Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Reinas de Europa

Reinas de Europa

Escrito por: Fred Gwynne29 julio, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Cádiz. Playa de la Victoria.

Descanso Supercopa gaditana. Resultado Tío 1 - Sobrina 4. Avituallamiento con Kínder derretido, patatas fritas, Fanta y cerveza fría en el chiringuito.

A la vista nuestro campo de fútbol de verano y el luminoso Atlántico. Respiramos acompasados, entrecerramos los ojos por la luz y damos un sorbo a nuestras bebidas. Comienzo la charla técnica.

- Naroa, cariño, escúchame, para meter gol no me puedes dar patadas, eso está prohibido. Si me vuelves a pegar no jugamos más. ¿Has entendido?

- Sí.

- ¿Seguro?

- Que sííííí.

Volvemos al campo, retocamos las porterías improvisadas con cuatro montones de arena y decidimos, después de mirar el agua, las olas y nuestra colchoneta de goma, posponer el inicio del partido media hora.

A la vuelta colocamos nuestras chancletas haciendo de postes y decidimos de común acuerdo que la altura del larguero es el cielo.

- Venga, va, empezamos, sacas tú.

- ¡AY! ¡ME CAGO EN LA MADRE QUE TE…! ¡NAROA!

Hace poco más de un año escribí un articulo en La Galerna pidiendo que el Real Madrid crease un equipo de fútbol femenino para que mi sobrina dejase de patearme las canillas. Era una reivindicación justa, basada en mi total convencimiento de que el Real Madrid no podía permanecer ajeno al fútbol femenino, en el tamaño de los moratones que la criatura me producía y en la certeza de que este diamante en bruto de seis años, bien entrenado y aleccionado, podría, para orgullo del manta de su tío, ganar algún día la Copa de Europa y ser una de las primeras “Reinas de Europa” de la historia.

Desgraciadamente, y aunque Florentino adelantó en la Asamblea del año pasado que se iban a dar algunos pasos hacia su creación: "Lo primero que queremos hacer es una sección femenina, de formación. No vamos a traer un equipo con jugadores de otros países, pero si que el fútbol femenino merece una sección que sea amateur”, seguimos en el mismo punto, en el de salida.

Mi sobrina ya puede jugar y repartir estopa en el Atletico de Madrid, Barcelona, Levante, Málaga, Rayo Vallecano, Español, Real Sociedad, Sevilla, Tenerife, Valencia, Olympique Lyonnais, PSG, Wolfburgo, Chelsea, Manchester City, Bayern…

Puede jugar prácticamente en todos los equipos de la Liga y en los equipos más importantes de Europa, pero NO puede jugar en el Real Madrid. Y reconozco que a mí me resulta incomprensible que un equipo de la grandeza del Madrid, con vocación universal, pionero en tantos y tantos aspectos, no tenga un equipo femenino. El Madrid no puede ir a rebufo en este tema. Es un sinsentido.

¿Una aficionada del Real Madrid no puede jugar en el equipo de sus amores? ¿Se tiene que conformar con ver cómo gana la Liga femenina el Atlético o el Barcelona?

¿HOY? ¿EN EL 2018? ¿CON UN PRESUPUESTO DE 700 millones?

me resulta incomprensible que el real madrid no tenga equipo femenino

Personalmente creo que si el Real Madrid crease un nuevo equipo el salto que daría el fútbol femenino sería enorme, es más, estoy convencido de que en pocos años sería rentable. Los primeros pasos del fútbol femenino se dieron en España en los años 70 y la creación de la Liga data de 1989. Llevamos treinta años de retraso. El fútbol femenino es ya un fenómeno emergente, con patrocinadores, con televisión, un negocio de futuro que ya está dando sus primeros pasos en el presente. No podemos permanecer ajenos a esta realidad.

Veo también mucho madridista indignado porque gente como Alfredo Relaño o Mónica Marchante aprovechen el asunto del viaje en avión del Barcelona para atizar al Madrid y exigirle un equipo femenino. Sinceramente a mí me da exactamente igual. A ellos el tema no les preocupa, ahora toca este y mañana será otro. El fútbol femenino es una excusa como otra cualquiera. No hagamos lo mismo, no nos excusemos en ellos para frenar esta realidad.

Supongamos que hoy mismo (y ejemplos como este habrá cientos) hay una chica de 19 años, que juega en el Sevilla femenino, es madridista y su máximo sueño es jugar con el Real Madrid. Y a esta chica, piénsalo, madridista como tú, que saltó y lloró con el gol de Ramos en la Décima, que desea más que nada en el mundo jugar en SU equipo, que sería feliz si tuviese la oportunidad de luchar por conseguirlo, le decimos:

- Mira, no, lo siento, ahora no vamos a crear un equipo femenino porque Relaño, Marchante y un montón de cansinos antimadridistas nos marcan la agenda.

La Décima Sergio RamosHay que dar pasos. YA. Hoy. Independientemente de que cuatro pesados aprovechen la coyuntura para atizarnos. Pueden criticar, pero no pueden exigir.  Somos nosotros (y aquí solamente incluyo a los aficionados y socios que comparten mi opinión) los que debemos pedir respetuosamente al Real Madrid que dé los pasos necesarios. Sinceramente, y muy a mi pesar, no veo que esta sea una preocupación mayoritaria de los socios, es más yo creo que ni tan siquiera es una preocupación. Así que como esto no es una empresa pública, respeto que haya socios y aficionados que, por los motivos que sean, no compartan la creación de un equipo femenino. Con los estatutos actuales creo que sería deseable, pero no exigible.

El otro tema es el económico. El presupuesto medio de un equipo de fútbol femenino de primera división no llega a los 250.000 euros y el más alto, el del Barcelona, asciende a poco más de un millón. UN MILLÓN DE EUROS. El 0,14% de nuestro presupuesto.

Llevamos años y años hablando de millones y más millones con total alegría y despreocupación, que si este cuesta 150, que si hay que pagar 300 por Neymar, que el sueldo de ese delantero es más de 18, que si el estadio nuevo son 400…

Nunca, con ningún otro tema, de ningún tipo, he visto tantas pegas y problemas con el dinero como con este. El celo con el que manejamos el todavía inexistente presupuesto del fútbol femenino no deja de sorprenderme.

Y ahora, justo ahora, en plena summeriana, con los millones saliéndonos por las orejas en la conversación del chiringuito, nos entran sudores fríos por destinar un par de millones al año a crear y financiar un equipo femenino.

Y sí, que sí, que estoy de acuerdo, que cuando tengamos un equipo femenino, vendrán las críticas, las comparaciones y las exigencias. ¿Y?

El Real Madrid femenino los arrasará exactamente igual que lo lleva haciendo el equipo masculino más de un siglo. Su desesperación será doble. Y nuestros títulos también.

- No, Naroa, no, tampoco me puedes echar arena a los ojos para marcar gol. Eso está muy feo, este gol no vale.

La muy tramposa agacha la cabeza y se mira los pies. No sabe dónde meterse cuando la riño. Sus doce segundos de arrepentimiento son capaces de derretir a la piedras.

- Venga va, 2 a 8, ganas tú. Y no vuelvas a hacer lo de la arena o paramos de jugar.

¡NAROA!