Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
¡Vergüenza!

¡Vergüenza!

Escrito por: Mario De Las Heras8 febrero, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Llevo toda la vida asistiendo a eliminaciones vergonzosas del Real Madrid en Copa. Es como si el Madrid no pudiera librarse de ella. Me refiero a la vergüenza. Todo lo que no sea una victoria es una vergüenza. Y digo yo que tampoco es tanto, ni para tanto. Por esto la Copa es un poco lodazal para el Madrid. Una trampa donde juega contra la vergüenza. Yo no digo que todas las eliminaciones del Madrid en Copa sean vergonzosas. Me refiero a que el sentir general es ese, o al menos a muchos aficionados les han hecho sentir eso los periódicos por medio de titulares al día siguiente tales como, por ejemplo: “¡Vergüenza!”.

Puede que alguna vez esa derrota haya sido vergonzosa, pero otra, las más de las veces, puede haberse debido a que el otro equipo jugó mejor en unas condiciones que tienden a igualar los poderes. Mucho más igualados están los poderes con el nuevo sistema copero a un partido. En un solo encuentro puede ganar cualquiera, y es cosa de vital importancia (y nunca se ha dicho) el hecho de jugar, además, contra la vergüenza. La vergüenza es un rival pesadísimo, muy plasta. Yo cuando la presiento no veo los partidos. Que la aguante su tía. Qué vea otro al Madrid jugar contra la vergüenza. A mí que me pongan rivales, sólo rivales físicos, como los mismos jugadores del Madrid.

Todos los que juegan contra el Madrid nunca juegan contra la vergüenza, y yo creo que ya es hora de que esa importantísima ventaja del émulo se acabe de una vez. ¿Alguna vez han visto a algún rival del Madrid jugar contra la vergüenza? Todo lo contrario. Frente al Madrid casi todos los rivales se despelotan. Díganme ustedes si eso es vergüenza o sicalipsis. Hay que ver. El Madrid tapándose, pudoroso, y el adversario corriendo en bolas a toda velocidad para disfrute y hasta excitación de la afición correspondiente. Al Madrid la suya le silba, como para no sentir vergüenza.

El panorama de un Real Madrid con algunas piezas cambiadas contra una rozagante Real Sociedad y contra la vergüenza en el Bernabéu en verdad se presentaba como un precipicio de bochorno. El Madrid hizo mejor partido (y no vamos a contar pases para demostrarlo), pero lo perdió por desconcentración en determinados momentos que supo aprovechar con acierto el merecido vencedor. No fue una vergüenza sino unos pocos fallos capitales. Yo comprendo que después de tantos años, tantos aficionados vean la vergüenza a la menor ocasión. En realidad, la buscan luego del más absurdo indicio y esta se les representa mentalmente.

Muchas representaciones mentales de la vergüenza pueden hacer que se convierta en una vergüenza real. Esto es como la mentira. Es la amenaza constante de vergüenza que ayer este Madrid de Zidane se quitó a patadas, aunque casi nadie lo dirá. De la vergüenza de los goles anulados sin repetición, ni nada, nunca se habla, porque la vergüenza siempre es y será del Madrid. El Madrid siempre es una vergüenza cuando pierde en esta competición año tras año, coletilla tradicional. Lo tengo yo hablado con todo el pueblo y no hay nada que hacer, ni que decir, salvo, una vez pasada (la típica vergüenza copera del Madrid), esperar a su regreso natural, como el de las estaciones, en la próxima edición.

 

Mario De Las Heras
Ha trabajado en Marca y colaborado en revistas como Jot Down o Leer, entre otras. Escribe columnas de actualidad en Frontera D. Sobre el Real Madrid ha publicado sus artículos en El Minuto 7, Madrid Sports, Meritocracia Blanca y ahora en La Galerna.

15 comentarios en: ¡Vergüenza!

  1. La vergüenza está servida cuando el aficionado prepotente cree que el otro equipo no juega, sino que es simplemente una colección de conos a sortear.
    La Real Sociedad pudo permitirse sacar el domingo el equipo B y perder contra el todopoderoso Leganés con tal de preparar la eliminatoria contra el Madrid (vaya golazo de otro de nuestros cedidos). Ahí no hay vergüenza alguna. En eso consiste no ser el Real Madrid.

  2. En los últimos 10 años, solo dos entrenadores se han tomado la Copa en serio, Mourinho y Ancelotti y ambos la ganaron, sacando siempre el equipo titular, incluso, con Mourinho jugaba Casillas que era el titularísimo en ese momento.
    Zidane se ha llevado batacazos terribles por llevar al límite las rotaciones.
    Yo soy partidario del descanso de los jugadores (incluso en algunos casos en el banquillo), pero gradualmente, máximo, uno por línea, pero afortunadamente para el Madrid yo no soy Zidane.

    *Para ser justos, también Solari se la tomó en serio y tras dos grandes partidos ante el Barcelona, terminó cayendo en el Bernabéu.