Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
Abriendo espacios

Abriendo espacios

Escrito por: Antonio Escohotado25 enero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Que lo real supere siempre lo imaginado es una constante pocas veces tenida en cuenta, y no dejo de frotarme los ojos viendo cómo este Madrid juega mejor cada día, sin perjuicio de poner sobre el césped a la mitad o menos de los previstos en origen, como si la principal maldición genérica –estar cansados de ganar, y conformes con perder aquí y allá- se fuese diluyendo. El Bernabéu llevaba bastantes años sin aplaudir tan sostenida y alegremente el desempeño de noveles y veteranos, sin duda porque parecía improbable.

¿Hubiésemos firmado que el juvenil Vinicius es un genio de la conducción y el regate, capaz de sembrar el pánico allí donde reciba el balón, que anoche pudo enchufar una rosca de las patentadas por Cristiano y aportó un penalti, una asistencia tan perfecta como difícil de ver, y el pase a Marcelo origen del último gol? ¿Cabía imaginar que Benzema, otrora señalado por una mansedumbre contigua a la desidia, cargase un día sí y otro también con lo exigido para ser el delantero óptimo? Constaba su don para jugar entre líneas, el temple y precisión en los pases y su inagotable imaginación; pero no solíamos verle rematando seis o siete veces con peligro, animado por el arresto puro y duro que aúna la preparación con la ejecución.

Lo que más me asombra de las últimas jornadas es jugar al espacio, abriendo el campo para la llegada por ambas bandas e incluso despejando la entrada por el centro, un privilegio de equipos mayores que venía siendo minado por pedirla al pie, telegrafiando la jugada, y no acierto a entender cómo aprueban esa asignatura pendiente a despecho de la enfermería y el peso de la inexperiencia. Hasta en el par de partidos buenos con Lopetegui la presión adolecía de cierto alocamiento, y tanto anoche como ante el Sevilla hubo ocasión de exhibir lo contrario. Colapsó en un par de ocasiones, y otros tantos goles subieron al marcador –como corresponde a rivales expertos en castigar cualquier descuido-, pero dejó la impronta de un colectivo coriáceo, que apenas concede metros para pensar.

La política del espacio tiene usufructuarios tan ostensibles como Odriozola y Vinicius, abastecidos por volantes con visión de juego y capacidad de llegada, que son por cierto la única línea donde hay para dar y tomar, sea cual fuere el capítulo de lesionados o venidos de una lesión reciente. Así, y con los más insólitos protagonistas, el Real emite otra vez señales de equipo temible, apto para cualquier cosa. Bien por Solari.

Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado

7 comentarios en: Abriendo espacios

  1. Muy bien el Real Madrid tanto el domingo como ayer.
    Pero, dado que la Liga está perdida, ¿puede este Real Madrid, sin un peso pesado en la delantera, optar a ser campeón de Europa? Yo lo sigo viendo difícil.