Las mejores firmas madridistas del planeta

Siete

Escrito por: Fred Gwynne4 julio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

1. Esta semana he visto un tuit en la cuenta oficial del Real Madrid que, afortunadamente, ya ha desaparecido. Era un tuit en el que se veía a Sergio Ramos saltando después de marcar el penalti contra el Getafe y señalándose con sus manos el número cuatro de su espalda. El texto que acompañaba a esta imagen era el siguiente:

"¿Cuántos puntos le sacamos al segundo clasificado, Sergio Ramos?”

Me debo estar haciendo mayor. Soy, posiblemente, el miembro de La Galerna que más utiliza el humor para hablar del Real Madrid, precisamente porque sé que no hay nada más serio y respetable que este equipo. Por eso, porque me encanta el humor, no entiendo estas frivolidades. Me parecía un despropósito, un chascarrillo digno de uno de esos equipos de rayas que nunca han entendido lo que es la GRANDEZA en un club. NO ME GUSTABA NADA ESE TUIT. Los aficionados tenemos que caminar por un lado y la oficialidad por otro. El Madrid es seriedad y humildad, y eso es precisamente lo que alguien aplicó borrando el tuit. Mis felicitaciones por ello. Errar es de humanos, rectificar de sabios. Y madridistas.

Del tema supersticioso prefiero no hablar. Hay que hacer lo que hay que hacer. 7.

2. Os contaría todas las supersticiones que tengo, pero no puedo hacerlo por superstición. Las supersticiones no se confiesan nunca. Puedes insinuar, dar detalles que indiquen más o menos dónde residen tus miedos, pero nunca ser explícito, se trata de sugerir, enseñar la patita, que es la forma más adecuada de espantar tus demonios y abrazar la esperanza.

Cuando sales a un campo a jugar una final nunca puedes mirar (y mucho menos tocar) el trofeo que vas a disputar. Es algo que tenemos muy hablado en el pueblo y que solo los despistados no cumplen:

-Pesic, majo, abraza esa Copa, ya verás qué gustito…

2+1. ¿Es necesario hacer una “pausa de hidratación” en Donosti a las once y cuarto de la noche? ¿En serio? ¿Con 15 grados? La única hidratación lógica a esas horas es tomar unos gin-tonic por “lo viejo”, en la sociedad después de una buena cena o para festejar que Tebas abandona LaLiga.

4. Algunos se empeñan en que Ramos no sea Ramos o Marcelo no sea Marcelo. Son los dos mejores jugadores del mundo en sus puestos por ser fieles a lo que siempre han sido. Es que sube mucho, es que no defiende, es que es un alocado, es que, es que, es que… ¿Cuándo ha sido un gran defensor Marcelo? ¿Cuándo? NUNCA. No al menos de la ortodoxa manera en la que algunos entienden que debe actuar un defensa. A cambio ha ofrecido al Madrid más que ningún otro lateral de su historia (perdóname, Roberto Carlos).

Nadie ataca mejor que él, nadie sorprende más ni se asocia mejor con los delanteros, que se lo pregunten, por ejemplo, a Vini “Salpiquinho” o a Hazard. Es un alma libre, el cuchillo en la mantequilla, el clavadista del acantilado o el Rioja en mi garganta. Los grandes triunfos del Madrid en esta gloriosa era llevan (y llevarán) su sello. Una leyenda con rizos.

Ramos es el heredero de ese Madrid histórico que pasa de padres a hijos y de jugadores a jugadores en poco más de 93 minutos, es alguien que adquirirá toda su dimensión cuando cuelgue las botas ya que las botas no tienen lo que hay que tener para colgarlo a él. Los que se empeñan en que cambie será mejor que se sienten y disfruten del espectáculo. Tiene la personalidad de Winston Churchill: sangre, sudor y títulos.

Acaba de cumplir 450 partidos vistiendo la camiseta del Real Madrid y hace pocos días, en una foto en la que aparecía en pantalón corto, conté 450 músculos en su cuerpo, la mayoría de ellos, completamente ajenos a mí. Ramos no es esa manta corta que si te tapa la cabeza te destapa los pies o viceversa, Ramos es una manta que tapa a todo el equipo, lo abriga, lo calienta y protege.

Un jugador con 19 años, que, en plenas negociaciones, con la Liga ya empezada y todavía siendo jugador del Sevilla, hace un guiño al Madrid (y al Alec Guinness de The Man in the White Suit) con aquel impoluto traje, estaba predestinado a ser el mejor defensa de la historia. Y uno de los mejores delanteros…

5. Me entero de que el Barcelona se ha visto obligado a retirar sus nuevas camisetas porque destiñen. Si lo piensas bien es algo muy lógico, ha empezado a desteñir su cantera, su cartera, su estilo, su presidente, la Masía, sus fichajes y su máxima estrella. No enumero más cosas que destiñen porque tengo que ser coherente con mis supersticiones.

6. Mi sobrina me comentó ayer que quiere ser entrenadora del Real Madrid cuando cumpla doce años. Ha dado un giro a su carrera, primero quería ser jugadora, luego traductora de Zidane y ahora directamente le quiere tangar el puesto. Le he intentado convencer de que debería empezar de segunda entrenadora, por aquello de la formación, la humildad, el empezar poco a poco e ir adquiriendo experiencia, pero me ha mandado al carajo, dice que lo de ser segunda le da repelús. La gran ventaja es que si lo de ser entrenadora no es lo suyo siempre puede convertirse en el nuevo Benito, la Benita le llamaremos. Y sí, pueden ustedes estar tranquilos, sacará el hacha. A mí me lo van a contar.

Creo que con la ayuda de mi sobrina he escrito cuatro o cinco artículos pidiendo un Real Madrid femenino cuando no había Real Madrid femenino. En varios de ellos hubo comentarios posicionándose totalmente en contra. Estoy convencido de que esos mismos que despotricaban de esta nueva sección serán los primeros en apoyarla. Y yo me alegraré porque estoy convencido de que van a disfrutar mucho más de lo que imaginan. El primer día, el primer partido que vistan la camiseta del Real Madrid, será un día histórico que habrá que celebrar como se merece. Historia que tú hiciste, HISTORIA POR HACER.

 

7. Creo que como oficialista oficial de La Galerna ya puedo decir que Florentino Pérez está al mismo nivel que Santiago Bernabéu en la historia del Real Madrid. Y no, esta afirmación no tiene nada que ver con que hablemos regularmente por teléfono, sea el AIC de Zidane o me invite a comer croquetas en el palco.

Su legado será eterno, igual que el que nos dejó don Santiago. Los dos han sido unos adelantados a su época, unos visionarios. Disfrutemos.

(Floren, llámame…)

Como siempre solemos decir: Lo mejor está por llegar.

 

Fotografías Getty Images.

 

Fred Gwynne
Soy un hombre hecho a mí mismo. El problema es que me sobraron algunas piezas. SOL O CONTIGO. Persigo playas.