Las mejores firmas madridistas del planeta

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Un copazo

Escrito por: La Galerna25 enero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Un copazo obra milagros. Algunos banales, como liquidar un resfriado on the rocks. Otros, asombrosos. Como aquella noche que abrazaste en calzoncillos al Oso (y al madroño) de la Puerta del Sol y aún no habías ni llegado a los postres en la cena de empresa. Sin embargo, el milagro copero que nos ocupa hoy es aún más inaudito, por insólito, inusitado y por ende extravagante, cual croqueta de perdiz escabechada.

El caso es que andaba el equipo de la patria chica de Puigdemont empezando a sudar en el Bernabéu cuando, fieles al martirologio cristiano que nos acompaña toda la temporada, ya nos habíamos comido una papa con Choco servida por el Girona. Imaginen el borboteo de bilis en los calderos del antimadridismo, el vuelo circular de las aves de rapiña con pluma sobre el fiambre blanco. Imaginen a Freddy (Relaño, que no Krueger) con sombrero y camiseta a rayas, estilo abertzale, arañanado la pared con su guante de garras afiladas .

Se dibujaba el escenario perfecto para una nueva Pesadilla en Elm...Adrid.

Pero el copazo obró el milagro. Odriozola, el Puñal de La Concha, entró en el área como Pere por su masía y Lucas Quinto hizo el empate. Vinicius echó el picante, el genio Karim emergió una y otra vez de su lámpara mágica y el Capitán Ramos nos ofreció una lección práctica de definición de "testarazo", que al parecer en checoeslovaco se pronuncia "panenka".

Ni siquiera un nuevo descosido inicial de Marcelo, ni el paleolítico penalti de Marcos Llorente, sobre el que esperamos que el MVP del Mundialito de clubes pase página rápidamente, hicieron mella en el madrid, el madridismo y su particular Tribunal de la Santa Inquisición.

Tan es así que esta misma mañana uno tenía que frotarse los ojos ante Ouija Today y una portada cuyo espíritu refrenda Happy Relaño desde su púlpito. Porque si Este Madrid disfruta, en portada, Este Madrid disfruta y hace disfrutar, en el editorial de Freddy. Asombroso. Apunten este día. Hoy el medium principal de la Ouija, esto es Relaño, dedicó una portada y editorial llena de loas ¿sinceras? y sin meter subliminalmente el dedo en el ojo a SuperFloPer.

Se llama hito.

Más modesta es hoy la proyección de The Hernia Chronicle: una apuesta por el topicazo en forma de titular de portada y una maquetación digna de 13 Rue del Percebe, en la que Rafa Nadal parece golpear las partes nobles de Minuesa, con los escudos de Espanyol y Betis perdidos en la inmensidad y un coche al resto del flamante finalista del Open de Australia; ilustre madridista que suponemos generará cierta urticaria culé al alojarse con aplomo en las portadas de la prensa deportiva de la tierra del Girona.

Allí -oh, sorpresa- han venido a hablar de su libro. Ven sustos y un Madrid contra las cuerdas, bailando al son de la flauta de VARtolo, mientras ambas cabeceras ejecutan, en armonía, una panegírica antología de la vida y milagros (otra vez milagros) de Frankie De Jong, recién fichado por una morterada en plena temporada y con los cruces de la Champions por delante, pero al que nadie compara con Lopetegui, y de cuyo coste esperamos se pronuncie pronto el monaguillo de la Sagrada Familia.

Sport, siempre en vanguardia, ofrece más que su compinche. Con el Sport ocurre lo mismo que con un medicamento peligroso con severos efectos secundarios: hay que leer la letra pequeña del prospecto. Fíjense.

Explica Sport cómo convencieron a De Jong del fichaje. "Si no vienes acabarás como Thiago y Neymar", le avisaron. Que parezca un accidente.

¿Qué quería dejar caer el Barça? ¿Que una Plaga de Egipto azotará a Frankie y le romperá ligamentos y quintos metatarsianos derechos? Si es verdad esto que dice Sport, como quien tira la piedra y esconde la mano, sólo nos queda decir que hemos visto amenazas mas sutiles en una cueva de trogloditas.

Es lo bueno de Matrix. Allí no hacen falta copazos para obrar milagros porque viven en estado etílico permanente.

Viva el vino.

¡Pasad buen día!