Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Valdano, Mou y un sapo verde

Valdano, Mou y un sapo verde

Escrito por: Juanma Rodríguez2 noviembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

A mi modesto modo de ver, el odio que Valdano y los Cappa (padre, hijo y espíritu santo) destilan hacia Mourinho tiene una explicación, y ésta no es otra que la absoluta invisibilidad que los dos argentinos, pero fundamentalmente el primero, que es el más mediático, provocan en el portugués. La ley de la oferta y la demanda es inexorable y mientras Jorge Valdano se ha visto abocado a comentar los partidos que dirigen otros porque ningún club le llamaba, a Mourinho le han llovido, le llueven y le lloverán en el futuro las ofertas. Es más, si por un casual Mourinho decidiese de repente dejar de entrenar y sopesase la posibilidad de dedicarse al mundo de la televisión o de la radio, el técnico portugués recibiría mil y una ofertas más que Valdano, quién sabe si incluso alguna de la Cadena Ser o de la actual Cope, dispuestas a todo por un puñado de oyentes.

mou y valdano con premio

De repente, Valdano se ha vuelto un entrenador resultadista y, ahora que el luso pierde todos los partidos, le parece que Mou ya no es un entrenador especial. Para colmo de males, el técnico del Chelsea no se apea del machito y continúa diciendo lo que, a mi modo de ver, resulta obvio: que es tan buen entrenador en la victoria como en la derrota. Pongamos por caso que Mourinho no volviera a ganar jamás un título; es más, pogamos por caso que Mourinho no volviera a ganar nunca un partido; ahora, ya, en este preciso instante, con lo que ha logrado, José Mourinho pasaría a la historia del fútbol como uno de los cinco mejores entrenadores de todos los tiempos. Si, como resulta previsible pese a los augurios de sus archienemigos, Mou vuelve a ganar títulos y partidos, quizá tengamos que colocarle en el podio de los tres mejores entrenadores que ha habido desde que el fútbol es fútbol. Valdano habla de Mourinho como si fuese su igual, cuando evidentemente no lo es: al comentarista de radio y televisión Valdano le preguntan por el entrenador Mourinho pero al revés es imposible: ¿Qué podría decir Mourinho del entrenador Valdano, si no ganó casi nada y fue de desastre en desastre?...

Ojo, yo entiendo a Valdano. El sapo verde que se tuvo que tragar cuando era... (por cierto, ¿a qué se dedicaba exactamente Valdano en el Real Madrid? ¿Alguien lo recuerda?)... Bueno, como iba diciendo, el sapo verde que se tuvo que tragar Valdano cuando era lo que fuera que fuese en el Real Madrid, presentando con esa sonrisa profidén suya y ese verbo adormecedor a un entrenador al que había puesto literalmente a parir desde la aparentemente tranquila trinchera del diario Marca, no es de recibo. Valdano pudo haber dimitido, pudo haberse negado, pudo haber dicho "no", pero como suele decirse "entre el honor y el dinero, lo segundo es lo primero", y, pese a todo, Valdano se tragó el sapo, soltó un eructo verde... y siguió viviendo y cobrando. Sobrevivió y, desde entonces, está esperando a Mourinho desde esa esquina oscura, triste y solitaria desde la que la vulgaridad suele esperar a la genialidad.

Quizá piense Valdano que ganó con su comentario del sábado, pero no, perdió. O, por mejor decir, volvió a perder. Su aire de superioridad es sólo eso, aire. En la derrota, que pronto volverá a ser victoria, Jorge Valdano podría haber demostrado un poco de compañerismo, unas gotitas de empatía... Nadie se habría creído su generosidad pero al menos podríamos decir de él que es un profesional que respeta a otros profesionales, incluso a aquellos con quienes mantiene más diferencias. Pero no. Desde 2010 lleva Valdano tratando de hacer la digestión de aquel sapo y, tras la derrota ante el Liverpool, Jorge dio a luz y tuvo su minuto de gloria... hablando de uno de los entrenadores más vanidosos, soberbios, egocéntricos, mediáticos y ganadores de la historia del fútbol mundial. Todo en el mundo del fútbol gira alrededor de Mourinho, todo; también Valdano, convertido en el asteroide Gran Calabaza. Sigue mirando, Valdano, sigue mirando.

En @libertaddigital y @esRadio. Colaboro con @marca, @elchiringuitoTV y Real Madrid TV, además de @lagalerna_. Como dice Woody Allen, el trabajo es una invasión de nuestra privacidad @juanma_rguez