Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
Dinamita carioca

Dinamita carioca

Escrito por: Antonio Escohotado25 junio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Gran primer tiempo de ambos equipos, diría sobre todo del Mallorca, que no rifó un balón a despecho de verse presionado desde el primer minuto por un Real que salió como es debido, plagado de delanteros y con un Bale trabajador, además de dispuesto a largar sus zambombazos en más de una ocasión. Vinicius volvió a hacer un gol exquisito, y si Benzema y Hazard hubiesen estado finos el portero mallorquín habría encontrado más dificultades en evitar varios otros, incluyendo una vaselina al larguero del solitario goleador.

En el segundo más de lo mismo, con un Mallorca casi perfecto en pases y regates, que ganaba los balones divididos bajo la batuta magistral de Kubo. Sorprendería su escaso bagaje de puntos, de no ser por cierta modestia a la hora de terminar. Courtois solo hubo de hacer una gran parada, y tuvo suerte en un par de cabezazos ingenuos, escudado por otra actuación imperial de Varane y Ramos. Si el segundo pasma por capacidad ofensiva el primero por velocidad y dominio aéreo, y es no menos asombroso su palmarés cuando está en mitad de carrera, a juzgar por la edad de Ramos. Quién sabe si añadirá a sus cualidades el elemento épico del capitán, capaz de inclinar la balanza en tantas finales; pero dudo de que alguna vez mejore su tiro de falta esta noche, pues los años y rigor en el empeño le han enseñado a romperla con más maña y fuerza cada vez.

Mendy y Carvajal cumplieron, no tan brillantemente como en sus últimos partidos, sobrecargados por el hecho de que jugar con dos medios en vez del solitario Casemiro supuso prácticamente hacerlo con algo menos de uno. En efecto, no fue ayer el día  ni de Valverde ni el de Modric, ambos llamados a llegar tarde y fallar los pases, dando con ello alas al centro del campo adversario. No menos cierto es que el croata asistió en el primer gol, y que el uruguayo fue entonándose con el paso del tiempo.

En la hoy nutrida delantera Bale destacó por un par de cortes defensivos, y si no me equivoco por abstenerse de todo error en controles y centros. Benzema siguió siendo el alma del equipo delante, como el camero lo es detrás, sin perjuicio de no estar tan inspirado en un par de lanzamientos. Hazard continúa apuntando más que siendo diferencial, quizá como si temiera de modo más o menos consciente lesionarse, y quien hace la diferencia es el mozalbete brasileño, que llega a todo, hace de todo y disecciona al rival cada vez que la tiene. Solo él mismo logra perderla, pero diría que cada vez menos, aupado por goles técnicamente primorosos como los de estas últimas jornadas.

De ahí ganar concluyentemente hasta cuando el juego deja algo que desear, denominador común de los campeones. Desde tiempos de Mourinho no se veía un pulso semejante con el Barça, otro equipo capaz de ganar sin despeinarse demasiado, cuando el Real demostró ser capaz de no ceder un punto. Veremos qué resulta ahora, por más que en el mérito de encabezar la clasificación una parte desde luego no pequeña corresponde a Vinicius, un tío que cumplirá los 20 el mes próximo.

 

Fotografía Getty Images.

Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado

6 comentarios en: Dinamita carioca