Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Las cuatro fantásticas

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Las cuatro fantásticas

Escrito por: La Galerna4 julio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Creíamos que nos habíamos equivocado, pero no. Las portadas de hoy nos traen superhéroes y no son portadas de cómics de la Marvel sino, efectivamente, las portadas de hoy. Por ejemplo, en As nos presentan a Cuchitiniman, también conocido como Renovacióman o simplemente D10S, cuyo poder sobrehumano consiste en dudar y conseguir que el Barsa tiemble. Imagínense tal influjo. Messiman se pone los dedos pulgar e índice bajo la barbilla, frunce los labios y todo el Barsa, todo, se pone a temblar casi como en ¡Danzad, danzad, malditos! Es un poder neroniano, casi caligulero, Leo o Lío (Líoman, quizá) tocando la lira mientras se quema la Masía, o nombrando presidente no a Piqué sino a su caballo.

Qué poder tan aniquilador. Es espantoso. Deben de estar pasándolo muy mal, sobre todo pensando que el monstruo (eso no es un superhéroe, es un monstruo) lo han creado ellos como se creó a sí mismo, por ejemplo, aunque fuera por accidente, el monstruo de la ciénaga. Més que un club es hoy una cosa terrible por la que uno sentiría lástima si no existiesen los periódicos de autoayuda culé, que en estas circunstancias luctuosas son más bien periódicos de autoabandono.

Miren si no Mundo Deportivo (gritando a estas horas, como tienen por mala costumbre. ¡Bajen la voz, hombre, que aún hay gente durmiendo!). Ahí tienen a Pjanicman, el comodín, ¡el Joker!, quien “puede suplir a Busquets y liberará a De Jong…” y hasta debe de saber mover las orejas sin necesidad de que Messi ("Misterio" llaman a lo suyo, qué eufemismo tan alipórico) dude. Eso sí, que no nos falte la coletilla arbitral del Madrid (que no, que no) que se han sacado de la manga como paliativo de sus múltiples dolencias. O sea, acusan a los demás (al Madrid) de sus fracasos, celebran la llegada del treintañero Pjanicman como si se tratara de la piedra filosofal y encima gritan a horas intempestivas. Pero hombre, amics. Un poco de respeto e incluso de dignidad. Aunque sea para permitirles a sus incautos lectores bajar a la tierra alguna vez.

Lo mismo sucede en Sport, donde gritan más fuerte todavía (cuanto más gritan más cosas hay que no quieren que se oigan) y nos traen a Eric García, un excanterano del City exguardiolesco, a quien presentan tácitamente como si fuera la panacea, el remedio universal que en Barcelona parecen buscar a ciegas mientras Sport les ameniza la expedición con “La nueva vida de Riqui Puig", una fotonovela para adolescentes, o aún martiriza a sus lectores, aunque sea residualmente, mencionando al superhéroe de los superhéroes, ¡Lautaro! (qué bueno que volviste), a propósito de que expira su claúsula en diez días. Nosotros pensamos que antes que a Lautaro fichan a Mr. Increíble, fíjense, pero entre Mr. Increíble y Courtois, el Sr. Fantástico, capaz de estirar sus miembros hasta longitudes pasmosas como se puede comprobar en la portada de Marca, nosotros nos quedamos ( y además ya le tenemos) con el segundo.

Pasad un buen día.

12 comentarios en: Las cuatro fantásticas