Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El tufo del tifo

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El tufo del tifo

Escrito por: La Galerna4 mayo, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Decía William Randolph Hearst, el magnate de la prensa amarilla también conocido como Ciudadano Kane, que no debía permitirse que la realidad te fastidiara una buena noticia. Como hoy toca hablar de la buenaventura de un Real Madrid camino de la gesta de conquistar dos Champions consecutivas, resulta más adecuado para tus propios intereses espurios el forzar la máquina y arrojar más madera en una locomotora suicida que haría empalidecer al mismísimo Buster Keaton en El Maquinista de la General.

Como ya no saben cómo jodernos, que proclamara Fernando Hierro bajo el cielo de San Sebastián, la estrategia pasa hoy por sacudir a la hinchada del Bernabéu y señalar a ese palco diabólico donde cada jornada el Club Bilderberg decide vidas y muertes, pulgar arriba, pulgar abajo, cual nerones ufanos en el anfiteatro ante sudoroso gladiadores ensangrentados.

Pudiera parecer tras estas líneas portanalíticas que estuviéramos hablando de algún perspicaz y sesudo análisis de un rabioso columnista culé o de alguna colérica portada de la prensa deportiva catalana. Pero no. Una jornada más The Man of The Match es Relaño.

Dado que el ingenio de su primera plana demuestra hasta qué punto las cabezas pensantes de la Ouija se han dejado el coco, Freddy tira un desmarque propio de Michael Phelps en una bañera y destila el que pudiera ser su editorial más odioso de todos los tiempos. El tufo del tifo. Dice el director del diario As que dónde va la hinchada madridista a desplegar tifos tan insultantes con nuestros adorables vecinos. Catetos es lo más bonito que espeta a la infatigable Grada Fans del Bernabéu. Decidme qué se siente cuando se escriben semejantes chorradas en un periódico y te pagan por hacerlo, Freddy.

Resulta que recordar a nuestros adorables vecinos las dos finales europeas perdidas ante nuestro Real se pasa de castaño oscuro. Al parecer, algunos adalides del protocolo, la urbanidad y los buenos modales prefieren otros tifos añejos calderonensis, donde doncellas madridistas son sodomizadas por encapuchados mostrencos rojiblancos. Nada ha objetado nunca Relaño a tifos colchoneros como este (hay otros solo algo menos agresivos). Como siempre, el protocolo, la urbanidad y los buenos modales constituyen valores que solo son exigibles al Madrid.

Pedimos encarecidas disculpas por traer a La Galerna cerdadas de este calibre, pero a ello nos obliga Freddy con su vara de medir, asquerosamente doble. Debe quedar constancia de las cosas que Freddy está presto a censurar, así como de las que está siempre dispuesto a pasar por alto, como tiernas chiquilladas.

No obstante,  Relaño, cual Freddy (Krueger) inmerso en un sangrienta y punzante pesadilla adolescente, no se limita a comentar el tifo. Manifiesta su sorpresa por el beneplácito de la UEFA, tan puntillosa en pijadas, para acto seguido deslizar sibilino y ladino que les habrán gustado las croquetas. Seguramente. Las croquetas del Bernabéu están tan ricas que Freddy aún no parece haber superado el ya lejano recuerdo de su masa de bechamel y sus virutas de jamón ibérico. Sin croquetas Freddy es doblemente peligroso.

Como cuanto menos arriesgada es la conclusión del editorial que esta mañana Relaño lanza desde su púlpito. Una vez más es el dedo de Piqué el que señala su camino. Sin dar más detalles, el director del diario As habla de un palco donde anida un poder viscoso que envilece a la sociedad. Así, sin anestesia.

Porque yo (Gerard Relaño) lo valgo.

Porque a Freddy nadie le deja sin croquetas.

 

15 comentarios en: El tufo del tifo