Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Sinceridad, ilusión y esperanza

Sinceridad, ilusión y esperanza

Escrito por: Naninho13 febrero, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

A pesar de haber ganado 3 Champions, 2 Supercopas de Europa, 2 Mundialitos de Clubs, 1 Liga y 2 Supercopas de España; la presión y las dudas todavía recaían, hasta hace poco, sobre Zidane. Los haters del técnico francés ahora tienen que cerrar la boca y retractarse después de la lluvia de críticas que le dedicaron.

Personalmente, he de reconocer que yo también tuve mis dudas durante la pretemporada, en la que apenas se apreciaba mejoría alguna y que colmó el vaso con la goleada que nos metió el Atlético de Madrid (3-7). Después de ese partido, perdí la confianza en el equipo. Estos pensamientos estaban respaldados por el reciente desastre de la temporada 2018/2019, en la que tuvimos a Lopetegui y a Solari como entrenadores. Y que conste que no creo que ellos tuviesen toda la culpa de la situación. Se trataba más bien de un cambio de ciclo tras la marcha de Cristiano.

Muchos madridistas acabamos cansándonos de un gran grupo de jugadores que no estaban dando la talla.  Con el regreso de Zinedine Zidane al banquillo del Real Madrid, esperábamos que hubiese una "limpieza" de plantilla. Pero no se dio como creíamos y, contrariamente, vimos salir del club a los mismos suplentes a los cuales estábamos deseando ver más minutos sobre el césped. Hubo quién pensó que Zidane había perdido la cabeza, que no tenía la capacidad de sentar en el banquillo a algunos pesos pesados, pero con el paso del tiempo todo comenzó a ir encajando poco a poco y a darle la razón a Zizou:

- Marcos Llorente fue vendido por 50 millones al Atlético de Madrid entre quejas por las pocas oportunidades que dispuso de blanco. Pero llega al Atleti y apenas tiene minutos.

- Dani Ceballos se marchó cedido al Arsenal. Muchos (como yo) nos entristecimos al no entender su marcha. Pero tampoco goza apenas de minutos (aunque en parte por lesión).

- Vallejo, que vino al Real Madrid como futura promesa sale cedido al Wolves donde casi no juega, por lo que el Real Madrid tiene que cancelar el préstamo para cederlo posteriormente al Granada.

- Kovacic se marcha al Chelsea por 45 millones. El croata ha ganado en relación a la cantidad de minutos jugados. Esta marcha me apenó porque lo considero un futbolista con buenas cualidades físicas y mucha calidad.

- Keylor Navas fue una de las salidas más discutidas. Se traspasó al PSG por 15 millones, acompañado de la cesión de Areola. La polémica se amplificaba, en gran parte, por ser el portero con el que contó Zidane para ganar la tres Champions seguidas. Con la llegada de Courtois, con más juventud, Zidane tuvo claro quién sería su portero. El belga sería titular y Areola un buen portero suplente con el rol asumido. La confianza que adquirió Courtois se ha visto reflejada en el temporadón que está realizando.

Lo que sí es cierto es que algunos jugadores que más críticas recibieron el año pasado son los que menos minutos están disputando ahora, sobre todo en los partidos importantes. Marcelo es uno de ellos, influenciado por la llegada del portento francés, Ferland Mendy, que gracias a sus condiciones físicas y su solidez defensiva ayuda a que la defensa del Real Madrid sea un fortín muy difícil de superar, además de apoyar mucho en el ataque gracias a sus rápidas transiciones. Esto, sumado a la "explosión" de Fede Valverde y a la seguridad de Courtois, hacen que el Real Madrid esté firmando una de sus mejores temporadas defensivas de toda su historia, líderes en Liga y vivos en la Champions League.

Quizás echamos en falta arriba un killer que nos aporte más goles, o simplemente que Zidane le conceda más minutos a Luka Jovic. Pero no me quiero meter, porque al final, de una forma u otra, el técnico francés siempre termina callando bocas...

No podíamos olvidarnos del fichaje estrella del Real Madrid, Eden Hazard. Todos confiábamos en un mejor comienzo, pero su lesión, a consecuencia de la contundente entrada de su compatriota Meunier, no lo ha permitido. Después de prácticamente tres meses de baja, el extremo belga ya está listo para volver, justo en la etapa de la temporada donde se deciden todos los títulos. Hazard sabe que tiene que marcar las diferencias en los partidos que llegan, para así revalorizar su primera temporada de blanco.

Pinta que será un final de temporada apasionante, con un Real Madrid en plena forma física, capaz de luchar por los dos grandes títulos. Si hemos hecho grandes cosas sin Eden Hazard, ahora con el belga de vuelta, no descartaría ninguna posibilidad, ni tan siquiera el doblete. La dupla que hace con Benzema y la libertad que tendrá en la banda izquierda, gracias al trabajo defensivo de Mendy, harán que podamos ver, si las lesiones le respetan, su mejor versión.