Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Albert Rivera, Vinicius y Lucille

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Albert Rivera, Vinicius y Lucille

Escrito por: La Galerna10 abril, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Marca sigue con su serie de entrevistas con los principales candidatos a la presidencia del gobierno, que inició ayer con el Presidente Pedro Sánchez. Nos parece una buena idea que Marca hable con todos ellos y les formule preguntas relacionadas con el mundo del deporte. Si puedes hacerlo, es una buena reacción a la atonía de un mundo (y, en consecuencia, de un paisaje informativo) en el cual la Champions sigue adelante sin el Madrid, que es como si la guitarra de B.B. King, Lucille, hubiera seguido dando conciertos a la muerte del rey del blues.

Entre las cosas que Rivera le cuenta a Marca en pleno “Ready, Steady, Go” nos llama la atención la confesión de que es culé pero, no obstante, se alegra cuando el Real Madrid gana la Champions. Puede ser puro electoralismo (los madridistas votan), pero también puede ser el loable ejercicio de sinceridad de un hombre que no por saberse en el lado oscuro deja de mirar con callada devoción la rectitud de quienes siguen el sendero luminoso.

Hay que ayudar a Albert con lo suyo. Está a un paso. Basta con acompañar el pensamiento con la acción para desoír el canto de los orcos (si fueran sirenas, todavía) y tomar impulso para saltar sobre la grieta que separa a los nobles de espíritu de las almas que gimen. No te asomes a la grieta, Albert, y así evitarás el pavor a impulsarte por encima y dar con tus pies en el otro lado (ya estás, viendo la foto, en la posición correcta para el impulso). Pero no mires al vacío antes de hacerlo. Puede que allá abajo veas monstruos de seis cabezas, feroces krakens babeantes y hasta portadas de Sport y Mundo Deportivo.

 

En efecto, Albert. Si te asomas a la grieta infernal, podrás ver que el Barça sigue en la Champions mientras el Madrid está en casa, lo cual no es ya como si Lucille hubiera seguido tocando en ausencia de B.B. King, sino como si el instrumento del guitarrista de Taburete hubiese suplantado a Lucille. No te dejes llevar por las apariencias y persiste en tu idea de saltar al otro lado. A veces el universo tiene que desordenarse para que el sentido de las cosas cobre la necesaria notoriedad. Es algo momentáneo, temporal. Es un bosque de circunstancias de hoja caduca. El Madrid volverá a reinar y tú podrás decir, si quieres, porque aquí se permite casi todo (no así siempre allí), que eres del Madrid pero te alegras cuando el Barça gana la Champions, es decir, casi nunca.

Conviértete, Albert. Hazlo sin miedo. Al otro lado te espera (con los brazos abiertos y su sonrisa de belfo desatado) el incomparable Vinicius (hoy portada de As), a quien esperamos unir pronto un ejército de estrellas implacables.

Pasad un buen día.

15 comentarios en: Albert Rivera, Vinicius y Lucille