Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
La Galerna de los Faerna
Queremos tanto a Bale

Queremos tanto a Bale

Escrito por: José María Faerna10 abril, 2019

Defender causas perdidas es una ocupación propia de gentes de bien, y no hay mejor momento para hacerlo que cuando no se han perdido del todo. A Gareth Bale ya le da todo el mundo por amortizado, pero su moño samurái todavía remata una figura vestida de blanco y su bufido de bisonte silencioso aún resopla a cielo abierto en las praderas del Bernabéu. Es casi un ejercicio de melancolía evocar las punzadas de felicidad desbordante que nos ha hecho vivir este galés en estas últimas seis temporadas. De manera intermitente, dicen, pero es que hay intermitencias muy sostenidas, intermitencias que no se apagan, que no dejan de intermitir, sístole-diástole, sístole-diástole, dale que te pego. Como Bale vive en esa intermitencia constante que, si bien se piensa, es también la del Madrid, la prensa le ha hecho un traje tejido con los puntos bajos del encefalograma, que es como hacérselo a los pimientos de Padrón con la tela de los que non, un alarde en la historia del prêt-à-porter. Bale se lesiona bastante. Como Carvajal, como Marcelo, como antaño Robben, como Varane incluso; pero en la prensa solo se lesiona Bale. A Bale los idiomas como que no, y para la prensa es como si lo hubieran contratado para el cuerpo diplomático. De Bale se hicieron portadas hasta con la hernia que no tenía. Es intolerable que nadie haya señalado que tampoco sufre de la próstata ni erisipela ni cólera miserere, que no sabe física cuántica ni juega al quidditch. Demasiado bien lo trata la prensa.

Lo malo es que una parte de la afición del Madrid también le ha cogido gusto a mirarle al galés las costuras por el revés, precisamente en los tramos donde no se ve el pespunte. El sábado contra el Eibar, no bien había pitado el árbitro el comienzo del partido, Gareth tuvo a bien salir como una flecha tensa a por un balón en profundidad y perder el uno contra uno frente al portero, que se ve que no juega. No hizo falta más para que a esa parte del respetable que ha venido a este mundo a padecer no se le cayeran los pitos de la boca en todo el partido, no fuera a ser que a la próxima la embocara. Hay un madridismo que ha hecho todo un arte de juzgar al personal por lo que no hace y hasta por lo que no es. Bale no ha hecho buena temporada, pero es que a Benzema, que la está haciendo exquisita, hay aquí mismo quien le quiere dar boleta porque no es Cristiano. “Benzema no es Cristiano”, podría titular Marca una portada para hacer compañía a la que nunca hizo revelando que, por no tener, Bale no tiene ni hernia, el muy indigente.