Las mejores firmas madridistas del planeta

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Tormenta

Escrito por: La Galerna8 enero, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Normalmente cogeríamos la portada de 'Sport' y haríamos un chiste -quizá malo- o tiraríamos de hemeroteca para recordarles que son tantas veces las que escupieron para arriba y luego acabaron manchados que lo mejor es que compren un paraguas. Pero hoy no nos sale. Hoy, al ver a nuestro Real Madrid a 16 puntos de un correcto Barcelona, sólo nos preocupa pasar cuanto antes esta desproporcionada tormenta.

Queda todavía mucha temporada y los chistes que se hacen en Liga es muy posible que no valgan para Copa y Champions. Sin embargo, el 2-2 de anoche duele demasiado porque los errores siguen siendo los mismos que hace dos semanas, y cuatro, y seis, y ocho. Zidane no termina de dar con la tecla y eso, que debería ser únicamente motivo de crítica, es ya utilizado para la mofa por los de siempre. Eso no es culpa de Zizou, claro. No podemos señalar al francés porque la prensa deportiva española no sepa hacer su trabajo sin caer en el vacile o sin rozar el ridículo como si estuvieran manteniendo una conversación adolescente basada en ver quién vocea más y quién hace el chiste más gracioso. No podemos culpar a Zidane por eso, pero sí agachar la cabeza y esperar que pase la tormenta.

Hoy el Barcelona presenta a Coutinho, un canterano de 160 millones de euros. Dicen los periodistas culés que no habrá directivos en la rueda de prensa del brasileño, no vaya a ser que les pregunten por el precio y alguno se ponga nervioso. Ya tuvieron bastante con Neymar.

La realidad es que se han gastado casi 300 millones entre Coutinho y Dembélé mientras 'Sport' y 'Mundo Deportivo' se afanaban en lucir a un tal José Arnáiz -canterano que no lo es tanto porque acaba de llegar al filial procedente del Real Valladolid-. Inversión brutal del club que hasta hace bien poco se preocupaba por los problemas sociales que afectaban al planeta.

Sea como fuere, la vida sigue y en febrero, ahí cerquita, regresa una Champions League que asoma como arma de doble filo. Puede cortar la hemorragia o que el enfermo termine de desangrarse. Ojalá sea lo primero y el Real Madrid vuelva a sonreír en mayo.