Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
We are the Sport, we are the children

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

We are the Sport, we are the children

Escrito por: La Galerna19 julio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Quizá sea el toque (tocar y tocar) de la nueva dirección, pero notamos algo distinto en el ambiente de Sport. Todo parece igual a simple vista, pero hay algo diferente. No es ese repentino interés por el Barsa B, no, por chocante que pueda parecer. Ese UNIDAD POR LA CHAMPIONS lo podría haber firmado el Sport más tradicional y, sin embargo, si uno lo observa durante unos segundos, esas fotos del arrendador y del conserje del FC Barcelona, advierte en ellas el estilo, como si estuvieran hechas con la técnica del mosaico, y entonces uno se adentra en ellas y pone el oído y puede oír cómo le susurran, igual que los viejos alumnos de Welton a los poetas muertos: “Carpe diem, caarpee diieem…”. Es asombroso. Pero no tanto como, cuando uno se retira, escuchar que esa portada canta. Canta todo el Barsa, y Bartomeu y Toni Freixa (mientras Gaspart refunfuña al verlo todo en batín desde la ventana de su castillo): UNIDAD POR LA CHAMPIONS, que es el We Are The World culé. Cuando uno se aparta y mira, es cuando aparecen todos en formación coral (Messi canta moviendo mucho la cabeza de un lado a otro, como Stevie Wonder [Suárez le imita], mientras Piqué trata de emitir torpemente los gorgoritos que ha intentado enseñarle su esposa y Jordi Alba hace que canta, pero no canta, sólo mueve la boca camuflado entre la multitud) interpretando este tema a beneficio de la afición cataculé. Todo suena a festival, a BARSA AID para recaudar fondos (para ellos mismos), y para el que imaginamos que trataron de contratar a Bob Geldof, que los mandó a paseo porque no les traga desde lo de Ovrebo.

Lo importante (además, y en menor medida que la pela, siempre) es mantener la ilusión del lector de Sport, aunque sea a fuerza de pamplinas. De hecho, un día sin mucho material decidieron hacer uso de la primera y ya no pudieron parar. No es esto exactamente lo que les pasa en As, pero sí que debe de ser familia. Familia de la pamplina. Porque hoy no es que BENZEMA tenga HAMBRE DE PICHICHI. El hambre la tienen ellos, pero se la pasan a Karim, a quien lo de pichichi le debe sonar raro. Uno le diría al mejor jugador del mundo ahora mismo que desconfíe de todo aquel que le mencione el pichichi, exactamente igual que le decía Vito Corleone a su hijo Michael que aquel que le hablara de tener una reunión con Barzini, ese era el traidor. Benzema ya debe saber quienes son los chicos de As, igual que lo sabemos nosotros. Lo que no sabemos muy bien es el significado de la portada de Marca.

¿PASILLO HACIA EL PLENO? ¿Es el PLENO algún título que desconocíamos después de haber ganado la Liga? Del PLENO nosotros hablaríamos como anécdota una vez conseguido, no antes, ni mucho menos cuando lo importante ya está hecho. Ese pleno nos parece como ese lunes, el último día de fiestas en el pueblo, cuando ya se ha ido todo el mundo. Uno va por darse una vuelta y acaba marchándose pronto al recordar con nostalgia el fiestón inolvidable de los días pasados. Esa sensación es tristona, como la del final del verano. Un efecto que no están dispuestos a sufrir en Mundo Deportivo mirando hacia Kluivert como mirarían al atardecer con los ojos húmedos.

Y Setién que dice que no se siente señalado. No sabemos qué necesita Setién para sentirse señalado. Probablemente no exista nada en el mundo que le haga a Quique Setién sentirse señalado, igual que no hay nada que le haga sentir que las derrotas son derrotas, que perder es perder y que al fútbol se viene a jugar para ganar y nada más, como el Madrid. Y una cosa más, ¿no lo oyen? Ah, sí, no es nada. Son los de la portada de Sport, que siguen cantando.

Pasad un buen día.