Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Enamorados de la moda juvenil

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Enamorados de la moda juvenil

Escrito por: La Galerna4 noviembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Corrían los últimos (y tensos) minutos del partido contra el Inter y nosotros caíamos enamorados de la moda juvenil. Valverde para Vini, Vini para Rodrygo y golpeo seco y contundente de Goes para un salvador 3-2 tras partido maduro, de Copa de Europa, de exigencia, con más luces que sombras.

Portada As Rodrygo InterPortada Marca Rodrygo InterSi fundimos en una las portadas deportivas madrileñas y tan solo añadimos nuestro enamoramiento, el mensaje nos traslada a la incipiente y prometedera movida madrileña, cuando Radio Futura saltaba a la fama con un himno tal vez algo ingenuo si lo escuchamos con los pesados oídos de 2020, pero lleno de pasión por un presente que se antojaba lúdico, liberador y ligero como un escorzo de Luka Modric, por quien, digámoslo de paso, no pasa el tiempo, aunque sepamos que -reloj, no marques las horas- sí va pasando.

En efecto, amigos, el futuro ya está aquí, que cantaban Auserón y los suyos y que hoy, suponemos que sin saberlo, rememoran las portadas de As y Marca con alentadores titulares. Ayer, ese futuro se materializó en la jugada perfecta para seguir confiando en un equipo que, cuando se pone serio en las más serias ocasiones, continúa recordando un pasado tan halagüeño que es eterna promesa de futuro.

Por supuesto, hubo cosas iniquietantes en el partido, hubo un equipo rival nada desdeñable, hubo algunos desajustes defensivos que conviene perfilar si queremos ayudar a Courtois a poner el candado de la temporada pasada, hubo una sensación de que el destino no nos quería acoger en su seno, pero sobre todo hubo juventud, divino tesoro.

Y hubo Karim Benzema, al son de esos bailes que no todos saben apreciar porque tal vez no han bailado nunca. Y hubo Lucas V, al que no estamos seguros si sabremos agradecerle los servicios prestados (casi marciales) una vez que no esté con nosotros y, entoces sí, echemos de menos a un jugador que lo mismo te plancha un huevo que te fríe una corbata. Y hubo una nueva parada de Courtois de las que ganan puntos. Y hubo un cabezazo de Sergio Ramos, que es a la Copa de Europa lo que sus asas al trofeo. Y hubo una infranqueable pared de hormigón llamada Mendy.

Pero, sobre todo, sigamos cantando, al pasar por la Puerta del Sol, hubo gente joven andar con tal aire de seguridad que en un momento comprendí que el futuro ya está aquí. Ahora solo falta que esa gente joven se quede, que se convierta en norma su llegada, que sepan los futuribles de la necesidad de su paso adelante para que el equipo dé el salto y se consolide el relevo que querría Luka Modric, por el que, digámoslo de nuevo, no pasa el tiempo, aunque sepamos que sí pasa.

Portada Mundo Deportivo MessiPortada Sport Messi

En las portadas culés hablan de agonía blanca. Tal vez vivieran alejados de la movida madrileña. Tal vez desconozcan la vocación de futuro de un club que encuentra las más poderosas razones en un pasado que le recuerda lo que siempre puede volver a ser. Es olvidadizo el culé. No quiere mirar por si acaso asustara ver que vuelve a ser el pasado el que ya podría está aquí, como cada año, como en cada Copa de Europa.

Entendemos que hoy no sea el día para ensayar esa mirada. Están los culés en capilla para su partido de hoy contra el Dinamo de Kiev, a la espera de que un buen resultado sirva para respetar la costumbre de seguir mirando para otro lado cuando la casa está ardiendo. Messi es siempre el bombero al que acuden, aunque últimamente parezca más bien que ha ejercido no pocas veces de pirómano oculto, con cara de no haber roto jamás un plato, con puño de hierro en guante de seda. Koeman desvía la atención de ese secreto a voces. No hay duda: Koeman es de la casa. Ardiendo.