Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Días de radio

Días de radio

Escrito por: Padre Suances13 septiembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Les confesaré algo terrible. Durante una larga etapa de mi vida no era capaz de dormirme sin escuchar El Larguero. Era otro tiempo. Menos ominoso. El resquemor de algunos miembros de la prensa para con el Real Madrid no era el de estos días. Me gustaba, ay de mí, la manera en que José Ramón conducía las entrevistas y daba paso a los invitados.

Con el tiempo dos fenómenos me alejaron de la radio nocturna.

El primero es un fenómeno teológico. Mi ordenación como sacerdote cambió mis hábitos, nunca mejor dicho. Desde que los tomara (los hábitos), me levanto alrededor de las 5.30, no sea que se me parta la mañana.

El segundo es un fenómeno de feria. Se trata de Emilio Pérez de Rozas, con perdón. Su barcelonismo me sacaba de quicio hasta unos extremos  tales que me descubría a mí mismo cerca de la blasfemia noche tras noche. Tuve que dejarlo por prescripción teologal.

Esta semana he retomado esa vieja costumbre para escuchar a nuestro presidente en dos entrevistas. Primero en la Sociedad Española de Radiodifusión (SER) y después en la Cadena de Ondas Populares Españolas (COPE). Empecemos por la primera y prosigamos por la segunda, como no puede ser de otro modo.

123324-863-550

Me alegró ver que José Ramón de la Morena no tuvo la necesidad de recordarle al Presidente Florentino Pérez a su difunta esposa(a la que Dios tenga en su gloria) antes de lanzarle el primer dardo envenenado. Así fue como le recibió en la anterior entrevista y ni por esas logró descomponerle.

La charla tuvo momentos interesantes, distendidos. Pero sucedió lo que sucede en estos casos. El entrevistador tuvo la tentación del protagonismo. Se puso como loco buscando Watergates el amigo JoserraFróst. Y salió escaldado, creo yo. Fundamentalmente porque para emular a David Frost uno necesita preparar muy a fondo la entrevista, conocer bien al personaje, el medio en el que se desenvuelve y todas las aristas de su profesión. Algo que no sucedió en la entrevista de la SER, como se demostró en el asunto de ACS y la pretemporada.

En un momento de la charla, el entrevistador intentó relacionar la elección de la sede de la pretemporada (Australia) con la concesión de la famosa autopista de ACS. Yo de esto no tengo ni idea. Pero si tuviera que hacer una entrevista, o si me dedicara al periodismo deportivo, creo que sabría que las pretemporadas del Real Madrid las organiza la empresa Relevent. Por cierto, la misma que organiza la International Champions Cup para Barcelona, Inter, etc. O hay falta de profesionalidad o mala fe. Y que Dios me perdone por juzgar tan gratuitamente a quien no conozco. Y mejor que no me meta con el momento en el que le cuestionan a Florentino por el EBITDA del Club… Me recordó a cuando algún listillo me pregunta, con ánimo de pillarme, cómo es eso del Dios uno y trino. Página dos del manual, qué quieren que les diga.

La cosa no fue mejor en la Cadena COPE, y miren que me duele. Allí el fiscal del distrito, Manolo Lama, se empeñó en no dejar hablar al Presidente, que en cualquier momento anunciaba a gritos la llegada del milenarismo.  Una vez más nos topamos con una sorprendente falta de preparación y conocimientos en lo referente a los requisitos para acceder a la presidencia del Real Madrid.

Los entrevistadores no conocían, o al menos eso parecía, ni las obligaciones que la Ley del Deporte impone, ni qué presidentes realizaron las reformas estatutarias que citaban, ni lo que en la actualidad se exige para presentar una candidatura.

Por cierto, no insistan. Yo nunca jamás seré Presidente, por mucho que ustedes me lo pidan.

Creo, sinceramente, que el tinte amarillista de la prensa deportiva está contagiando, incluso, a los que fueron buenos periodistas. La crisis del sector y la competencia de memorables nuevos actores (visite www.lagalerna.com) obligan a los medios tradicionales a arrastrarse por el barro en busca de clicks y de oyentes. Vale todo en una guerra por el ruido, no por la reputación y la solvencia. Esto perjudica tanto a los medios que pierden credibilidad a raudales, como al Real Madrid, que se ve salpicado por medias verdades e infundios.

Reconozco mis limitaciones. No sé si es mejor desmentir todo o responder solo, como dice Jabois, a lo que diga Obama, que es nuestro único interlocutor válido. El resto no están a nuestro nivel. Aunque entiendo, cómo no, que a veces no quede más remedio que salir a pegar cuatro voces. Hasta yo mismo, en la misa de los niños, a veces tengo que hacerlo.

Buen domingo a todos.

No soy la respuesta madridista a mi querida amiga Sor Lucía Caram. Hay planteamientos tácticos mezquinos que entusiasman el corazón de Dios.

3 comentarios en: