Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Vitriolo merecido

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Vitriolo merecido

Escrito por: La Galerna9 marzo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Todo madridista que viera el partido de anoche sabe perfectamente que el Madrid perdió con todo merecimiento contra el Betis a causa de un juego infame ante un rival que, para terminar de echar sal en la herida, ni siquiera hizo nada especial para hacerse acreedor a la victoria. Recalcamos que todo madridista lo sabe porque no necesitamos que en esta mañana agria vengan a determinarlo As, Marca, Sport ni Mundo Deportivo.

O a lo mejor, por una vez, sí que lo necesitamos. Lo sabemos porque vimos el  incalificable choque en el Villamarín con nuestros propios ojos, y también porque se lo hemos leído a Ramón Álvarez de Mon, muy incisivo y sin pelos en la lengua en su crónica y sus notas. Pero puede que esta vez, sin que sirva de precedente, nos venga hasta bien ver a los cuatro jinetes del Apocalipsis sacar la fusta y emplearla a modo contra la falta de tensión con que el Madrid encaró el desarrollo del encuentro, contra el tétrico planteamiento de Zidane y el impropio desempeño de la práctica totalidad de cuantos jugaron. Puede que nos venga bien por la sencilla razón de que nuestros jugadores (y nuestro entrenador, que con gallardía asumió en rueda de prensa la responsabilidad) esta vez se lo merecen. Y lo que te pasa cuando lo mereces está bien en general. Está en tu camino, como dicen los partidarios del I Ching.

Veremos qué más está en el camino del Real Madrid esta temporada, que de momento nos depara el grupo de peloteros más impredecible de cuantos han portado ese escudo a lo largo de las décadas. Qué va a pasar ahora, os preguntaréis. Pues cualquier cosa. Esta gente es capaz de eliminar al City y ganar la Champions mientras pierde uno tras otro cada uno de los partidos de Liga que le quedan. También está absolutamente capacitado para palmar 5-0 en el Etihad y acabar ganando la Liga tras perder cinco partidos porque el Barcelona pierde seis. Y de perderlo o ganarlo todo. Es la incertidumbre convertida en equipo de balompié. Pero lo que hay ahora mismo es el amargo sabor de una derrota muy lesiva y denigrante, de las que (ojalá no) cuestan ligas, como con realismo titula Marca.

“Un Madrid irreconocible regala el liderato”, sentencia el rotativo madrileño. Irreconocible según se mire. Si el Madrid es lo que se vio en Mallorca o París, lo de ayer fue reconocibilísimo. Si es lo que se vio en cualquiera de los Clásicos o en la Supercopa, no existe la menor conexión. Lo único que sabemos es que, estando como está el percal por ahí fuera, con un sistema siempre presto a intervenir (o a dejar de hacerlo cuando debería) para impedir que el Barça se desplome, un juego tan fofo y acomodaticio como el que ayer se vio se antoja de todo punto inadmisible, porque dicho sistema no va a regalar la menor concesión para remontar el vuelo. Si es conocida la preferencia arbitral y videoarbitral en favor de los de Messi, lo menos que podemos pedir es que Benzema no se la entregue a Tello para que marque gol a placer.

“El equipo blanco tira el liderato ante un Betis muy superior”, reza As. Ojalá tuviera razón nuestra entrañable Ouija. Ojalá pudiéramos convenir que el Betis fue muy superior. Así sería todo más fácil de aceptar.

Pero es que el Betis se mostró como un colectivo futbolísticamente tan pulcro como limitado y poco ambicioso. Se limitó a aprovechar la falta de nervio del Madrid, en particular la de un segundo tiempo para olvidar. O para no olvidar, si se nos permite sugerirlo. Mejor para recordar.

Para recordar siempre que, si nos abandonamos mínimamente, somos capaces de parecer uno de los equipos más chustas que han pisado la faz de la tierra. Somos un equipo que necesita emplearse al 120% para poder triunfar, en parte porque no andamos sobrados de calidad contrastada en las tareas de definición, en parte porque el contexto de dominio culé de las instituciones no nos favorece en lo más mínimo.

Sabedora tal vez de que su equipo no está mucho mejor, y cualquier introducción del dedo en la llaga puede traducirse por tanto en un escupitajo hacia el cielo, encontramos a la prensa cataculé hasta un poco moderada en su manera de hozar en el barro. No hacen demasiada sangre, aunque Sport lo intenta pese a no manejar con soltura (ni siquiera en portada) la coma del vocativo, eso que trae de cabeza a nuestro amigo Carlos Mayoral.

Es así, Sport. “Gracias, Betis”. “Gracias, Madrid”. Con sus comas.

Algún día, por cierto, a lo mejor os tenéis que comer todo esto. No sería la primera vez.

Pasad un buen día si podéis.

30 comentarios en: Vitriolo merecido