Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Suena Neymar porque suena Hazard

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Suena Neymar porque suena Hazard

Escrito por: La Galerna27 abril, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Éramos pocos y parió la abuela, si bien nos gusta más la variante que alude al parto de la comadrona. Elijan la versión que ustedes prefieran. Por si no teníamos suficiente con Hazard, Jovic, João Félix y Eriksen, vuelve a entrar en la ecuación Neymar, que es el ojo del Guadiana del rumor madridista, la recurrencia de barra de bar con el Marca y los calamares grasientos. El Marca de hoy va a volver a desatar la cansina queja en tascas de aquí y allá, en gasolineras de las que ya no venden cintas de Junco, otra vez Florentino con el niñato este, que se quede en Brasil en la fiesta de su hermana, vale pero que nos invite. Y jojojo y jajaja y ponme otra caña, Manolo, que este va a ser el verano más largo de la historia, el verano en el que los fichajes cuya concreción es cuestión de horas no será esta vez cuestión de días ni de semanas sino directamente de meses, y eso en el mejor de los casos.

Las razones que hacen presumir que este o aquel jugador puede fichar por el Madrid están siempre, para la prensa deportiva que padecemos, cogidos con pinzas, sostenidos por los más delgados alfileres. Basta, por ejemplo, con una tímida declaración de somera admiración por el Madrid, una admiración como la que todo el mundo siente por el club de Concha Espina pero que en estos casos se amplifica hasta extremos irrisorios.

También suele valer con una declaración de somero gusto por el juego de un jugador concreto del Madrid, lo que en seguida activa la ponderación de lo que podría ir implícito, es decir, que ese jugador que todavía no juega en el Madrid querría coincidir con ese otro futbolista al que pondera. Que querría coincidir con él en el Madrid, se supone.

No obstante, esto que hoy nos sirve Marca para desayunar viene cogido al hilo con pinzas más quebradizas aún. Se supone que tenemos que suponer que Neymar le hace aquí un guiño al Madrid a base de piropear a un compañero de profesión... que tampoco está en el Madrid. Es maravilloso. Llegar al rumor (Neymar al Madrid) usando la palanca de otro rumor previo pero aún no concretado (Hazard al Madrid) se nos antoja la cumbre de la especulación.

Y menos mal que Neymar no ha elogiado también a Pogba (que tampoco está en el Madrid), porque entonces ya sí que hablaríamos de que solo faltan los flecos. Los flecos de Neymar, queremos decir. Lo de Hazard y Pogba sería cuestión de horas, es decir de días, es decir de semanas, es decir de meses.

Podría incluso darse el caso de que Neymar quisiera ir al Madrid porque Hazard quiere ir al Madrid, siendo el caso que a su vez Hazard quisiera ir al Madrid porque Pogba también lo desea. La pregunta es: si la cadena se rompe por la mitad (es decir, si Hazard no puede venir por lo que sea), ¿querrá Neymar seguir viniendo a cuenta de que Pogba lo desea? ¿Se unirían los eslabones? Bien es cierto que, si bien Hazard podría venir aunque no viniera Neymar, Neymar no podría venir en cambio si quien se negase a venir fuera Pogba, por cuanto la renuencia del francés arrastraría al belga y ahí ya sería cuestión de dilucidar si el brasileño admira más a Paul o a Eden. Pogba por su parte vería con buenos ojos la llegada de Hazard pero con algo de conjuntivitis la de Neymar, quien a su vez activaría la operación Mbappé por medio de un trueque con Tejero. O así.

Parole, parole, parole. La canción de Mina se inventó para la prensa deportiva española, y la máxima eclosión de su mensaje tiene lugar en este verano interestacional que nos ha deparado la mala temporada blanca.

Por su parte, el Barça está a punto de cerrar una Liga más. “8 de 11”, proclaman sus rotativos afines sin faltar por desgracia a la verdad. Zidane ya ha indicado la necesidad de volver a pelear por el torneo de la regularidad. No podemos estar más de acuerdo con Zizou, si bien el señalar ese objetivo nos parece perfectamente compatible con enorgullecerse de los irrepetibles logros cosechados en las temporadas que preceden a esta. Hay un relato cuidadosamente diseñado por los enemigos del Madrid que resta mérito a la hazaña de las 4 de 5. Nosotros desde luego no lo compramos, y os exhortamos asimismo a evitar esa tentación.

Pasad un buen día.