Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Análisis Gestión
Suspensión y reanudación de las competiciones

Suspensión y reanudación de las competiciones

Escrito por: Tomas J.Rubio16 marzo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Huelga decir que estamos pisando terreno desconocido tanto para la vida civil moderna como para las competiciones deportivas. Sean cuales sean las soluciones a adoptar, apenas hay reglamentación para casos como éste que desgraciadamente estamos viviendo. Aunque suene crudo decirlo, tiene sentido. Para los legisladores de aquellas competiciones deportivas que sean supranacionales, con eventos en distintos países del mundo - por ejemplo, automovilismo, motociclismo, tenis, golf, etc. -, el valorar normativamente una posible crisis que afecte a todos los países donde disputan pruebas es algo quimérico. Exceptuando, claro, una tercera guerra mundial.

Quizás tiene menos sentido, y no siento el oportunismo, que en competiciones estrictamente nacionales no se hayan desarrollado al menos unos artículos en las decenas de leyes que abarcan su ordenamiento legal, sobre qué hacer en caso de una suspensión prolongada. Sí, pienso en LaLiga pero también en cualquier campeonato nacional de cualquier deporte: baloncesto, balonmano, voleibol o petanca. En fútbol, que es lo que nos ocupa, sólo he encontrado un par de referencias, un artículo en el Reglamento General y una disposición en el Convenio de Colaboración LaLiga-RFEF.

 

Como ven no hace falta ser leguleyo para comprobar que hay un vacío normativo en este aspecto. Se regula que se celebre un acuerdo ulterior entre LaLiga y RFEF para dilucidar este caso de suspensión de las competiciones nacionales de fútbol. ¡Y nada más! Cierto que es difícil que ocurra un evento nacional que obligue a la suspensión de todos los partidos, pero no es para nada descartable, de hecho, por ejemplo, una huelga general indefinida por parte de los propios jugadores. Las suspensiones, sean por los motivos que sean, conllevan un daño económico para clubes, jugadores y demás, y deberían estar protegidos para que ese daño, de ocurrir, sea el menor posible.

Es complicado que ocurran sí, pero las instituciones deportivas deberían estar preparadas. No sólo para saber qué pasos hay que seguir sino además por la limitación temporal que tienen las propias competiciones. Al estar reguladas en número de jornadas durante un espacio temporal determinado, generalmente de agosto a mayo-junio, el calendario actual deja poco margen para encontrar soluciones ante una suspensión meridianamente larga. Por ejemplo, en Primera esta temporada arrancó el fin de semana del 16 de agosto y finalizará el del 24 de mayo. Un total de 41 fines de semana para 38 jornadas. Cierto es que a pesar de que se descuentan navidades y los parones por partidos de la Selección, siempre se puede jugar entre semana excepto cuando hay partidos de competiciones europeas.

Es un calendario de por sí muy compactado para encontrar fechas disponibles en el que dependiendo de en qué momento y por cuánto tiempo se suspenda la competición, será más complejo recuperar las jornadas suspendidas. Cuanto más tarde, peor. Dos o tres jornadas son recuperables, más, es bastante más complicado. Además, afectan a nuestras competiciones los torneos UEFA tanto a nivel de clubes como de selecciones nacionales. Así como los de FIFA. Aunque esta temporada, afectan sólo los de UEFA (a partir de la temporada que viene afectará también la nueva competición europea, UEFA Europa Conference League).

Debido a esta crisis global el martes se reúnen UEFA, sindicatos y federaciones para sopesar qué posibles soluciones tomar. Deben valorar qué hacer con las competiciones nacionales y europeas, Champions y Europa League, no sólo para dilucidar los respectivos campeones sino por cómo se podrían encajar en el calendario los partidos restantes cuando acabe la suspensión. Depende de qué decisiones tomen, si las toman, afectarán directamente a los clubes a nivel deportivo (qué competición jugarán la próxima temporada), a la planificación (cuándo jugarán) y por supuesto, a nivel económico (los ingresos de los clubes son muy diferentes entre jugar Champions o Europa League).

