Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Sequía que empapa

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Sequía que empapa

Escrito por: La Galerna13 septiembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Contra todo pronóstico (ver portanálisis de ayer), hubo partido del Madrid ayer, vaya si lo hubo. Algunos intérpretes audaces prefieren incluso no hablar de partido de fútbol, sino del torbellino, del desenfreno, o del desatado delirio de un equipo que no para de mirar hacia adelante como aquella legión invencible de John Ford no cesaba de cabalgar al son de She wore a yellow ribbon. Una vez más, fue Cristiano Ronaldo quien marcó el paso de esta gloriosa insistencia, anotando nada menos que cinco goles (¡cinco!), de los que resulta el enésimo ridículo de aquellos pobres de espíritu que hablaban de sequía.

Marca Portada 13.09.15As Portada 13.09.15De sabios es rectificar cuando de verdad se rectifica, y no cuando simplemente se ve uno obligado a desdecirse sin reconocer que antes había errado. Así, lo que ayer era casi nulo espacio para el partido del Madrid en las portadas mesetarias y entrega total al supuesto partidazo de Atlético y Barcelona, hoy torna en asombro y elogio de Cristiano. Así, sin pasar por la casilla de salida, estamos seguros que sin el mínimo asomo de vergüenza (más que la ajena) por haber dudado una vez más de la eficacia goleadora del portugués biónico, una arrolladora fuerza de la naturaleza como jamás volverán a ver nuestros ojos una vez se despida del fútbol (muy tarde, por favor). Recordemos que también en Metrópolis dudaron de Superman y que este siempre vuelve, que siempre está, que no abandona a los suyos, que tiene grabada a fuego una misión imposible para cualquier mortal, pese a los ataques de villanos (Piqué y quienes quieran) y, sobre todo, pese a las maledicencias de una prensa que solo busca generar ruido con el que sacar tajada en forma de ventas. Sabemos que esto seguirá pasando mañana, que las elogiosas portadas de hoy volverán a ser injustas con el héroe en cuanto haya un solo mínimo, forzado y manipulado indicio de flaqueza, pero solo nos queda seguir denunciando tales artimañas y esperar que el virus no alcance a inocular al aficionado madridista.

Hay, sin embargo, algunas diferencias notables entre las portadas madrileñas, ya que si As se entrega exclusivamente a Cristiano (ya decimos que con lisonjas que se nos antojan impostadas), la portada de Marca nos parece más justa y detallada, más veraz, al referirse también al formidable partido que realizó Bale y a algunas intervenciones realmente meritorias del tico Navas. De estos otros asuntos As no se enteró, y da la sensación (uy, qué tipos suspicaces estos de La Galerna) de que ya puede Bale culminar con éxito los siete trabajos de Hércules, ya puede derribar él solo las murallas de Jericó, ya puede cruzar el Rubicón, que dará igual, que sus logros serán opacados, silenciados o minimizados por hernias, Segurolas, isquios de Bartra, desubicaciones en el campo o caprichos de Florentino. Todo torcido, todo con un punto deshonesto, todo absolutamente injusto y parcial, todo muy parecido al modo en que se ha tratado a Keylor, ese que tan tranquilamente parece descansar bajo la ominosa sombra de Casillas.

Mundo Deportivo 13.09.15Sport Portada 13.09.15Mientras tanto, en Barcelona celebran la victoria culé contra el Atlético, o mejor, celebran a Messi, con la misma foto en ambos medios y similares espantosos titulares. Felicitamos al jugador argentino por su paternidad, pero no podemos hacerlo por el modo en que esta es recogida hoy por su prensa. En todo caso, sería injusto por nuestra parte colocar en pie de igualdad ambas referencias, ya que el "Papichulo" (!) de Mundo Deportivo alcanza tal vez las más altas cotas de horterismo que hemos visto por aquí (y no hemos visto pocas). Pero tal vez seamos nosotros los equivocados, tal vez nos hayamos quedado anclados en el tiempo y no sepamos ya valorar un arriesgado y molón y un pelín quinqui juego lingüístico.

Los mesetarios somos así de atávicos, tanto que hasta -fíjense qué locura- querríamos una prensa menos artera, tanto que llegamos a hacernos preguntas que nuestros periódicos deportivos parecen considerar innecesarias: ¿Qué sería del Barcelona sin Messi? ¿Por qué el juego de Benítez es tan ultradefensivo? ¿Qué fue del tiki-taka? ¿Qué tiene que hacer Bale para que Relaño... En fin, tonterías, ya saben.