Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Unfollow a Bale

Unfollow a Bale

Escrito por: Eloy Lecina30 julio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

“La familia de Bale pide que no se vaya a China”, reza el inoportuno -por lo que esconde dentro- titular de Marca. “A ver si se marcha ya Gareth y mi hijo vuelve a ser feliz”, reza mi madre obligada para que el primer párrafo de este texto quede como su hijo quiere.

Hace poco el periodista Albert Blaya -no necesita el título universitario para tal consideración- hablaba de Gareth Bale en términos fotográficos y me resultó inspirador. Si algo no le podemos negar al galés es su fotogenia. Los días en los que hay más focos su moño siempre está listo para salir reluciente en el modo retrato de cualquier smartphone. Lisboa, Mestalla, Kiev y algún otro escenario que quizás se me olvida; en todos fue David Beckham. Y, ¡claro!, a ver quién es el chulo, el guapo o incluso el imbécil que critica eso, sabiendo que en el fútbol los focos son sinónimos de trofeos y estos son el pienso del Real Madrid.

Sin embargo, hablando de fotogenia, lo que llevamos muchos años pidiéndole a Bale es que sea más Twitter que Instagram; más barro y menos postureo. Es decir, que no necesite una playa paradisíaca para expresarse y que en el día a día no tenga reparo en jugarse un poco el tipo y ser algo ‘gamberrete’ bajo la atenta mirada de Pablo Sobrado

 Twitter es el desprendimiento de placas de uralita en Balaídos o el sabotaje de luces en Vallecas; tú te adaptas a la realidad, el contenido te elige a ti y marca tu hoja de ruta. Instagram, en cambio, es el anestésico cabezazo en Lisboa, la carrera de dibujos animados en Mestalla o la chilena inenarrable de Kiev; tú escoges a la carta la realidad y el contenido que más te conviene porque tienes el material, el talento y todos los filtros necesarios para hacerlo.

El problema de Bale es que pudiendo ser influencer en ambas redes sociales, solo se ha dedicado en cuerpo y alma a la que menos sacia de lunes a viernes. En consecuencia, entiendo que gran parte del madridismo se ha cansado de ver a un Bale que, por unas u otras razones, solo ha desbloqueado el móvil para hacer panorámicas de las playas más bonitas del mundo; cuando un seguidor acérrimo del club también está en su derecho de exigirle a Gareth que utilice ese mismo dispositivo para hacer una foto borrosa y pixelada de la clave del Wi-Fi del apartamento, sin la cual no podríamos -en caso de que llegue el momento- subir nuestra mejor foto.

A sus 30 años y consciente todavía de que la Gran Muralla china se le queda igual de pequeña que un taburete que no levanta un palmo del suelo, Bale sigue negándose a doblar la esquina que le llevaría a encontrarse con la puerta de salida del club. Justo detrás de ella se hallan pernoctando y orándole a Dios varios madridistas para que se gire el pomo y el galés se marche de una santa vez; el destino comienza a ser lo de menos. Ni el más iluso de entre nosotros debería perder su valioso tiempo en resetear sus cápsulas de paciencia y ahogarse en un mar de ‘y si sí’.

Ojalá en la última página de su brillante libro -porque lo es- algún día podamos leer que Mathias Pogba le convenció para acompañarle al CD Manchego, liberando así su ficha y cediendo su mansión al hermano del propio Mathias, un tal Paul.

“Mamá, no puedo más. Necesito ser feliz”, reza el hijo de mi madre.

Eloy Lecina
Al ser el Madrid algo preciosista, ya se vista de letras, palabras o imágenes; decidí amortizar mi pasión en sus infinitas formas. Por esa razón junto letras por estos lares, parloteo en varios micrófonos radiofónicos e incluso asomo la cabeza por los modernos rincones de YouTube. Todo, por el Madrid, merece la pena.

11 comentarios en: Unfollow a Bale

  1. Flipante que Bale y James no encuentren acomodo. Algo se nos escapa y flipante que Zidane valore a otros, que si bien hicieron méritos en el pasado, ya no tiene crédito.
    Se han pagado dinerales por tuercebotas y estos están apestados. Algo se nos escapa, por lo menos a mí. Que han rendido por debajo de lo esperado, que Bale gana un pastón, es una explicación, pero eso no explica que estos no encuentren un gran club que demande sus servicios y no paguen el precio del mercado que se han pagado por otros...Supongo que Zidane también ha hecho que su precio se devalue.

    1. Los valores de los jugadores siempre bajan cuando se van o quieren irse del Madrid y suben cuando el Madrid muestra interés. Salvo la venta de Morata no he visto una venta en el Madrid que equivaliera a lo que nos lo venderían en ese mismo momento.