Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
Zidane y el buenismo

Zidane y el buenismo

Escrito por: Antonio Escohotado23 octubre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Antes y después de la ordalía en Estambul, me parece que –salvo si decidiera él otra cosa- Zidane tiene asegurado  seguir entrenando hasta el próximo verano, por lo menos. Más concretamente, tiene un puesto directivo asegurado para siempre en el Real, o la casa blanca incurrirá en una ingratitud vergonzosa. Ya integró en su seno a otras leyendas, empezando por Di Stéfano, el Buitre, etcétera, y no hay nadie con la mitad de su palmarés en la historia del club recreado por otrora por Bernabéu. Don Alfredo ganó cinco copas, y debió ganar la sexta si dos árbitros ingleses no se la hubieran robado en su día. Zinedine solo levantó una como jugador; pero obtuvo cuatro cuando son mucho más difíciles de ganar, y como ser humano es un prodigio de apostura, gentileza y devoción por su oficio. Si se prefiere, es uno de los indiscutibles consultores de la institución española más prestigiosa.

Luego le oímos lamentar que la prensa empiece a buscarle sustitutos, sintiéndose molesto por preguntas que corresponden sin duda a la gerencia o a la presidencia del club, no a él. Le sobra razón, atendiendo a lo dicho en primer lugar -¿qué menos sino confiarle toda la temporada actual?-, aunque en vez de rechazar preguntas insidiosas adopta un camino equívoco, del que quizá no sea consciente. En efecto, declara una y otra vez que “todos somos uno”, o bien “todos ganamos, todos perdemos”, e incluso “no hacemos distingos”.

Sin embargo, las tres últimas frases son inexactas, cuando no embustes palmarios. Lejos de ser “una”, la plantilla madridista es un mosaico abigarrado de gente en alta y baja forma, más o menos motivada, y con el rasgo demasiado frecuente de contar con jugadores cuyo valor de mercado actual ni se acerca al pretérito. Lejos de que “todos ganamos, todos perdemos”, unos cumplen y otros no, siempre en función del momento y el tiempo otorgado a cada cual para demostrarlo, cosa no dependiente de ellos, sino de las alineaciones y sustituciones decretadas por el míster.

Por último, lejos del “no hacemos distingos” las preferencias subjetivas cuentan en el Real de modo ostensible. Sería una dejación de responsabilidad no discriminar con objetividad, haciendo justo lo contrario, pues ¿a qué viene la cantinela de los tres mosqueteros –uno por todos, todos por uno-, cuando se trata de motivar, premiar y castigar a veintitantos tíos en la flor de la edad? Salvo error, no hay una sola analogía válida entre la feroz competitividad exigible al top del top futbolístico y la transigencia de instituciones como las fundadas desde 1832 por san José de Cottolengo, donde no se hacen distingos por ser todos sus miembros deficientes mentales.

El Real no es un cotolengo, sino el sitio idóneo para que la pericia y la autoexigencia sean honradas con la admiración de medio mundo, y pagadas adicionalmente con montañas de euros. Si Zidane confunde no discriminar arbitrariamente con no discriminar en función del desempeño, quizá sea su última temporada por ahora. Si empieza a asumir responsabilidad personal por cada titularidad y suplencia, y deja de tratar a sus chicos como irresponsables, todos muchachos excelentes siempre, a lo mejor vuelve –ayudado por las incorporaciones- ese soplo de vigor irresistible al amparo del cual se lograron las grandes gestas, y la afición no seguirá defraudada como el pasado año y buena parte del actual.

Forrada y ahíta de ganar, parte de la plantilla merece chupar banquillo. Otra parte merece ser ensalzada, y lo mínimo exigible del entrenador es que vaya haciendo esa criba sin que amiguismos, galones, convenciones o religiones velen la nitidez del asunto. El Real no es una asociación destinada a paliar los hándicaps del desfavorecido, sino a colmar de fama y pasta al favorecido.  Por una vez sobra el término medio: si tal o cual jugador o entrenador transige con cosa distinta de la excelencia –como Del Bosque transigió con las copas, el trasnoche y supuestos derechos adquiridos- aquello se lo lleva la chingada, como dicen los mejicanos. Sería llover sobre mojado que Zidane vaya de padre Flanagan o Damián, cuando toca ser sargento o canciller de hierro. Y, por cierto, no a la manera Mourinho sino a la de Allegri y tantos otros profesionales ni histéricos ni apocados.      

 

Antonio Escohotado
Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado

7 comentarios en: Zidane y el buenismo

  1. Escribe usted muy bien, pero creo que la gestión de un grupo humano no es tan sencilla. Especialmente cuando tienes que juntar factores como la experiencia, la calidad técnica y el compromiso con la forma futbolística, y todo pesa lo suyo. No es el primer partido que veo perder a algún equipo porque el jugador que estaba "de dulce" comete un error grotesco fruto de la inexperiencia.
    No quiero decir que yo sepa cómo hay que hacerlo, solo que cuando lo analizo no lo veo tan sencillo. Eso sí, cuando algo funciona a todos nos parece fácil y que siempre habría que hacerlo así.

    1. Coincido incondicionalmente con usted en la dificultad de esa gestión; pero quizá no reparó en que el "todos ganamos y perdemos" es a mi juicio soslayar que las alineaciones las hace uno solo, y que el Real no debe parecerse a un asilo, sino a un prototipo de competencia avanzada. Otra cosa sería hipocresía, y contraproducente.

      1. El agradecimiento se viste de debilidad. Y el Madrid nunca fue una ONG. Eso lo tendrían que enseñar a fuego en los jugadores del Real. Al final se convierten en millonarios jugando al futbol.

  2. Sr. Escohotado, una pequeña exégesis del final de su artículo, nos dice que está llamando apocado a Zidane. Lo conseguido por este "apocado" (tres champions seguidas) no lo volverá a ver nadie en este siglo ni probablemente en ningún otro. Y lo consiguió precisamente empleando ese supuesto buenismo que usted tanto critica, y que no es otra cosa que tratar de tener un grupo unido, enchufado, sabiendo que todos van a jugar en cualquier momento y no condenados al banquillo, como ocurre en casi todos los equipos. Lograr esa unión en un gallinero de egos revueltos es realmente complicado, casi una metáfora de la complejidad del mundo.
    La competencia feroz que usted defiende como sistema para el éxito da muy buenos resultados habitualmente, y de vez en cuando otorga incluso una champions a algún equipo. Digamos que es un buen método de trabajo, además de poco arriesgado (para el entrenador) y convencional. Con un método de trabajo convencional, Sr. Escohotado, se consiguen resultados convencionales. Sin embargo, tres champions seguidas solo se pueden conseguir arriesgándolo todo a una idea, con un método diferente y con grandes dosis de valentía. Me parece, por tanto, que si de algo se puede tildar a Zidane es de temerario. Pero en ningún caso de apocado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

#Crónica 📝 | Ya tenéis disponible la CRÓNICA del
@ClubBrugge 1⃣➖ 3⃣ @realmadrid

➡️¿Qué os ha parecido el encuentro?

✍️🏻Intrascendencia con final feliz por @Ramon_AlvarezMM

https://www.lagalerna.com/1-3-intrascendencia-con-final-feliz/

#BrujasRealMadrid | #HalaMadrid | #RMUCL

#Notas 🔢 | Las NOTAS del
@ClubBrugge 1⃣➖ 3⃣ @realmadrid

🚀 Modric
⚽️ Rodrygo
🛡️ Militao

➡️ ¿Quién ha sido vuestro Man Of The Match? ¡Os leemos!

https://www.lagalerna.com/las-notas-del-brujas-1-3-real-madrid/

#BrujasRealMadrid | #HalaMadrid | #RMUCL

"No se disputará el encuentro porque los que organizan el boicot y los que tienen que impedirlo son los mismos".

No se pierdan el desarrollo de esa teoría de @PepeKollins en torno al aplazamiento del Barça-Real Madrid.

✍️El clásico no se jugará

https://www.lagalerna.com/el-clasico-no-se-jugara/

¿Qué tiene que ver una célebre novela de Javier Marías con las simpatías que le profesan Hernández Hernández y de Burgos Bengoetxea al Real Madrid?

✍️Corazón tan azulgrana por @JesusBengoechea

https://www.lagalerna.com/corazon-tan-blaugrana/

¿Por qué ningún medio denuncia la complicidad del FC Barcelona con el aquelarre político que amenaza al clásico? Hoy, en el #Portanálisis

✍️La peligrosa soledad del Real Madrid

👉👉👉https://bit.ly/2rzoIiB

2
homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram