Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Se fue Zidane, no Juande Ramos

Se fue Zidane, no Juande Ramos

Escrito por: Eloy Lecina22 agosto, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

A nadie le gusta decir adiós. Si la persona en cuestión te cae rematadamente mal, te entristeces por ser consciente de que has perdido un tiempo valioso e irrecuperable con alguien que solo merecía una buena coz en el trasero. Pero si quien se marcha acarrea tu estima, aprecio, cariño y la admiración más profunda -como la que se llevó Zidane de todo el madridismo-, la amargura del momento pasa a ser interminable a partir del mismo instante en que ya no tienes a ese alguien delante de ti.

‘El Madrid es eterno’, una lección que todos tenemos aprendida, pero que no siempre es posible llevar a la práctica con toda la jerarquía y dignidad con la que, se presupone, deberíamos hacerlo. Porque la eternidad del Madrid la aportan jugadores como Cristiano Ronaldo y entrenadores como ‘Zizou’. Y si estos no están, dicha eternidad puede convertirse en efímera o perecedera. Aunque solo sea un tiempo, pero puede suceder. El Madrid sufre y padece como todo hijo de vecino. No es un mortal más al uso, pero también tiene sus días (años) malos. Faltaría más. Es ley de vida.

Pase lo que pase esta temporada, la que viene y la de más allá, nada volverá a ser igual que en los últimos dos años y medio. En un mundo en el que ningún equipo había logrado dos Champions consecutivas, el Madrid conquistó tres; en ese mismo mundo en el que se reían de un Madrid al que se le resistía la Décima, levantamos la Decimotercera sin que muchos lograran digerir por completo la ‘11’ y la ‘12’. En 2014, con Ancelotti, volvimos donde nos merecíamos, pero Zidane dio varios pasos más allá, quizás el definitivo: colocó nuestro palmarés en un lugar inalcanzable para el resto; incluso para nosotros mismos.

Sería un error acostumbrarse a vivir eternamente allí arriba, en esa situación de tantísimo privilegio. Este año, de no lograr otra ‘Orejona’, ¿qué debemos hacer? ¿Disolver el club? ¡Claro que no! Habrá que volver a ese día de después de la eliminación ante el Bayern de Múnich en aquella fatídica tanda de penaltis, a ese otro cuando Morata nos arrebató los billetes a Berlín o a la frustración producida por aquella intentona de remontada sin éxito alguno ante el Borussia Dortmund. Así pues, tocará levantarse, sacudir el escudo e insistir. Conjuguemos también ese verbo sin miedo. El Madrid también es Juande Ramos.

Mirarse en el espejo del Barcelona es algo que suelo recomendar única y exclusivamente a mis enemigos. Ahora bien, en este caso, pienso que no nos hará ningún daño hacerlo. La etapa Post-Pep y Post-Zidane, por suerte o por desgracia, tiene los mismos síntomas. Es decir, todo lo que le viene ocurriendo al Barça tras la marcha de Guardiola es materia potencialmente trasladable a nuestras propias carnes. Baile de entrenadores (Vilanova, Martino, Luis Enrique y Valverde), salvadores oasis de éxito entre dichos bailoteos (Liga de récords con ‘Tito’ o triplete con el Mourinho de marca blanca) y una sensación generalizada -y del todo lógica- de que nada volverá a ser como antes.

Solo puede echar de menos a Zidane -y a Guardiola, seamos buenos- quien lo ha tenido, así que démonos palmaditas en el pecho por haber sido coetáneos de una de las épocas más gloriosas de la historia de nuestro club y carguémonos de paciencia. Florentino el primero y Lopetegui el segundo. La van a necesitar tanto o más que nosotros.

Eloy Lecina
Al ser el Madrid algo preciosista, ya se vista de letras, palabras o imágenes; decidí amortizar mi pasión en sus infinitas formas. Por esa razón junto letras por estos lares, parloteo en varios micrófonos radiofónicos e incluso asomo la cabeza por los modernos rincones de YouTube. Todo, por el Madrid, merece la pena.

16 comentarios en: Se fue Zidane, no Juande Ramos