Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
The way we were

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

The way we were

Escrito por: La Galerna27 agosto, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Memories light the corners of my mind, cantaba -sigue cantando- Barbra Streisand para encogernos el corazón y dejarnos en un suspiro en su antológica The way we were. Y pese a que, de forma bien distinta, hace ya tiempo que eso de los "corners" efectivamente nos encogen el corazón si anda Casillas de por medio, la portada de Marca se pone nostálgica y sale con un The way we were que nosotros -en el fondo, sensiblones como somos- hacemos el esfuerzo de considerar justo y merecido.

Marca Portada Iker 27.08.16Viene la portada con algún tiempo de retraso, con demasiado tiempo de retraso, aunque por supuesto tal cosa no es achacable a la portada, sino en primer lugar al anterior seleccionador, un Vicente del Bosque que siguió convocando a Casillas cuando a todas luces y por decirlo suavemente ya había pasado su época de madurez. Era inevitable el final, y el final llegó -ya decimos que con retraso- en forma de decepción incluso personal si damos por buenas las palabras del citado seleccionador una vez que dejó de serlo. Es lo que tienen los finales que se resisten a serlo, que no quieren ver que lo son, que se convierten en continuaciones tragicómicas, en remedos, en vanos intentos, en ofensa y reproche. Saber acabar a tiempo, ser lo suficientemente lúcido como para ver el final cuando llega es una de las cosas más dicífiles, y ya no solo en el mundo del fútbol. Del Bosque no supo; Iker tampoco.

Claro que esta lucidez se complica cuando buena parte del entorno se empeña en que no, en que el final está aún lejano, en que sigues siendo el mismo que eras... y claro que este apoyo incondicional y desnortado hace más daño que beneficio, incluso al defendido. Sépanlo bien todos esos muchachos de la prensa que para defender a Casillas fueron capaces de poner en tela de juicio todo lo necesario y más. "O Casillas o barbarie" era su mantra, sin importarles ser ellos mismos unos bárbaros, ya sea por ceguera, ya sea por cariño, ya sea porque -remarcamos esta tercera opción- Iker suponía un estupendo pretexto para atizar al Madrid vía Mourinho, un entrenador que vio a tiempo, cuando había que ver, cuando más difícil era ver.

Ahora, años después, el final se impone. Lo hace a destiempo, pero se impone. Aprovechando que -válganos la extraña expresión- la visión del final ya gritaba exasperada, Lopetegui no ha convocado a Casillas para la selección y Marca entona el The way we were como homenaje a otro tiempo, "cuando fuimos los mejores", que canta Loquillo. Sea bienvenido el homenaje, pese a que para acogerlo haya que desbrozar el camino recorrido desde que el final debió tener lugar hasta hoy, pese a que sea necesario dejar a un lado defensas que en realidad eran ataques, evidentes decadencias no asumidas o mal asumidas, mucho ruido y no menos furia. Es difícil, tal vez imposible, hacer abstracción de tales cosas, algunas de ellas ridículas, otras sangrantes y hasta algunas con su punto de miseria, pero desde aquí hacemos el esfuerzo para intentar alcanzar a ver con inocencia casi infantil la portada de Marca y recordar aquella parada, aquellas paradas.

Misty water-colored memories of the way we were

9 comentarios en: The way we were