Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Tarde para la ira

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Tarde para la ira

Escrito por: La Galerna11 mayo, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

40 minutos duró la broma. Tal y como sucediera en Lisboa con la testa milagrosa del capitán, tal y como sucedió en Milán en el último y decisivo penal, tal y como ocurriera en Concha Espina en la noche mágica de Chicharito.

Siempre la misma canción, el mismo espectador. Sólo que en el mismo teatro donde tantas veces actuó, el silencio brilla por su ausencia y los héroes visten de negro. Sí, amigos galernautas, anoche las huestes antis suspiraron y salivaron por nuestra eliminación en una suerte de comunión simbiótica entre estreñidos de uno y otro signo. Anoche si eras del Barcelona, ibas con el Atleti. Si eras del Valencia, ibas con el Atleti. Si eras del Sevilla, ibas con el Atleti. Si amabas el fútbol español, ibas con el Atleti. Si entendías lo que #nopuedesentender, ibas con el Atleti. Si el fútbol te debía, no una, sino dos, incluso tres Champions, ibas con el Atleti.

Si creías en el milagro alopécico del Cholo, ibas con el Atleti. Solos contra todos en un viejo y ajado Calderón donde se convocó una Cita de Sangre digna del sacrificio a Belcebú de una doncella en un aquelarre en Zugarramurdi. Y sufrimos un rato, tal y como sucediera en Lisboa con la testa milagrosa del capitán, tal y como sucedió en Milán en el último y decisivo penal, tal y como ocurriera en Concha Espina en la noche mágica de Chicharito. Pero al final la cabra siempre tira al monte y la Orejona a las vitrinas del Bernabéu. Que hoy los trogloditas de la prensa deportiva pretendan vendernos en sus portadas la caverna de Platón no cuela. Que pretendan subirse al carro cuando nos lo robaron mientras dormíamos responde a una suerte de osadía que oscila entre la desfachatez más absoluta y el bulto mejor escurrido.

Visto lo visto, nos quedamos con la primera plana de Marca. Y en este punto hacemos nuestra la máxima que reza aquello de una imagen vale más que mil palabras. La fotografía que ilustra la portada de la Hernia sintetiza el momento fantástico en el que El Gato decidió convertir a cuatro aguerridos y fornidos defensas leñeros colchoneros en meras tarrinas de Whiskas, que nuestro ciclotímico felino paladeó con deleite antes de anestesiar a un viejo y ajado Calderón tan chocho como siempre. Son las cosas de Karim, que por fin en noche grande decidió enviar a sus fieros críticos de Erasmus a Tombuctú . Y es que hay jugadas que valen una entrada, hay jugadas que valen una temporada y hay jugadas que transpiran historia viva de fútbol y madridismo. Benzema mon amour, de Cádiz a Cardiff, del Buitre al Gato; la imagen de Karim danzando sobre el alambre de la línea de fondo es tan gloriosa que, créanme, no sabemos ni qué han escrito en la portada nuestros herniados amigos de Marca.

Mentimos porque sí le hemos echado un ojo. Y escrutando, escrutando, hemos leído en pequeñito que anoche se registraron lamentables incidentes en el Calderón que se saldaron con 20 hinchas madridistas heridos a manos de una turba de indios descerebrados, que lo mismo arroja forofos al Manzanares que pincha mortalmente al insensato que se toma una caña donde no debe. Orgullosos de no ser como nosotros, se nos espetó desde el fondo donde el Frente Atlético campa a sus anchas. El orgullo es mutuo. A lo mejor es verdad que no podemos entender valores que incluyen apedrear autobuses de hinchas vecinos como parte del nuevo y viejo catecismo colchonero.

Para leer sobre tan infame agresión en el Marca tendrán que sacar la lupa. Para verlo en el As no les bastará ni con telescopio. Tal que así luce el rostro de cemento de Relaño que, hoy sí, se refugia en la lírica desde su púlpito para el más burdo de los escaqueos. Freddy, cegado por su odio africano a Florentino, se indignó tanto con el tifo de la Grada Fans del Bernabéu en el partido de ida, que decidió abrazar con fervor al ultra colchonero. Tal que así que ayer les dedicó una ignominiosa portada entre bengalas rojas y consignas sangrientas (Para más información revisen el Portanálisis precedente).

24 horas después, ultras colchoneros hieren a pedradas a 20 hinchas madridistas.

Extraigan ustedes sus propias conclusiones.

 

La conclusión inequívoca es que iremos a por la Duodécima en Cardiff.

Por muy pequeñito que lo pongan los diarios catalanes en sus primeras planas y por mucho que RAC 1 ya ni retransmita los partidos del Madrid por prescripción médica.

Pura vida, amigos galernautas.