Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Semifinales del Mundial y fichajes

Semifinales del Mundial y fichajes

Escrito por: Athos Dumas10 julio, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Estamos ante el cuadro final de la Copa del Mundo Rusia 2018. Unas semifinales que, no hace mucho, podrían haber sido unos interesantes cuartos de final de una Eurocopa cualquiera. Pero, tras tres semanas de intensos partidos, no se puede decir que las cuatro selecciones que han llegado hasta aquí no lo hayan merecido.

Bélgica: 5 partidos, 5 victorias. La sensación del Mundial. Dominando su grupo clasificatorio, sin especular en su partido ante Inglaterra –circunstancia que le hizo caer en el “cuadro de la muerte”–, con una agónica y meritoria remontada ante los Samuráis Azules de Japón (exhibición de Eden Hazard), y con un primer tiempo valiente y exitoso ante la Canarinha de Tite, con especial mención a las contras de De Bruyne y Lukaku. Y en la segunda parte, con un trabajo heroico de Courtois y a una férrea disciplina defensiva, supieron contrarrestar a la marea amarilla, que llegó a atacar nada menos con Neymar, Firmino, Coutinho, Douglas Costa y Marcelo, entre otros.

Francia: 5 partidos, 4 victorias y 1 empate intrascendente –casi pactado– con Dinamarca. De menos a más. Empezó con dudas ante Australia, pero contra Perú ya apareció Mbappé. El partido 4-3 ante Argentina fue de lo mejor que hemos visto hasta ahora, con una remontada (Argentina iba ganando en el minuto 50 por 1-2) prácticamente sin despeinarse, merced a una inmensa actuación individual de Kylian Mbappé, perfectamente arropado por la Línea Maginot compuesta por Matuidi y, sobre todo, N’Golo Kanté y Pogba, y por dos laterales que han brillado en Rusia, Pavard y el colchonero Lucas Hernández. El partido de cuartos de final ante Uruguay fue un canto a la eficacia, sin apuros defensivos (excepcional la estirada de Lloris ante el cabezazo venenoso de Martín Cáceres), con golazo de Varane y un “Karius” del meta Muslera a lanzamiento aparentemente sin peligro de Griezmann. Mbappé no tuvo que aparecer y Uruguay lamentó muchísimo la baja de Cavani.

Inglaterra: 3 victorias, 1 empate y 1 derrota en 5 partidos. La derrota ante Bélgica incluso benefició a los “Pross”, ya que les hizo caer en el cuadro caramelizado. En los partidos de grupo brilló especialmente Harry Kane, aunque ya desde el principio del Mundial se pudo ver la mano de Gareth Southgate, con especial atención a todas las jugadas a balón parado (córners y faltas escoradas). Por primera vez en muchos años (quizás desde los tiempos de Ray Clemence y de Peter Shilton) hay un portero bajo los palos del equipo de los 3 leones: Jordan Pickford, el titular del Everton, está siendo una de las sensaciones de la Copa del Mundo. Físicamente se ve a Inglaterra como una de las selecciones más potentes. Su peor momento fue en la prórroga ante Colombia en octavos, y en ese partido por fin pudieron vencer en una tanda de penaltis (22 años después de ganar a España en Wembley en la Eurocopa de 1996). Su partido de cuartos ante Suecia fue un día más en la oficina, con sendos goles de estrategia del central Maguire (otra revelación) y del intermitente Dele Alli (22 años) y con un gran Pickford de nuevo.

Croacia: 3 victorias y 2 empates en 5 partidos. La única selección que ha logrado alcanzar las semifinales tras superar 2 prórrogas y 2 dramáticas tandas de penaltis en donde brilló con luz propia el carácter ganador del veterano meta Subasic. Es una selección que está yendo de más a menos, maravillando en el grupo clasificatorio, con una lección (3-0) a Argentina y con una gran suficiencia en sus partidos ante Nigeria e Islandia. Quizás sea la selección con menos fondo de armario, prácticamente juegan siempre los mismos y los cambios (Brozovic y Kovacic) son previsibles. Dispone de una defensa disciplinada, la mejor pareja en términos de calidad en el centro del campo, con un Modric inmenso –sin dudas el mejor del Mundial hasta el momento– con su lugarteniente Rakitic a su lado, y con fuerza y talento arriba, en especial Perisic y otra revelación de Rusia 2018, el extremo del Eintracht de Frankfurt Ante Rebic, una perla de 24 años que, si nadie lo remedia, recaerá pronto en el Bayern de Múnich de Niko Kovac (de nacionalidad croata, por cierto). En el partido ante Rusia los croatas acabaron exhaustos. Deben recuperar bien si no quieren que el rodillo inglés les mande al partido de consolación por el tercer puesto.

Las estrellas de los cuatro semifinalistas han destacado claramente en este Mundial: Hazard, Mbappé, Kane y Modric. Gracias al cielo, a Luka Modric ya lo tenemos en el Bernabéu desde el verano de 2012. De otro modo, y pese a sus 32 años, sería un jugador claramente a fichar por el Madrid. Tres veces ha sido elegido MVP de los partidos en los que participó. Su solidaridad, su exquisitez y su liderazgo los ha podido contemplar medio mundo.

Entre Hazard, Mbappé y Kane, ¿a quién deberíamos fichar? Son jugadores completamente distintos entre sí. Y, además, Mbappé y Kane parecen imposibles ahora mismo, el uno por su apego a París y por su pertenencia (aunque quizás haya esperanza en los resquicios del fairplay financiero) a los dominios del jeque, el inglés por el equipo donde juega, por su presidente Levy y por la inauguración próxima del nuevo estadio del Tottenham.

Hazard es pura belleza jugando. Juega donde más overbooking tiene el Madrid, de media punta o enganche (Isco, Asensio, James si regresase, incluso Bale), pero su calidad le podría hacer jugar de falso nueve (tipo Benzema) o, incluso, escorado a la izquierda. No hay más que recordar su maravillosa jugada, cambiando el balón de pierna, que puso en bandeja a Fellaini el 2-2 ante Japón. Abramovich no nos lo va a regalar, desde luego, y si Bélgica se cuela en la final o si se proclaman campeones, el precio se disparará. Aun así, parecen bastante notorios los amores de Eden –pura poesía en su nombre y apellido, Eden Hazard– por los colores merengues. El talento nunca sobra en una plantilla y a Hazard le sobra. Quizás sea momento para él de dar un paso al frente, ya que a mí siempre me dio la impresión de ser un tipo con poca ambición, como que no acabase de creer la inmensa calidad que tiene.

quizá sea el momento para que hazard dé un paso al frente

Fichar a Harry Kane sería fichar lo que tanto se reclama desde las gradas del Santiago Bernabéu. Un nueve puro, algo de lo que carece nuestro club desde que se fue Ruud Van Nistelrooy. Un rematador que, simplemente cazando centros de Bale, Marcelo, Modric, Isco, Asensio, puede garantizar más de 30 goles en Liga. Pero no sólo. También sabe salir del área y trenzar jugadas, regatear, proponer, abrir espacios. 24 años. Parece que ya está maduro (en la Eurocopa de 2016 se le veía despistado, fuera de lugar, sacando córners en lugar de rematarlos, bien es cierto que los métodos obsoletos del por entonces seleccionador Roy Hogdson no ayudaron) para retos importantes, se vio en la fase de grupos de la Champions en los dos partidos ante el Madrid, y en su liderazgo en Rusia 2018. Sería un gran fichaje, no cabe duda, pero parece francamente inalcanzable al menos por ahora.

De Mbappé hace bien poco que escribimos por aquí. Sería fichar con 19 años al Ronaldo Nazario de la próxima década. Muchos recordaron su escasa aportación durante la eliminatoria de octavos de final entre el PSG y el Real Madrid, apenas se le vio en el Bernabéu y menos aún en el Parque de los Príncipes. Yo me remito a sus 19 a