el doblerasero permanente al que someten al Realmadrid. Piensa que estás llegando a gente que no conoce la existencia de medios como La Galerna.

  9. Bastante de acuerdo en el fondo del artículo. Sin embargo, varios apuntes que quiero compartir con el editor:

    – La animación en el Bernabéu es apolítica, pacífica y todos los calificativos que quiera usted darle. Pero la realidad es tozuda: el estadio, año tras año, sigue siendo un cementerio. La Grada no tira del Bernabéu, como era de esperar. Sólo los jugadores y los partidos de alcurnia consiguen crear un ambiente mágico. Eso no lo vas a cambiar nunca. Tengas 1.000, 2000 o 5000 en la Grada.

    – Manolo Lama juega su papel. Todos le conocemos. Aun así, se creo el runrún por la ausencia del cántico en el minuto 4 característico del Fondo Sur a favor del capitán. Entendible tras los comentarios del mismo después de la debacle del 5-1. Algo que entendió y agradeció el Bernabéu.

    – No comparto para nada la afirmación sobre el éxito del club en el apartado social. No todo se reduce a quitar a unos nazis y poner a una Grada ejemplar en el fondo. La subida del precio de los abonos, año tras año, es una puñalada al socio que ve cómo el Bernabéu cada vez tiene menos afluencia en cada partido y sólo se llena cuando se hace negocio (por parte de muchos) en los Madrid-Barça. La ausencia de un grupo crítico, presente de 2009 a 2014, es fundamental para el consenso de un club tan universal.

  10. La grada de animación, con sus camisetas blancas y su fervor, es de lo mejor que ha podido cambiar el club, en relación con otros grupos que ocupaban dicho fondo y que en ocasiones tanta controversia y rechazo generaron.
    Qué sigan desplegando esos magníficos tiros en las noches de Champions y que sigan animando al club como hacen siempre.
    Bien por la Grada blanca, por El Ojo del Tigre y por Beershekers en el baloncesto, bien por el Tour del Bernabéu, y el futuro museo, bien por la Fundación, bien por Valdebebas y bien por Real Madrid TV.
    Esto no quita, que se pueda criticar al club, en muchas de sus gestiones y que haya una corriente crítica, pero por favor apoyemos las cosas buenas que desde el club se hace.
    En el año 1997, año en que realice mi primera web del Real Madrid, el club ni siquiera disponía de la suya propia ni de tantas otras cosas que he nombrado anteriormente y era un club muy sobrepasado por el tiempo y muy viejuno, pero la séptima y la entrada de gente joven y preparada fue cambiando todo.
    Por un gran Madrid que lidere el siglo XXI.
    Hala Madrid

  11. Michaael Robinson jugó (es un decir) en Osasuna varias temporadas,nunca se le ha oido alguna critica a los ultras de ese equipo,de ideología de extrema izquierda y “abertzales” (Patriotas vascos) y eso que han provocado vario incidentes en su larga carrera,en un partido en el Bernabeu la Policia les incautó puños de hierro y bates de beisbol,extraños artilugios para animar a tu equipo a fe mia,en Santander provocaron incidentes en un bar donde iban aficionados del Racing, en Zaragoza siempre que iban la montan gorda y como no recordar ese penoso incidente en un Osasuna – Real Madrid,donde varios de esos energúmenos amenzaraon y coaccionaron a un familia de Ecuatorianos presentes en el estadio,por el simple hecho de llevar camisetas y banderas del Madrid. Uno de esos se envalentonó y se acercó a donde estaba la familia para arrancarles una bandera y obligar a que ser taparan las camisetas y retiraran las banderas colgadas en la barandilla. Tuvo que acudir la policia Foral para poner orden ya que ninguno de los aficionados de Osasuna hizo nada al respecto.

    Por supuesto nunca se le ha escuchado al sr Robinson criticar aquello,como iba a hacerlo si son unos unos simpaticos muchahotes?

    Por esas razones y por lo que ocurría en el Bernabeu tiene si cabe mucho merito lo conseguido con la Grada Fans,organizar de la nada una zona de animación apolitica y genuinamente madridista,que aparte de intentar tirar del estadio,cosa dificil puesto que el publico habitual es bastante pasotista,cuando viaja a otros campos van dando ejemplo y creando camaradería tanto con la afición local como con los madridistas de esas ciudades.

  12. Es un orgullo para los aficionados y seguidores del Madrid el hecho que este equipo no tenga ultras en su campo. Por fin la violencia queda fuera del futbol y del deporte en lo que respecta al Madrid.
    Robinson quizá prefiera a los seguidores ingleses que van de pais en pais, de ciudad en ciudad repartiendo violencia sin que nunca, salvo después de la desgracuada final que ganó la Juve, se haya hecho nada.
    Otros equipos que presumen de ser la mejor afición mantienen a los ultras. Verdad que sí sr Cerezo?. Y esto a pesar de contar con más de un muerto en su historial.
    La grada blanca ex un orgullo, ójala continúe creciendo y ocupe todo el fpndo sur con sus camisetas blancas, sus banderas y sus cánticos. Los pitos vienen de otras zonas. Entre pipa y pipa. pito. Esto es así

  13. Entiendo a Robinson, donde esté la violencia espontánea de los Indar Gorri y de los hooligans ingleses que se quite la Grada Fans con esa educación y ese respeto tan fuera de lugar en un campo de fútbol…adónde vamos a ir para si ya la gente se organiza para animar de forma educada…así se mata el fútbol jajaajjaaj…me río porque es para echarse a llorar lo de estos sujetos, periodistas y asimilados que son los que en realidad generan la violencia y el odio entre las aficiones…me dan mucho asco gran parte del periodismo deportivo patrio que para mí son unos auténticos pandilleros organizados…

    Todos sabemos que la crítica a la grada Fans es otra manera de dar palos al Madrid y a Florentino, lo mismo que los jugadores españoles de la floja que también son utilizados para darnos palos….dicho lo cual, un Madrid sin grupos violentos y energúmenos es una buena noticia al margen o con independencia de que la Grada no sea perfecta…

    Saludos

  14. Solos contra todos .Hasta en lo mas simple si animamos si hay ultras si los echamos si silbamos o si no si hay ru run .y asi es y sera por los siglos de los siglos . Mientras se agranda la leyenda mas champions,mas supercopas mas ligas . ESTO ES EL MADRID

    • Has resumido nuestra REALIDAD con dos líneas. Efectivamente, y como tú bien dices, “Así es y será por los siglos de los siglos”.
      ¡¡¡HALA MADRID Y NADA MÁS!!!

  15. Hombre, vamos a ver, como decía el Sr. Lobo, no nos chupemos las pollas todavía. El procedimiento para montar la grada fans en el club ha dejado mucho que desear. Los socios abonados que ocupaban esas localidades, muchos de ellos durante décadas, fueron forzados a dejarlas sin ni siquiera tener la opción a un abono similar. Fueron desplazados al tercer anfiteatro con la contraprestación de un descuento temporal mísero. En su lugar, y a modo de relleno lanar, han tenido que aceptar en esa grada fans a gente que no es ni socio y a precios mucho más baratos de los que paga cualquier abonado. Sr. Bengoechea, no sé que historia le habrán contado, pero puestos a hablar de este asunto, mejor poner todas todas las cartas sobre la mesa y no contar solamente lo guays que somos. Especialmente cuando este asunto es tan doloroso para muchos socios abonados que han tenido que abandonar, repito forzosamente, una localidad que adoraban.

  16. A mí, lo que me llamaba la atención (digo “llamaba” porque hace años que no clico en ASCO y no sé si lo seguirán haciendo) era, que las pancartas que colgaban de los puentes de la M-30 nada más acabar el partido, pidiendo, como no podía ser de otra forma, la dimisión de Florentino… aparecieran, ipso facto, (con foto y todo) en la MIERDA de periódico de Supercroqueta. ¿Por qué esa RAPIDEZ? Cojones, igual era que tenía al Correcaminos… mec, mec, trabajando en la Ouija… que digo yo.

  17. No saben como atacar al Madrid campeón de Florentino y aprovechan lo que pueden. Dicho esto, creo que los temas y los tiempos que emplean los de la grada no acaban de cuajar y, a veces, suenan como una murga atemporal y sin pasión. Necesitamos algo mas contundente, no en el ánimo de los “gradistas” que es mucho, sino en el contenido. Algo que pudiera seguir el resto del público, que intimidara, aunque no dijera nada en especial. El grito de los islandeses y sus movimientos, por ejemplo. Algo que empezara la grada y siguiera el estadio. No sé. Algo de este estilo. https://www.youtube.com/watch?v=17T3ggd0bl8
    En cualquier caso Hala Madrid siempre y gracias a la grada.

  18. Estoy de acuerdo con lo aquí expuesto, es un mérito de la directiva haber desterrado a los fascistas y neonazis del fondo sur. Ya está bien de que el Madrid se vea usualmente asociado a una ideología criminal. Y la historia del Real Madrid ha sido tergiversada para hacerla aparecer como franquista, nada más lejos de la memoria real, como nos contó Eduardo Haro Tecglen, o el mismiso Bernabeu habiendo militado en el bando nacional (repasemos el reciente documental sobre su vida y lo que cuenta sobre cuál era el verdadero equipo del régimen; sí, ese vecino incapaz de expulsar a asesinos de sus gradas, el Frente Atletico).

    Dicho esto, la grada de animacióne me molesta, me molesta verles desgañitarse para animar contra equipos de medio pelo. A mi me gusta el Bernabeu evaluando a su equipo, pitos si hacen falta. (Otra cosa es en Europa, nuestro territorio).

    En definitiva, contento por no tener que aguantar a los ultra sur, pero eran más discretos. La grada de animación me molesta por su algarabía de segunda. Por favor, amigos de la grada fans, menos entusiasmo. Si quiero fiesta ya me iré a Vallecas. En el Bernabeu quiero ver al mejor equipo del mundo y se hace mejor sin tanto griterio fanático.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí