Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Promesa de mayo en (el) Madrid

Promesa de mayo en (el) Madrid

Escrito por: Ignacio G. Noceda26 abril, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Se lamentaba el otro día un amigo –madrileño y madridista– de lo corta que es la primavera en Madrid. No le falta razón, pues el clima de la capital describe el recorrido de un péndulo entre los dos extremos y pasa a toda velocidad por unas semanas mágicas en las que ofrece el espejismo de ser el lugar más bonito del mundo. Es el tiempo de la fragancia y de los vencejos, la perspectiva de los benditos puentes laborales encadenándose sobre el calendario. Son las semanas de la promesa de mayo que es, entre otras muchas cosas, el mes de Madrid y del Madrid.

Este año salimos de un invierno que, como tantos, ha tenido su sombra lúgubre, que en esta temporada habrá que considerar tan amenazante como reveladora. Ahora sabemos que la liga lleva décadas siendo una pantomima, un cruel insulto para quienes alguna vez se tomaron la molestia de helar sus riñones en los graderíos. Y en cierto modo el descubrimiento nos reconcilia con un espíritu hibernador que siempre ha acompañado a la ciudad y, por herencia, a nuestro club. El Madrid se despereza en primavera y por eso el cacareado valle pintusiano ha encontrado entre la afición tantas simpatías, pues vemos reflejado sobre la hierba lo mismo que nos grita el espejo: no somos los mismos mientras dura el invierno y lo que somos, lo que realmente queremos ser con todas nuestras fuerzas, sobre todo tras fiascos imprevistos como el de Girona, es el yo luminoso de la primavera.

¿Son los mismos los futbolistas que brillan en las rondas finales aquellos que languidecen en los campos del invierno? ¿Cuál de los dos carvajales es el auténtico? ¿Cuál de los benzemas? ¿Cuál de los valverdes? Sólo habrá que excluir de la cuenta las excepciones pletóricas de Courtois y de Vinicius, que se pasa el invierno sembrando flores sobre a pesar del acoso de los perros del hortelano. Pero ¿y si de pronto llega el tiempo luminoso y todos brillan a la vez? Quizás dure poco tiempo, pero ojalá ocurra en el momento justo, cuando todo importe.

Vinícius, Man of the Match

Este es el deseo del destello de la primavera, que engancha con la mentalidad de un club construido desde hace tiempo para alcanzar la cota de las semifinales y, una vez ahí, que sea lo que tenga que ser. Sin embargo, no debe malinterpretarse esta ambición con el menosprecio hacia el empeño por el esfuerzo continuado. Triunfar en una competición que atraviesa estaciones con regularidad ferroviaria es un mérito admirable –siempre y cuando no hayas sobornado al revisor–, pero hay que admitir que las mejores historias se escriben ahora, cuando se acaba el dominio de la mediocridad y manda la belleza. Y en todo caso, la gran continuidad, la regularidad con mayúscula, no se escribe por semanas, sino por décadas, y en esa escala hace tiempo que el Madrid galopa solo, construyendo una historia que es la suma de muchos instantes portentosos, de muchos mayos inagotables.

¿Son los mismos los futbolistas que brillan en las rondas finales aquellos que languidecen en los campos del invierno? ¿Cuál de los dos carvajales es el auténtico? ¿Cuál de los benzemas? ¿Cuál de los valverdes?

El Real Madrid existe por y para este tiempo que se avecina, porque ambos se pertenecen y quienes vivimos contando los minutos hasta el próximo partido tenemos la fortuna de asistir al milagro cotidiano de un club con vocación universal que cada año guiña a su ciudad y le regala el sueño de una primavera que dure eternamente. Uno casi puede imaginar a los señores bigotudos de hace ciento veintiún inviernos paseando por campos que hoy son calles, rumiando qué podía esperarse de la inminente primavera y cayendo en la tentación de pretender mejorarla. ¿Qué más se le puede pedir a la primavera en Madrid? Sobre una pregunta parecida a esa debió de edificarse la idea de lo que rodando el tiempo se convirtió en el mejor club de fútbol del mundo durante el siglo pasado y en lo que llevamos de este.

Así que hágase un favor. Salvo que usted sea un desmemoriado o un cenizo, sonría primero al calendario y luego al espejo. Antes de que las nubes vuelen lejos llámese guapo –o guapa, según proceda– y hágalo con convencimiento. Dígase a la cara que el invierno ya pasó y que el verano habrá que ir a buscarlo, aunque aún se ciernan sobre nosotros las sombras oscuras de todos los gigantes noruegos, de todas las manos negreiras, de todos los mediocres y de todos los jeques del mundo. Y si el amor propio no le da para tanto, hágalo al menos por apego a las costumbres. Ya han sido suficientes veces como para querer creérselo.

Otra primavera que se nos hará corta, otro mayo que puede durar para siempre.

 

5 comentarios en: Promesa de mayo en (el) Madrid

  1. Haber si con la llegada de la primavera el Club de una p....vez sale en defensa de Vinicius pues una vez más lo que le dieron en Gerona no está escrito en los anales.
    Las declaraciones de Michel el entrenador del Gerona son de juzgado de guardia "Te damos porque eres muy bueno", es decir incitando a la violencia
    El que esto suscribe es socio del Madrid pero antes lo fui del Rayo y lo sigo siendo. Hasta ayer Michel era uno de mis ídolos como jugador y entrenador del equipo de la Franja
    Desde ayer para mi no existe

  2. Desgraciadamente todos sabemos cómo acabará esto: cualquier día un energúmeno romperá una pierna, o las dos, a Vinicius y los Garridos, Carreños y Martínezes aplaudirán la hazaña con los codos y dirán que el madridista se lo tenía merecido por provocador.

  3. Seamos positivos. La temporada pasada fue una de las mejores de nuestra historia y en esta ya estamos en la final de copa, algo que a cualquier madridista le ilusiona, y en semifinales de champions. Es verdad que el rival en copa de europa es el City, un equipo objetivamente mejor, sin duda también por el dopaje financiero, aunque ya vimos el año pasado que no siempre el favorito vence. Así que confiemos.

  4. Esta caza a Vini y las reacciones de la canallesca solo las recuerdo (y con menos foco mediático, claro) con el jugador Dani del Betis, el chavalillo ese que les dio la final de Copa de 2005. También le metían 40mil patadas y los periodistas y mucha gente decían que se las merecía porque era un provocador y un teatrero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Lamine Yamal es muy joven.

Enormemente joven.

¿Y?

#portanálisis

👉👉👉 https://www.lagalerna.com/lamine-yamal-es-muy-joven-y/

En el hecho de que @AthosDumasE llame a la que muchos llaman "Selección Nacional" la "selección de la @rfef" encontraréis pistas de por qué no la apoya.

La explicación completa, aquí

👇👇👇

Tal día como hoy, pero de 1962, Amancio rubricaba su contrato como jugador del Real Madrid.

@albertocosin no estaba allí, pero te va a hacer sentir que tú sí estabas.

En el #portanálisis de hoy no descartamos ninguna hipótesis.

Así, en genérico.

👉👉👉https://www.lagalerna.com/no-se-descarta-ninguna-hipotesis/

Una cosa, amigos.

No es obligatorio apoyar a la Roja (ni lo contrario).

#portanálisis

👉👉👉https://www.lagalerna.com/no-es-obligatorio-apoyar-a-la-roja/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram