Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Segundas partes sí fueron buenas

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Segundas partes sí fueron buenas

Escrito por: La Galerna18 julio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Muy buenos días tengan ustedes, amigos galernautas.

Con qué tranquilidad y buen ánimo se levanta uno cuando el objeto de sus anhelos se halla a buen recaudo en la sala de trofeos más completa y repleta que jamás vieron nuestros ojos, una Liga extraña cuya disputa comenzó hace ya la friolera de once meses. Muchas cosas han pasado en este tiempo y las mieles del triunfo no deberían hacernos olvidar el vinagre de los momentos difíciles, aquellas derrotas que hicieron dudar a muchos del arriesgado proyecto que Zizou planteó para esta temporada. Porque esta Liga es de todos: de los jugadores, de la directiva, del club, de los aficionados que seguimos a distancia el final del campeonato, de los que se fueron… pero es sobre todo la Liga de Zidane.

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas, pero no estamos en absoluto de acuerdo. La segunda parte de Cardiff fue excepcional, sin ir más lejos. Aliens, el regreso era una magnífica película, por ejemplo, como magnífico y exitoso ha sido el regreso de Zidane al banquillo madridista, no solo por los triunfos en la Supercopa y la Liga, sino por ser capaz de revertir la tendencia negativa que arrastraba el equipo tras la victoria en Kiev hace dos años.

La portada de As olvida las asperezas de muchos meses y muestra sonrisas, las de Sergio Ramos y Florentino Pérez en el acto protocolario con el ayuntamiento de Madrid en el que un atlético confeso, el alcalde José Luis Martínez Almeida, recibió a la plantilla y se mostró generoso en el reconocimiento y ocurrente en la felicitación: “Borraba diez segundos de tu carrera”, le dijo al capitán. Demostró un saber estar y saber perder del que muchos otros deberían aprender. “Quién me iba a decir que acabaría en Valdebebas felicitando al Madrid”. Pues sí, quién se lo iba a decir también a los redactores de la Ouija Today, que hace casi un año se frotaban las manos con esta otra portada:

Repasar la hemeroteca de los días que sucedieron al amistoso de julio es un ejercicio gozoso con la perspectiva del tiempo transcurrido. Nos contaron que la plantilla del Real Madrid era un desastre, que Joao Félix sería muy pronto Balón de Oro y que el Cholo Simeone era el mayor estratega de la pizarra y reconstructor de equipos desde el banquillo, mientras que el bueno de Zizou volvía a ser ese alineador que no le ganó a La Roda. Hoy, la “ruina” es el campeón merecido de la Liga, entre otras cosas por la amplitud de la plantilla y la clarividencia del entrenador que fue capaz de ensamblar todas las piezas.

En la prensa cataculé nos encontramos un “Setién resiste, Setién se tambalea”, dos portadas que unidas parecen la crónica de una noche etílica del todavía entrenador barcelonista. La segunda parte de Terminator también fue espléndida, pero la sacamos a colación porque el Terminator de Can Barça, el argentino Leo Messi, ha señalado ya con su dedo inquisidor al hombre que susurraba a las vacas, al mismo “genio” de la posesión que iba a lograr que los aficionados disfrutaran de nuevo con el juego de los suyos, a devolver al club las esencias del único fútbol posible. La realidad es que Setién recuperó para el Barça el espíritu victimista y quejumbroso de épocas pretéritas. Todo le parecía mal, el mundo del fútbol se conjuraba contra el Barça: los cinco cambios, el césped, la ausencia de público, el VAR, las faltas rivales, el desapego por la posesión de otros equipos… De algo SETIÉNe QUIQUEjar siempre.

Creemos que la celebración sosegada del título de Liga es un momento más que adecuado para recordar la portada más bochornosa que hemos leído en esta larguísima temporada (y en muchos años) de Portanálisis:

“El Barça reclamará la Liga” apenas tres centímetros por debajo del “España en estado de shock por el coronavirus”. No cabe mayor ruindad no ya periodística, sino humana, que preocuparse por temas tan banales mientras el país entero (y el mundo) estaba patas arriba. Fueron pocos los que contestaron a esta vergonzosa petición culé y entre ellos, nuestro Thibaut Courtois, otro de los artífices del campeonato, otro de esos tipos masacrados durante meses por la prensa.

En esta temporada que mañana finaliza debemos reconocer al Portanálisis más breve y quizás glorioso del año, aquel que daba respuesta a las cuitas de Sport: Por qué no se calla Courtois.
Entre otras muchas razones, pero sobre todo como respuesta a la mezquindad moral cataculé, la victoria del Madrid en el campeonato resulta higienizante, desinfectante, profiláctica si me apuran. Y si seguimos con las segundas partes y las mezquindades, tampoco está de más recordar que esta ha sido la segunda temporada del VAR, y si bien el tramo pre-parón nos recordó al VAR del gusto culé del “Rourarato”, es justo reconocer que nos ha sorprendido gratamente el VAR post-parón, un VAR que al menos no ha perjudicado a los nuestros. También es buen momento para recordar estas sonrojantes portadas: