Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Relaño y Enid Blyton

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Relaño y Enid Blyton

Escrito por: La Galerna26 agosto, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. As vuelve a ser el principal foco de atención. Qué le vamos a hacer nosotros si el Diario de la Ouija no hace sino inspirarnos. Ni es nuestra culpa ni negaremos que a veces hasta nos divierte.

as.750 (10)"Somos cinco", titula ufano As para nuestro desconcierto inicial. ¿Qué cinco?, nos preguntamos instintivamente y antes de un somero repaso general a la gente que nos rodea (en este momento, solo vemos cerca al Padre Suances, que ha pasado por la redacción para dejar junto a cada ordenador un rosario impregnado de indulgencias plenarias que sin duda nos ayudará a arrostrar las consecuencias de las blasfemias en que incurrimos durante la confección de esta sección. El resto de colaboradores aún no parece darse cuenta de que agosto ha finalizado y se impone un pronto retorno al tajo).

¿Qué cinco?, nos repetimos ansiosos, en el afán de entender a Relaño y afearle lo que hoy proceda pero de manera (en efecto) procedente, pues no querríamos ser los primeros que, abundando a diario las razones para censurarle, terminen haciéndolo por motivos equivocados.

Al final comprendemos (es un decir). Se refiere Relaño al hecho de que, tras el triunfo del Valencia ante el Mónaco, haya cinco equipos españoles -o que oficialmente disputan competiciones europeas bajo esa adscripción- en liza en la máxima competición continental, lo cual no nos parece ni muy bien ni muy mal por la sencilla razón de que nosotros (los de La Galerna) somos madridistas, lo que en atención a los frecuentísimos agravios gratuitos que sufrimos de manos de barcelonistas, atléticos, sevillistas y (también) valencianistas nos provoca la virtual imposibilidad de sentirnos incluidos dentro de esa pasmosa primera persona del plural que As abraza con entusiasmo.

As, sin embargo, no es un diario madridista sino uno que habla mucho del Madrid (casi siempre mal) mientras busca la equidistancia afectiva con todos los clubes de España -y ahora uno de Portugal-. Es un posicionamiento respetable y solo pedimos que se sepa. Que se conozca que ese y no otro es el approach de Relaño and friends. Que no se diga que es madridista. No lo es. Es de los cinco, si tal cosa fuera posible. Nosotros, en cambio, solo fuimos en su día de los cinco de Enid Blyton, aquellos libros protagonizados por aquella pandilla de preadolescentes ingleses que comían y bebían cosas fascinantes como ciruelas y galletas de jengibre. Ellos son, cronológicamente, los últimos cinco que nos suscitaron algún deseo de pertenencia grupal, en aquellos años de acné y despertar hormonal en que el Madrid ya era no sé si más, pero al menos tan importante como el apabullante despertar de los sentidos.

El posicionamiento estratégico de Relaño es, además de respetable, probablemente acertado desde el prisma estrictamente empresarial, desde la óptica puramente mercantilista de la búsqueda de lectores. Nos consta que aún queda un señor en Aranda de Duero que desea que ganen los cinco, todos y cada uno de ellos, cada vez que alguno del selecto ramillete disputa un partido en competición internacional. Os prometemos una pronta entrevista con este ciudadano, por el indiscutible interés editorial de la misma.

marca.750 (10)Marca, por su parte, se centra en la presumible vuelta a la titularidad de James. En La Galerna adoramos a James, si bien adoramos aún más el hecho de que Rafa Benítez pueda disponer sobre el campo el once que estime oportuno en función del esquema necesario para el partido en sí y del estado de forma de sus jugadores, lo que desde luego incluye, si es preciso y aunque nos duela, el que James ocupe inicialmente un puesto en el banquillo cuando (otra vez) el entrenador lo considere oportuno. Nos gusta James, pero nos gusta aún más la independencia del entrenador respecto a los designios de la prensa.

Hoy habría sido el cumpleaños del inimitable Julio Cortázar y, para parafraseando su inmarcesible cuento Queremos tanto a Glenda, nosotros os confesamos que queremos tanto a James que no nos importa coincidir con Marca en este afecto. Nuestro editor Jesús Bengoechea ya escribió en estas páginas un artículo lo suficientemente expresivo al respecto, y nos limitaremos a reiterar nuestras esperanzas para reverdecer el contenido de ese canto al colombiano.

Buena suerte, Jamesito. Como de todo lo bueno, de ti dependemos.