Segundo deben valorar qué hacer con las competiciones internacionales que se han de jugar. Este 12 de junio está fechado el partido inaugural de la Eurocopa 2020 que durará hasta la final, el 12 de julio. Por tanto, de mantenerse su celebración, el deadline para jugar partidos de competiciones nacionales y europeas, se establecerían como máximo para el fin de semana anterior, el correspondiente al 5 al 7 de junio. Lo que implicaría la reducción de la concentración de los internacionales a 5 días vista como máximo del comienzo de la Eurocopa. Algo improbable por ser perjudicial para el propio torneo por falta de preparación de las selecciones y cansancio acumulado de los jugadores.

Para rizar más si cabe el rizo es además año olímpico, se disputan los Juegos en Tokio del 24 de julio al 9 de agosto. Por motivos televisivos, ambos eventos no pueden ni deben coincidir por lo que un hipotético retraso del comienzo de la Eurocopa se reduciría a lo sumo a una semana. Por lo que, en el mejor escenario posible, vistas las limitaciones de fechas por Eurocopa y JJOO, se podrían encontrar dos semanas extras para recuperar las jornadas suspendidas. Apretando el calzador se podrían disputar un máximo de 4 partidos. Esto podría ser una solución para las patronales organizadoras pero analizada en profundidad hay que dudar mucho de que los sindicatos de jugadores (AFE, Futbolistas ON, FIFPro) no pondrán el grito en el cielo por la acumulación de partidos sin apenas descansos.

Al ser imposible conocer a corto plazo el número de jornadas que se verán afectadas es muy difícil tomar estos días unas soluciones definitivas. Exponía hace pocos días Ramón Álvarez de Mon con muy buen criterio cuatro posibles soluciones para este caso. Abogaba por una cuarta vía que pasa por el retraso de la disputa de la Eurocopa un año. Y esta parece ser también una de las posibilidades que está valorando la UEFA.

Visto que la mayoría de países europeos han suspendido sus competiciones hasta comienzos de abril, a priori podría ser la solución menos dañina y más adecuada para todos. Siempre y cuando se pudiera recuperar la normalidad en toda Europa en abril. Por supuesto tiene sus inconvenientes el aplazamiento, alguno de ellos diría que irresoluble. Empezaré detallando por orden cronológico los torneos que se disputan el verano de 2021:

-Del 2 al 6 de junio de 2021 se jugarán la semifinal y final de la Liga de Naciones

-Después tendrá lugar la primera edición del Mundial de Clubes de la FIFA del 17 de junio al 4 de julio

-Y del 7 de julio al 1 de agosto se disputará en Londres la Eurocopa femenina de fútbol.

Como detalle significativo señalar que UEFA y FIFA buscaron fechas para que no coincidieran entre sí los tres torneos.

Este verano aparte de la Eurocopa está previsto también la disputa de la Copa América, entre el 12 de junio y el 12 de julio, que se jugará en sede conjunta, Argentina y Colombia. La lógica dicta que Conmebol debería seguir los pasos de UEFA si aplaza la Eurocopa aplazando también un año su competición. Los que pagan la fiesta, las televisiones, no se quejaron en su día por la colusión de fechas de ambos torneos así que no lo harían de hipotéticamente coincidir en el verano siguiente.

Contando que las competiciones 2020/2021 se disputarán del 15 de agosto al 29 de mayo, fecha de la final de la Champions, no parece difícil disputar la Eurocopa masculina y la Copa América antes del comienzo de la Eurocopa femenina anticipando una/dos semana/s el final de las ligas europeas y de la final de Champions. Ya digo, encontrar un par o tres de fechas no supone demasiados problemas. Eso sí, sería recomendable retrasar también un año, al verano de 2022 que está libre por la disputa del Mundial de Qatar en invierno, tanto la Liga de Naciones como el Mundial de Clubes ya que no hay calendario para celebrar todas las competiciones.

Analizada la situación, urge imperiosamente un acuerdo al más alto nivel entre UEFA, FIFA y CONMEBOL, en el que las tres partes han de descender al suelo desde sus reinos de taifas y hacer concesiones para poder solucionar este problema global tratando de afectar a cuantas menos temporadas futbolísticas mejor.

Surge a corto plazo y a entender del que escribe, el problema más irresoluble de todos salvo que medie alguna disposición excepcional que no afecte al Fair Play Financiero de la UEFA. Sin olvidarnos del acuerdo necesario también de los clubes con los respectivos sindicatos de jugadores. Es un problema con tres vertientes:

-Vencimiento de los contratos de los futbolistas el 30 de junio de 2020

-Afectación para los clubes en el Fair Play Financiero de la UEFA

-Fecha de inicio de la ventana estival de fichajes.

Por partes. Incluso, dependiendo de la fecha final para la disputa del Mundial de Clubes de 2021, podrían verse afectados también los contratos que vencerán el 30 de junio de 2021. Me explico. De todos es sabido que los contratos de los futbolistas van en función de la disputa de las temporadas oficiales, las anualidades van desde el 1 de julio hasta el 30 de junio del año posterior.

Obviamente si esta temporada de clubes, competiciones nacionales (Ligas) y competiciones europeas (UEFA y Europa League), se consiguieran terminar antes del 30 de junio, miel sobre hojuelas. De hecho, es lo que se ha de tratar de lograr. Si se reanudaran, el mayor problema vendría en caso de que no dé tiempo a finalizar los campeonatos antes de esa fecha. Para los futbolistas, quizá un alargue temporal de los contratos de los jugadores sea factible, siempre que cobren lo mismo que tienen establecido y que para el contrato de la siguiente temporada tampoco les afecte a sus salarios a percibir.

A nivel de clubes el problema vendría con el Fair Play Financiero (FPF). UEFA en su monitoreo económico habría de ceder también ampliando el cierre contable. No sólo para el pago de nóminas, finalicen o no los contratos, sino también para el resto de cobros/pagos de los clubes, amortizaciones, ingresos tv, préstamos, contratos de patrocinio, etc. Al haber demasiadas variables no parece factible poder alargar la fecha del cierre contable. De hecho, parece imposible aunque legalmente deberían analizar muy en profundidad si de verdad es posible un alargamiento de contratos como cierres contables, y por cuánto tiempo máximo.

Y tercera pata, habría que adaptar también la primera ventana de fichajes de la temporada 2020/2021 que está establecida se abra el 1 de julio. Carecería de sentido si se pudieran alargar el año contable y los contratos, que los clubes pudieran sin haber cerrado esta temporada, hacer fichajes que computarían económicamente para la siguiente temporada. Por lo que habría que buscar una solución global para la computación económica de los contratos de los jugadores, así como con el plazo para la que los clubes puedan realizar fichajes. Sobre esto último, algo tendrán que decir sobre esto los agentes también.

Por tanto, más allá de reducir las soluciones a aplazar o no las competiciones internacionales, Eurocopa, Liga de Naciones, Copa América… vistas casi todas las variables (alguna se me puede haber escapado), las competiciones tanto nacionales como europeas deberían finalizar o darse por finalizadas como máximo este 30 de junio, o el quilombo e incertidumbres económicas y legales para todos, clubes, jugadores y agentes, sería mayúsculo. Como a nivel individual de cada uno de nosotros ante esta crisis por el coronavirus, ha de primar el interés general sobre el particular.

Es muy difícil tomar una decisión a corto plazo, pero sí que el martes, UEFA, federaciones y sindicatos, deben ir moldeando las posibles soluciones de cómo poder finalizar todas las competiciones suspendidas antes del 30 de junio. Soluciones en las que no deben primar los intereses económicos ni de las televisiones, ni de FIFA, CONMEBOL ni de UEFA y sí la de los jugadores y clubes.

Dichas posibles soluciones deben tener la flexibilidad suficiente para ser adaptadas según corran los días y semanas bajo suspensión, ya que no hay por ahora plazos fijos a los que agarrarse para retomar las competiciones. Sería muy recomendable que todos los organizadores tomen la misma decisión con respecto a sus campeonatos ya que es muy probable que cada país tenga unos plazos distintos de suspensión. Hoy parece que en Italia y España tendremos una suspensión de mayor duración.

Por supuesto, deben de tener en cuenta si procede o no valorar el aplazamiento de las competiciones internacionales que se disputarán este verano y las de 2021. También si procede el mantener una conversación con el COI para ver qué se hace con los JJOO.

No deben descartar las instituciones futbolísticas el olvidarse de esta temporada declarando las competiciones nulas, ni campeones, ni descensos, ni ascensos. Tabla rasa y empezar la temporada que viene como si ésta no se hubiera jugado. Si se alarga la suspensión, y con posibles distintos plazos en cada país con equipos inmersos en competiciones europeas, puede parecer la solución más razonable para todos los actores implicados (¿salvo para las televisiones?). En caso de no poder reanudar ninguna competición, carecería de sentido que UEFA declarara nulas sus competiciones y las ligas no. O al revés.

Insisto, aunque me importe nada qué pasa finalmente con estas competiciones, no se deben dar las soluciones que más convengan a nivel particular ya que hay demasiados actores y variables implicadas. Vista la gravedad, este martes deberían ir valorando posibles escenarios con sus distintas soluciones ya que todo está supeditado al tiempo que dure o al menos empiece a menguar esta crisis, por lo que trazar en piedra una solución definitiva estos días, no deja de ser vivir en una realidad paralela. Como han hecho muchos gobiernos, UEFA, FIFA y algunos más.

 

NdA: espero que el Real esté a la altura que las circunstancias exigen pagando a todos sus trabajadores, sin un sólo despido y aunque la Ley le ampare a no hacerlo, devuelva la parte alícuota de los partidos no disfrutados por los abonados tanto de fútbol como de baloncesto.

NdA2: queridos lectores, les pido por favor que se queden en casa, en La Galerna estaremos a vuestro lado para haceros más llevaderas estas horas y días de aislamiento.

Tomas J.Rubio
Twitter: @elmozo7

2 comentarios en: Suspensión y reanudación de las competiciones

  1. Pienso que lo más lógico sería declarar nulas todas las competiciones y empezar la siguiente como si esta última no hubiera existido.Sinceramente,me parece lo más justo pues,además,tiene toda la pinta de que se va a alargar el estado de alarma y,por consiguiente,la suspensión de las competiciones deportivas.Sobre las posibles reclamaciones de televisiones,sólo decir qué más,mucho más,van a perder otros sectores de la economía nacional mucho más importantes.De lo que reclame algún club nazi ,mejor no hablar.

    1. Pienso lo mismo. El fútbol deberá ajustarse a lo que venga, se consumirá menos y tendrán que bajar los salarios de forma drástica con las pérdidas que van a tener debido a todo lo que no están ingresando. No hay otra forma de sobrevivir si quieren seguir siendo un deporte rentable. Lo de las competiciones, no se me ocurre otra cosa que dejarlas en blanco ya que en muchas no se podría decidir campeón con el sistema actual, por falta de numerosas jornadas por disputarse, y es que es injusto tanto para todos los posibles equipos que pudieran ser campeones, como para las plazas que dan acceso a competiciones donde hay muchos más implicados, como en ascensos y descensos. Y en las competiciones de eliminatorias, es exactamente igual, no hay manera de determinar campeones ya que faltan numerosas eliminatorias por disputarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

¿Imagináis a Zidane de Manager Deportivo (al estilo de Alberto Herreros en baloncesto) y a Nagelsmann (u otro) en el banquillo?

Eso es lo que sugiero y desarrollo en @lagalerna_

https://www.lagalerna.com/disponer-de-zidane-para-siempre/

Tiene @PepeKollins un plan para "Disponer de Zidane para siempre". ¿Cómo será?

"Una figura estable, que permanezca más allá de los ineludibles ciclos de resultados...".

👉👉👉 https://bit.ly/302Http

"O Bartomeu caga oro, como Twyn Lannister, o el Barcelona ha completado por fin su transformación en club-Estado y, como uno más, va financieramente dopado. Y si va dopado, ¿hasta cuándo y por quién?"

@fantantonio en @lagalerna_

https://www.lagalerna.com/competencia-desleal/

Hay banda sonora para este texto de Van Cleef en @lagalerna_

https://www.lagalerna.com/camiseta-real-madrid-2020-defensa-del-rosa/

https://www.youtube.com/watch?v=0feNVUwQA8U

Piqué es Willy Fogg.
Bartomeu es Rigodón.
Messi es Tico.

La vuelta al fútbol en 80 #portanálisis. https://twitter.com/lagalerna_/status/1267762113465942016

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram