Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Análisis Gestión
Ramos y el miedo de Florentino

Ramos y el miedo de Florentino

Escrito por: jorgeneo2 julio, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Leía recientemente un artículo donde a raíz de la presentación de la nueva camiseta del Real Madrid se ponía en duda si la gestión que se estaba haciendo el club con respecto a este apartado era la correcta.

Según lo leía me preguntaba: ¿Hay algo que realmente hayamos hecho bien en nuestros más de 100 años de historia?

A uno le queda la duda de si somos lo que somos por la suma (digo yo) de diversas decisiones acertadas que el club ha tomado a lo largo de su historia, o porque como apunta nuestro compañero @fgwynne el cambio de calzoncillos en el momento adecuado es lo único que de verdad nos ha llevado a ser el club más laureado del mundo.

Resulta que Adidas, que es la marca deportiva que más años lleva vinculada al mundo de fútbol, tampoco termina de convencernos. Es probable que yo hubiese elegido un color diferente al gris, y también es probable que mi diseño no hubiera batido el récord de ventas como lo hizo el polémico rosa del año pasado. Alguien debió cambiarse de calzoncillos en el momento adecuado, si no no se entiende tanta potra de Adidas.

También leía que el éxito de la sección de baloncesto era “a pesar de Florentino”, ya que en su momento quiso cargarse a Laso. La espiral de “eterno retorno a la insatisfacción” dentro de la afición madridista espero que algún día tenga fin. Es imposible que hagamos lo que hagamos esté mal.

Pero bueno, yo he venido aquí a hablar de un tema que está pasando desapercibido y casi de puntillas por la actualidad del equipo: la renovación (o no) de Sergio Ramos. Y como comentaba más arriba, ya sé que haga lo que haga el club estará mal. Sin embargo, me gustaría aportar mi opinión sobre este tema. Y antes de hacerlo quiero dejar claro una cosa: soy Ramista (o sea, lo contrario a los Canelistas, para entendernos).

Para mí Ramos no sólo es el mejor central de la actualidad, sino que fue pieza clave en tres de los mejores equipos que he visto jugar en mi vida: El segundo Madrid de Mou, el Madrid de los puentes de Carlo y la selección española 2010.

Por tanto no hablamos de un caso Casillas 2.0 . Ramos no lastra, sino que mejora el equipo.

Aclarado este punto, también me gustaría aclarar un segundo concepto.

Desde la llegada de Florentino al Real Madrid la estrategia deportiva y económica van tan de la mano que es imposible separarlas para buscar la explicación a cualquiera de las decisiones que afecten a ambas parcelas.

Por tanto, mal haríamos si en nuestros debates utilizáramos el criterio del rendimiento deportivo o valor emocional para evaluar al club, ya que es un criterio totalmente alejado del que se aplica el 99% de las veces: rendimiento económico. Y justo en la única parcela donde no se aplica ese criterio es en la sección de baloncesto…Por cada 100 euros que el Madrid invierte en Fútbol, el club gana 26, mientras que la sección de baloncesto ingresa unos 8M€ anuales (no llega al 2% de los ingresos totales) teniendo un presupuesto destinado de 25M€.

Empezamos.

Para mí esta historia de Ramos no empieza en el minuto 93 de Lisboa. Empieza el día que el Ministerio de Hacienda decide cambiar la interpretación de un decreto vigente desde el 96 que permitía a los jugadores declarar un 15% de sus ingresos en concepto de derechos de imagen y no como salario.

Cabe recordar que ese decreto vino a regular una práctica muy extendida en los clubes españoles que consistía en pagar la mayor parte de la ficha del jugador en concepto de derechos de imagen y no como salario. Dado que el salario tributa vía IRPF (alrededor del 50%) y los derechos de imagen como impuesto de sociedades (entorno al 30%) , para ambas partes era una fórmula que ahorraba importantes cantidades a la hora de hacer las respectivas declaraciones a la agencia tributaria.

Durante todo el 2014, el Gobierno decide incrementar la vigilancia a este tipo de sociedades instrumentales, sobre todo en aquellas en las que el jugador cede sus derechos de imagen a una sociedad vinculada a él. (En el caso de Ramos, la administradora única de la empresa que gestiona sus derechos es su madre).

Recordemos que Cristiano se vino a poner triste justo cuando el gobierno derogó la Ley Beckham, que le permitía tributar al 24% vía IRPF, y se enteró que sus nuevos ingresos serían fiscalizados al 52%.

La costumbre de negociar los salarios en neto hace que este tipo de cambios en la normativa afecten, principalmente, a los clubes, ya que deben hacer frente a un esfuerzo mayor para que el jugador pueda seguir cobrando lo mismo.

Florentino ya demostró en anteriores renovaciones que ante un mercado inflacionista por naturaleza, y tan expuesto a cambios imprevisibles en este tipo de normativas, el club había optado por proteger su política salarial más que nunca.

A mucha gente se le olvida que los ingresos de los clubes sólo vienen por 3 vías:

  • Derechos televisivos
  • Socios y taquillas
  • Marketing

Las dos primeras vías de ingresos suelen estar totalmente estancadas por la propia naturaleza de las mismas,por tanto el club sólo tienes dos caminos para mejorar año a año los resultados de explotación: buscar nuevas vías de ingresos y un control exhaustivo de los gastos. (O dar el coñazo para te paguen más por TV como hace el Atleti).

Las giras en pretemporada y los diversos amistosos que el club tiene a lo largo de cada temporada suponen actualmente una vía extra que representa ya cerca del 15% del presupuesto total, es decir, la mitad de lo que el club ingresa por cuotas de socio y estadio.

A la constante búsqueda de nuevos ingresos, es evidente que el club cada vez más ha hecho un esfuerzo por controlar el principal agujero por el que se va dicho dinero: gastos de personal.

El gasto asociado a jugadores de la primera plantilla de fútbol supone actualmente un 34% del presupuesto total, frente al 57% que representa en el FC Barcelona, por ejemplo. Canteranos, sí, pero no gilipollas.

A los diferentes cambios en materia fiscal en España se han unido los jugosos ingresos que los equipos de la Premier van a percibir a partir de la próxima temporada. Un escenario, por tanto, demasiado tentador para Ramos frente a las dobles jornadas de entrenamiento que plantea Benítez aquí…

La situación de Ramos, por todo esto, para mí era más que previsible. Se encuentra ante la negociación de posiblemente su último contrato, con un caché que le sitúa como uno de los mejores centrales del mundo y con un Manchester United enfrente que ya ha anunciado que tiene hasta 300 kilos para fichar.

Florentino no es ajeno a esto, y sabe que la plantilla está muy expuesta a las tentadoras ofertas que llegarán de Inglaterra en los próximos años.

No debemos obviar que el Madrid puede presumir de tener una de las mejores plantillas del mundo (quizá la mejor) y sin embargo no contar en ella con el jugador mejor pagado por línea o “status” internacional. Me explico:

Messi gana más que Cristiano (y no sólo en salario, sino en que encima no cede ni un duro de sus derechos de imagen). Curioso caso el del argentino, un producto 100% creado por el Barça (incluso de laboratorio) que considera que no debe darle nada de lo que ingrese por ser quien es a su creador.

Neymar está muy por encima de Bale. Igual que Suarez de Benzema. Pogba pide una ficha anual casi 3 veces mayor a la que tiene Modric. Y Ramos, claro, cobra la mitad que Thiago Silva o David Luiz.

El argumento a René para defender la subida le sale solo: si mi hermano es el mejor central del mundo, debe ganar como Thiago Silva.

Perfecto, René, ¿pero quién fija el precio al mercado? ¿Los jeques?

La UEFA, para intentar regular la entrada sin control de capital privado que pudiera reventar el mercado aprobó hace unos años la normativa del Fair Play financiero, obligando a los clubes a controlar sus finanzas y poniendo freno a un posible inflacionismo descontrolado que rompiera en mil trozos las cuentas anuales de aquellos clubes que quisieran seguir siendo competitivos.

Por eso la preocupación de Florentino desde hace tiempo ha sido esa: debemos protegernos ante la cada vez mayor entrada de capital privado en los clubes. Igual que advirtió que el problema de nuestra Liga no estaba tanto en el reparto de los derechos sino en la poca valoración económica que se hacía de los mismos.

En Ramos, además, se junta otro problema que incluso me atrevería a decir que es “la madre del cordero” de esta historia: la dejadez o poca visión que ha tenido René, su representante y hermano, en trabajar los derechos de imagen de su representado.

Como todos sabéis, Florentino fue pionero en una medida que a veces no sabemos valorar la relevancia que tiene. Al igual que ocurre con Messi, Florentino es consciente de que sólo por el hecho de que un club como el Real Madrid te fiche, tu caché e ingresos publicitarios van a subir como la espuma (si sabes trabajarlos bien,claro). Es justo, por tanto, que parte de ese aumento en derechos de imagen sean para el club que te ha ayudado a conseguirlos. Por eso todos los jugadores de la primera plantilla ceden al menos el 40% de los ingresos obtenidos vía derechos de imagen al club. La mayoría el 50%. Sergio Ramos factura sus derechos de imagen a través de la sociedad Sermos 32 SL, que en su último dato presentado en el registro mercantil presenta una facturación anual de 2,5M € . Una cantidad bastante baja tratándose de un jugador referente a nivel mundial.

Para que os hagáis una idea, he sacado los datos de otros jugadores del primer equipo que se encuentran en el escalón cercano a Ramos.

Salario RM1

Parece evidente que a ojos del club, ya se está invirtiendo mucho más en Ramos que otros jugadores. Yo no dudo que si René hubiese hecho bien su trabajo en ese aspecto, la postura del club sería ahora más flexible.

Florentino, por tanto, se encuentra en un momento clave para él:

  • Por un lado, la segura inflación salarial que va a pegar la Premier en el mercado en los próximos años (ya estamos viendo en los fichajes de Cech y Firmino que los precios que se pagan están muy por encima del mercado) y que conllevará que muchos jugadores del equipo se vean tentados por los grandes clubes europeos. Ante esto Florentino tiene dos caminos: mantenerse firme y “proteger” las cuentas del club, o abrir la mano con uno para luego tener que abrir la puerta al rest