Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
Real Madrid, 3- Eibar, 1: La vieja y nueva normalidad

Real Madrid, 3- Eibar, 1: La vieja y nueva normalidad

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon14 junio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Han sido tres meses en los que la cosa más importante entre las poco importantes nos ha importado un bledo. Quizá porque el fútbol es un lujo que no damos en prosperidad y cuando ésta es sustituida por el sufrimiento de tanta gente, el juguete pierde todo su sentido. El fútbol es también la gente en los estadios, ahora vacíos, y la gente con la que celebramos y sufrimos cada partido. Esa llamada tras cada partido, esas cervezas compartidas en cualquier lado viendo al Madrid. Soy consciente que mucha gente ha perdido eso y por tanto ha perdido también un poco el fútbol, pero el mejor homenaje a los que ya no están es seguir teniéndoles presentes. Y el Madrid es una de las mejores excusas para disfrutar lo vivido.

Zidane optó en su primer once, apuesto que habrá once diferentes en lo que queda de Liga, por situar a Hazard, Benzema y Rodrygo arriba. Valverde empezó en el banquillo dejando el mando a la CMK. La nueva normalidad se pareció muy poco a la vieja realidad: hasta la ocasión narrada por Rodrygo en el 47, el Madrid había llegado 3 veces y había metido 3 goles. El primero llegó tras una incursión de Hazard en la que el balón rebotado llegó a Kroos que hizo uno de sus pases a la red. Golazo para empezar el partido.

Tras el gol el partido entró en una fase de terca ofuscación. El Madrid trataba de salir desde atrás pero con una fluidez bastante escasa. El Eibar dificultaba mucho la labor y se acercaba sin demasiado peligro. La primera salida fluida por parte de Ramos, dejó un contraataque sin precedentes durante el partido. Benzema supo ver a Hazard que delante del portero optó por ceder el gol al iniciador de la jugada: Sergio Ramos.

El gol dio confianza a los blancos y se la terminó de arrebatar al Eibar. Empezó a jugar más cómodo el Madrid y en la tercera llegada Marcelo fusiló desde la izquierda. De repente el Madrid parecía haber sentenciado un partido en el que no había necesitado demasiadas cosas. Sobre todos los demás, había destacado un Benzema que es un sistema en ataque en sí mismo.

Salió el Madrid muy relajado en la segunda parte. Mendy había sustituido a Carvajal y tocaba con cierta fluidez, sin presión. Por contra, en defensa las concesiones empezaron a ser continuas. En la primera Courtois enmendó su propio error; la segunda dejó la parada del partido; la tercera fue repelida por el larguero y a la cuarta llegó el gol de rebote de Bigas.

Fue en ese momento cuando Zidane dio entrada a Vinícius, Bale y Militao en sustitución de Hazard, Rodrygo y Ramos. El partido estaba en esa frontera entre la seguridad en la victoria y la zozobra que podría ocasionar un segundo gol del Eibar. Las sensaciones no eran buenas porque el Eibar empezaba a creer y el Madrid no parecía espabilar. El partido reclamaba la fuerza de Valverde porque la CMK ya no controlaba lo que ocurría. Finalmente hubo que esperar al 83 para que entrase Fede y el Madrid recuperase cierta energía. Para entonces el Eibar ya se había contagiado del ritmo mortecino del partido y su frustración por no haber podido descontar de nuevo. Lo mejor había sido el resultado y el haber podido emplear a 16 jugadores. Lo peor la desconexión en una segunda parte que recordó a ciertos pasajes de la vieja normalidad.

Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM