Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
#TodosSomosElGalloClaudio

#TodosSomosElGalloClaudio

Escrito por: Fred Gwynne17 julio, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

He esperado una semana, una larga semana fijándome en todos los que me rodean, mi mujer, mi sobrina, mi suegra, el carnicero, el del chiringuito, mi padre, el bibliotecario, el señor que vende los higos chumbos a la entrada de la playa... y nada. Nada de nada.

Leo Messi no aparece por ningún lado.

Primero me concentré en mi mujer (imaginaba que después de treinta años de convivencia detectaría cualquier cambio al instante) y con todos los sentidos alerta le hice un seguimiento tan exhaustivo (perseguirla al baño para ver si orinaba de pie fue un error) que terminó por mandarme a la mierda.

Ahí, y obligado por las circunstancias, le tuve que explicar mi teoría. Le dije que si #TodosSomosLeoMessi lo más lógico es que todos acabásemos siendo Leo Messi. Ella también. Parece una perogrullada pero no lo es. Y como no tenía claro por dónde iba a comenzar su transformación imaginé que el cambio de sexo sería lo primero que yo detectase. Ella se rió (es muy cándida para esto de las conspiraciones) pero prometió avisarme inmediatamente si avistaba cualquier cambio en los bajos o en cualquier otra parte de su cuerpo.

Yo, después de la desesperada campaña del Barça, esperaba un mundo lleno de Leos. Un mundo como el de La invasión de los ladrones de cuerpos pero con millones de Messis en lugar de vainas. O con Messis con cara de vaina. Leo por aquí, Leo por allá. Un mundo, para mi particular gusto, un tanto aburrido, pero mundo al fin y al cabo.

cuerpos ladrones

Paralelamente a este seguimiento familiar he extendido mis redes y acecho a mis semejantes como un halcón peregrino. Me sitúo arriba, muy arriba, y busco nimiedades, pequeños indicios que indiquen que las transformaciones han comenzado y que el famoso hashtag ha conseguido su objetivo.

De momento pincho en hueso. Nadie, ni uno solo de mis conocidos, amigos o familiares se ha convertido en Leo Messi. El que más se le ha acercado ha sido el frutero de la esquina, que el otro día me intentó sisar setenta céntimos, pero teniendo en cuenta que lleva haciendo lo mismo un montón de años, imagino que es parte de su propia y particular naturaleza y que no tiene nada que ver con mis fundadas teorías.

A mí, puestos a elegir, y si hablamos de delincuentes, hubiese preferido a John Dillinger, a Ronnie Biggs o a los inigualables Bonnie and Clyde. #TodosSomosBonnieAndClyde suena a whisky, persecuciones y amor. A metralletas con tambor, a bancos llenos de empleados con chaleco y a tinta de billetes falsos. Sí, definitivamente me quedo con esta pareja. A lo de Leo no le acabo de ver las ventajas. Si me apuran, hasta el Dioni me parece más recomendable. Ese golferío en Brasil, ese dilapidar el dinero a manos llenas... Más modesto, sí, pero muy nuestro.

Clyde Bonnie

Y ya me ven, aquí sigo. Desesperado. Esperando una señal. Mi suegra a veces arrastra las vocales a la argentina pero débilmente. Mi padre, el otro día en la playa, y con sus 78 años a cuestas, le dio un balonazo a un turista y en lugar de pedirle perdón se dio la vuelta malhumorado, y el culé de mi cuñado (¿estos no deberían transformase los primeros?) ha vuelto a pedir a su empresa un enésimo aumento de sueldo, o como él mismo dice, “una revisión de contrato acorde a mis méritos laborales”. El problema es que se lo han denegado tantas veces como lo ha pedido y eso lo descarta de la ecuación. Como ven, todo son conjeturas, débiles detalles que no garantizan el tan esperado cambio.

Mi sobrina de cuatro años (lo más cercano a un delincuente que he visto en mi vida) vive completamente ajena al hashtag. Es más, después de espiar sus fechorías he llegado a la conclusión de que es la única inmune al cambio. Si un día de estos acabamos convertidos en Leo Messi, ella terminará siendo una especie de Padrino que nos extorsionará a todos como si fuésemos uno de esos delicados gusanitos que tritura entre sus dientes. Dios nos pille confesados.

Nada. No me convence nada lo de que todos seamos Leo Messi. Ni un poquito. Preferiría ser Cristiano por lo de “rico, guapo y buen jugador” pero tampoco. A mí lo de las flexiones me aburre y tanta disciplina me quita el sueño. Groucho Marx sí me parece una buena elección. Es inteligente y además para besar a mi mujer podría quitarme el bigote con una goma de borrar. Terence Hill sería perfecto si no fuese porque en el Oeste se pasan el día comiendo judías y porque sin su eterno compañero Bud Spencer (Dios lo tenga a su vera repartiendo bofetadas a mano abierta ) acabaría perdiendo todas las peleas.

Marcello Mastroianni o Cary Grant cumplirían todos mis sueños, pero no tener a ninguna Sofía Loren al lado para mordisquearle la media los aleja de mi elección.

Super Ratón (mi mujer apuesta por él) alejaría la sinrazón de la violencia de este jodido mundo y además con nuestros bigotillos nos haríamos mutuas cosquillas. No, no está nada mal ser Super Ratón.

¡El Gallo Claudio! Este sí, este lo borda. Un mundo lleno de gallos Claudio sería divertidísimo. “Oye, digo, oye muchacho”. Voto por él. No se hable más. Nada nos puede hacer más felices que ser un precioso dibujo animado. “Digo hijo, digo hijo digo”.

Lucha por un mundo sin delincuentes y lleno de carcajadas. Propaga este hashtag como si fuese una enorme epidemia de sonrisas. Pásalo. #TodosSomosElGalloClaudio

claudio gallo

Fred Gwynne
Soy un hombre hecho a mí mismo. El problema es que me sobraron algunas piezas. SOL O CONTIGO. Persigo playas.

6 comentarios en: #TodosSomosElGalloClaudio

  1. Oyeeee chicoooo ! He pagado a Haciendaaaaa . . . chicooooo ! Esa no es forma de ser " Lío Messi " chicoooo !! Digooo do digoooo do digoooo ! ( Dios Mío ¡ he pagado a Hacienda ! Ya no entro en el hastang ! . . . que he hechooooo Diossss )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

"No se disputará el encuentro porque los que organizan el boicot y los que tienen que impedirlo son los mismos".

No se pierdan el desarrollo de esa teoría de @PepeKollins en torno al aplazamiento del Barça-Real Madrid.

✍️El clásico no se jugará

https://www.lagalerna.com/el-clasico-no-se-jugara/

¿Qué tiene que ver una célebre novela de Javier Marías con las simpatías que le profesan Hernández Hernández y de Burgos Bengoetxea al Real Madrid?

✍️Corazón tan azulgrana por @JesusBengoechea

https://www.lagalerna.com/corazon-tan-blaugrana/

¿Por qué ningún medio denuncia la complicidad del FC Barcelona con el aquelarre político que amenaza al clásico? Hoy, en el #Portanálisis

✍️La peligrosa soledad del Real Madrid

👉👉👉https://bit.ly/2rzoIiB

2

"No se disputará el encuentro porque los que organizan el boicot y los que tienen que impedirlo son los mismos".

No se pierdan el desarrollo de esa teoría de @PepeKollins en torno al aplazamiento del Barça-Real Madrid.

✍️El clásico no se jugará

https://www.lagalerna.com/el-clasico-no-se-jugara/

¿Qué tiene que ver una célebre novela de Javier Marías con las simpatías que le profesan Hernández Hernández y de Burgos Bengoetxea al Real Madrid?

✍️Corazón tan azulgrana por @JesusBengoechea

https://www.lagalerna.com/corazon-tan-blaugrana/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram